Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Neuropatía periférica

¿Qué es la neuropatía periférica?

La neuropatía periférica se desarrolla cuando se dañan los nervios en las extremidades del cuerpo, como las manos, los pies y los brazos. Los síntomas dependen de qué nervios se ven afectados.

El sistema nervioso periférico

El sistema nervioso periférico es la red de nervios que se encuentran fuera del sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal).

Incluye diferentes tipos de nervios con sus propias funciones específicas, que incluyen:

  • Nervios sensoriales: responsables de transmitir sensaciones, como el dolor y el tacto.
  • Nervios motores: responsables de controlar los músculos.
  • Nervios autónomos: responsables de regular las funciones automáticas del cuerpo, como la presión arterial y la función de la vejiga.

Síntomas de la neuropatía periférica

Los principales síntomas de la neuropatía periférica pueden incluir:

  • Entumecimiento y hormigueo en los pies o manos.
  • Dolor ardiente o punzante en las áreas afectadas.
  • Pérdida de equilibrio y coordinación.
  • Debilidad muscular, especialmente en los pies.

Estos síntomas suelen ser constantes, pero pueden aparecer y desaparecer.

Cuándo consultar con el médico de cabecera

Es importante ver a su médico de cabecera si experimenta los primeros síntomas de la neuropatía periférica.

Éstos incluyen:

  • Dolor, hormigueo o pérdida de sensibilidad en los pies.
  • Pérdida de equilibrio o debilidad.
  • Un corte o úlcera en el pie que no mejora.

También se recomienda que las personas con mayor riesgo de neuropatía periférica, como las personas con diabetes, tengan chequeos regulares.

Su médico de cabecera le preguntará acerca de sus síntomas y puede organizar algunas pruebas para ayudar a identificar la causa subyacente.

Es posible que lo remitan al hospital para ver a un neurólogo, un especialista en problemas de salud que afectan el sistema nervioso.

En general, cuanto más pronto se diagnostique la neuropatía periférica, mayor será la posibilidad de limitar el daño y prevenir más complicaciones.

Causas de la neuropatía periférica

La diabetes (tanto de tipo 1 como de tipo 2) es la causa más común de neuropatía periférica.

Con el tiempo, los altos niveles de azúcar en la sangre asociados con la diabetes pueden dañar los nervios.

Este tipo de daño nervioso es conocido como polineuropatía diabética.

La neuropatía periférica también puede tener una amplia gama de otras causas.

Por ejemplo, puede ser causado por:

  • Lesiones físicas a los nervios.
  • Una infección viral, como la culebrilla.
  • Un efecto secundario de ciertos medicamentos o beber demasiado alcohol.

Las personas que se sabe que tienen un mayor riesgo de neuropatía periférica pueden tener chequeos regulares para poder evaluar su función nerviosa.

Tratamiento de la neuropatía periférica

El tratamiento para la neuropatía periférica depende de los síntomas y la causa subyacente.

No todas las causas subyacentes de la neuropatía pueden ser tratadas.

Por ejemplo, si tiene diabetes, puede ayudar a controlar mejor su nivel de azúcar en la sangre, dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol.

El dolor nervioso puede tratarse con medicamentos recetados llamados agentes de dolor neuropático, ya que los analgésicos estándar a menudo no funcionan.

Si tiene otros síntomas asociados con la neuropatía periférica, es posible que estos deban tratarse individualmente.

Por ejemplo, el tratamiento para la debilidad muscular puede incluir fisioterapia y ayudas para caminar.

Complicaciones de la neuropatía periférica

Las perspectivas para la neuropatía periférica varían, según la causa subyacente y los nervios dañados.

Algunos casos pueden mejorar con el tiempo si se trata la causa subyacente, mientras que en algunas personas el daño puede ser permanente o empeorar gradualmente con el tiempo.

Si no se trata la causa subyacente de la neuropatía periférica, puede correr el riesgo de desarrollar complicaciones potencialmente graves, como una úlcera en el pie que se infecta.

Esto puede llevar a la gangrena si no se trata, y en casos severos puede significar que se debe amputar el pie.

La neuropatía periférica puede afectar los nervios que controlan las funciones automáticas del corazón y el sistema de circulación (neuropatía autonómica cardiovascular).

Es posible que necesite tratamiento para aumentar su presión arterial o, en casos raros, un marcapasos.

Diferentes tipos de neuropatía periférica

La neuropatía periférica puede afectar:

  • Sólo 1 nervio (mononeuropatía).
  • Varios nervios (mononeuritis multiplex).
  • Todos los nervios del cuerpo (polineuropatía).

La polineuropatía es el tipo más común y comienza afectando primero a los nervios más largos, por lo que los síntomas generalmente comienzan en los pies.

Con el tiempo, gradualmente comienza a afectar los nervios más cortos, por lo que se siente como si se estuviera extendiendo hacia arriba y luego afecta a las manos.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.