Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

leucemia mieloide aguda

¿Qué es la leucemia mieloide aguda (LMA)?

La leucemia es el cáncer de los glóbulos blancos. Se llama cáncer de sangre en lenguaje común.

Médula ósea y células madre

Normalmente las células sanguíneas son producidas por la médula ósea. La médula ósea es un material esponjoso que se encuentra dentro de los huesos.

Hay células madre en la médula ósea que maduran para formar las células sanguíneas. Las células madre tienen la capacidad de crear otras células especializadas.

Estas células madre son responsables de la creación de glóbulos rojos que ayudan a transportar oxígeno a diversas partes del cuerpo, los glóbulos blancos que forman el sistema inmune y combaten a los microbios y las plaquetas invasoras que ayudan en la coagulación y la prevención del sangrado. La médula ósea produce formas maduras de cada uno de estos tipos de células.

¿Qué pasa en la LMA?

En la leucemia, la médula ósea afectada no libera células adultas y maduras y libera una gran cantidad de glóbulos blancos inmaduros que se conocen como células blásticas.

Estas células blásticas interrumpen el equilibrio normal de las células en la sangre, lo que conduce a la escasez de glóbulos rojos que causan anemia y plaquetas que causan tendencias hemorrágicas.

En la LMA, los precursores mieloides se ven afectados y crecen y proliferan de manera incontrolada.

Causas y factores de riesgo para LMA

Las causas genéticas y ambientales se han citado como factores de riesgo para la LMA. Las causas ambientales incluyen la exposición a la radiación y productos químicos como el benceno.

Síntomas de LMA

Los síntomas de la leucemia mieloide aguda, como la leucemia mieloide aguda, generalmente comienzan lentamente y luego progresan rápidamente. Los síntomas se agravan a medida que aumenta el número de glóbulos blancos inmaduros en la sangre.

Algunos de los síntomas incluyen anemia o piel pálida, fatiga y cansancio, dificultad para respirar y episodios repetidos de infección y moretones y episodios de sangrado que son frecuentes e inusuales.

Síntomas generalizados:

  • Pérdida de peso
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre inexplicable y prolongada puede ser uno de los síntomas. Generalmente más de 38º. La fiebre generalmente se acompaña de sudoración excesiva y sudores nocturnos.

Otros síntomas:

  • Piel pálida: La piel y las membranas mucosas son pálidas. Las membranas mucosas dentro de la boca y la conjuntiva generalmente se ven pálidas. Este es el signo distintivo de la anemia. Debido al aumento en el número de células blásticas en la sangre, los glóbulos rojos disminuyen en número y esto puede provocar anemia. El cansancio y la fatiga son síntomas asociados con la anemia y se observan con frecuencia en pacientes con AML. El paciente puede sentirse frío, mareado y aturdido. Debido a la anemia, muchos pacientes también pueden desarrollar dolores de cabeza y debilidad. Puede haber disnea, palpitaciones y fatiga fácil debido a anemia y oxigenación inadecuada.
  • Leucopenia: A medida que las células blásticas aumentan en sangre, los glóbulos blancos adultos y maduros disminuyen en número. Esto se llama leucopenia. Esto causa la disminución de la inmunidad y aumenta el riesgo de infecciones repetidas. El paciente puede presentar episodios repetidos de infecciones. Algunos de ellos pueden ser infecciones simples que tardan más tiempo en desaparecer y, a veces, con una inmunidad-baja más severa, puede haber infecciones potencialmente mortales.
  • Riesgo de hemorragia: Debido a la disminución de los recuentos de plaquetas en la sangre, existe un mayor riesgo de hemorragia. Esto se llama trombocitopenia. Puede haber hemorragias nasales, sangrado menstrual abundante o sangrado de las encías. Las plaquetas normalmente ayudan a la coagulación y previenen el sangrado. Los conteos bajos de plaquetas son el resultado del aumento del número de células blásticas en la sangre. Puede haber hematomas causados ​​por lesiones menores y hemorragias graves e incontroladas causadas por lesiones. El sangrado puede ocurrir dentro de las articulaciones, en el cerebro, etc. creando complicaciones potencialmente mortales. Puede haber dolor de huesos y articulaciones debido a sangrado. Con la trombocitopenia y el sangrado anormal también puede haber otro problema de aumento de la coagulación sanguínea o embolia o trombosis. Puede haber una complicación potencialmente mortal llamada trombosis venosa profunda (TVP) o embolia pulmonar (EP) como resultado.
  • Hinchazón: Los ganglios linfáticos inflamados son otro síntoma común que puede verse. El hígado y el bazo pueden estar agrandados y pueden palparse al palpar el abdomen.
  • Síntomas neurológicos: Si el cáncer afecta el sistema nervioso central, puede haber síntomas neurológicos que incluyen dolores de cabeza, convulsiones o ataques, visión borrosa, rigidez en el cuello, irritabilidad y mareos. Algunos pacientes pueden experimentar náuseas y vómitos también.
  • Leucostasis: Las células blásticas o los glóbulos blancos inmaduros son más grandes que los glóbulos blancos normales y, por lo tanto, tienen más dificultades para atravesar pequeños vasos sanguíneos. En casos avanzados, con recuentos de células blásticas muy elevados, estas células obstruyen los vasos sanguíneos y no permiten que los glóbulos rojos lleguen a los órganos y extremidades periféricos. Esto se llama leucostasis. Esto puede ocasionar síntomas como cefalea, debilidad de un lado del cuerpo, confusión, mareos, somnolencia y dificultad para hablar. Cuando los vasos sanguíneos en el pulmón se ven afectados, puede haber sibilancias y dificultad para respirar. Si los vasos sanguíneos del ojo se ven afectados, puede aparecer visión borrosa o incluso pérdida de visión. La leucostasis es rara, pero es una emergencia médica que debe tratarse con urgencia.
  • Bultos, manchas o erupciones: Las células leucémicas, especialmente en la LMA, pueden diseminarse a la piel. Aparecen como bultos o manchas o erupciones. Una colección tipo tumor de células de LMA bajo la piel se denomina cloroma o sarcoma granulocítico. Las células LMA también pueden diseminarse a las encías y causar hinchazón, dolor y hemorragia.

Diagnóstico de la leucemia mieloide aguda

Si un paciente presenta los síntomas de la leucemia mieloide aguda, se ordena una batería de pruebas. Las pruebas usadas para diagnosticar LMA incluyen lo siguiente.

Análisis de sangre

Primero se prescribe un conteo sanguíneo completo. La anemia se detecta comúnmente con niveles de hemoglobina generalmente inferiores a 5 g/dl. Además, hay trombocitopenia de diversos grados. Esto significa que hay un bajo recuento de plaquetas.

El recuento de glóbulos blancos suele ser alto, pero puede ser normal o bajo. La cantidad de neutrófilos generalmente es baja.

Cuando se unta una pequeña muestra de sangre en un portaobjetos de vidrio y se examina bajo el microscopio, puede haber presencia de células blásticas. Esto se llama frotis de sangre periférica. El frotis de sangre puede ser normal si las células blásticas están confinadas a la médula ósea.

La coagulación de la sangre se prueba verificando un tiempo de protrombina elevado, un nivel reducido de fibrinógeno y la presencia de productos de degradación de fibrina. Los niveles de deshidrogenasa láctica pueden elevarse en la sangre. Además, debido al aumento en el número de muertes y formación de células, puede haber niveles elevados de ácido úrico.

La función hepática y renal se controla especialmente antes de administrar quimioterapia. En caso de infecciones, se pueden prescribir hemocultivos y otras pruebas apropiadas.

Biopsia de médula ósea

En caso de una prueba de sangre anormal, se prescribe una biopsia de médula ósea. La biopsia consiste en tomar una muestra de médula ósea con una jeringa. La aguja se perfora comúnmente en el hueso de la cadera y se extrae una muestra. El procedimiento es doloroso y se realiza bajo anestesia local. El procedimiento toma alrededor de 15 minutos para completarse y se realiza de forma ambulatoria.

La muestra de médula ósea se examina en busca de células cancerosas y células anormales. Las células también se controlan para ver el tipo de leucemia.

Punción lumbar o punción raquídea

La punción lumbar consiste en tomar una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo de la columna vertebral y verificar la presencia de células cancerosas anormales. Esto puede ser positivo en pacientes en quienes el cáncer se ha diseminado al sistema nervioso central.

Una punción lumbar no se usa a menudo para evaluar la LMA, a menos que el paciente tenga síntomas de que la leucemia ha afectado al sistema nervioso central.

Examen celular

Las muestras de sangre y médula ósea ​​se examinan bajo un microscopio para verificar el tamaño, la forma y otros rasgos de los glóbulos blancos. Esto ayuda a clasificar el tipo de LMA.

El porcentaje de células en la médula ósea que son blastos es particularmente importante. En general, se requiere tener al menos un 20% de blastos en la médula o sangre para un diagnóstico de LMA. También se puede diagnosticar si los blastos tienen un cambio cromosómico que se puede ver en tipos específicos de LMA, incluso si el porcentaje de explosión no llega al 20%.

A veces, las explosiones se parecen a las células inmaduras normales en la médula ósea. Sin embargo, en la médula ósea normal, el recuento de blastos es del 5% o menos. Para que un paciente se considere en remisión después del tratamiento, el porcentaje de explosión en la médula ósea debe ser inferior al 5%.

Citoquímica

Estas pruebas incluyen tinción de las células de leucemia con tintes especiales. Por ejemplo, algunas de estas manchas hacen que los gránulos de la mayoría de las células LMA aparezcan como manchas negras bajo el microscopio.

Tomografía computarizada y estudios de imágenes

Las personas con LMA pueden necesitar someterse a estudios de imágenes como resonancias magnéticas y tomografías computarizadas para verificar la propagación a los principales órganos como el corazón, los pulmones, el cerebro y el hígado.

Citometría de flujo e inmunohistoquímica

Esto ayuda a evaluar las células de la médula ósea y las muestras de sangre. Estas pruebas son útiles para determinar el tipo exacto de leucemia.

Una muestra de células se trata con anticuerpos especiales que se adhieren a las células solo si su proteína específica está presente en las superficies celulares. Las células se pasan frente a un rayo láser. La luz del láser emite luz de las células que tienen anticuerpos unidos a ellas.

La computadora puede medir el número y la naturaleza de estas células. En las pruebas de inmunohistoquímica, las muestras de sangre y médula ósea se tratan con anticuerpos específicos para que las células cancerosas con proteínas que se unen a estos anticuerpos cambien de color y sean visibles al microscopio.

Citogenética

Esto implica identificar los planos genéticos de las células cancerosas. La composición genética atípica de las células leucémicas que puede identificarse mediante estas pruebas. Las identificaciones de las anomalías genéticas ayudan a determinar el tratamiento.

Uno de los errores comunes o mutaciones genéticas incluye translocaciones. Esto significa que parte de un cromosoma puede ser reemplazado por parte de otro.

El reconocimiento de estos cambios puede ayudar a identificar ciertos tipos de LMA y predecir el posible resultado del cáncer.

La translocación común incluye t (8; 21), lo que significa que parte del cromosoma 8 ahora se encuentra en el cromosoma 21 y viceversa.

Otro tipo de error es inversión donde un segmento se invierte en alineación. Por ejemplo, inv (16) significa que parte del cromosoma 16 está boca abajo. La eliminación, la adición y la duplicación son otras formas de errores.

Hibridación fluorescente in situ

Esto es similar a las pruebas citogenéticas. Esta técnica utiliza tintes fluorescentes que solo se adhieren a partes específicas de cromosomas particulares. Una vez etiquetados a los cromosomas son visibles bajo un microscopio en pruebas citogenéticas estándar. Se puede usar para buscar cambios específicos en los cromosomas en muestras de sangre o médula ósea.

Reacción en cadena de la polimerasa

Esta es otra prueba de análisis de ADN que puede encontrar algunos cambios cromosómicos demasiado pequeños para ser observados bajo un microscopio.

Tratamiento y pronóstico

La quimioterapia es el tratamiento estándar para la LMA. Algunos subtipos de LMA tienen una perspectiva más pobre que otros. Las personas más jóvenes con la condición tienden a tener un mejor resultado que las personas mayores.