Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

leucemia linfoblastica adultos

¿Qué es la leucemia linfoblástica aguda? - Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento y Pronóstico.

La leucemia o el cáncer de sangre es el cáncer de los glóbulos blancos. En la leucemia aguda, la condición progresa rápidamente a diferencia de la leucemia crónica.

La leucemia se divide en cuatro tipos principales:

  • Leucemia mieloide crónica.
  • Leucemia mieloide aguda.
  • Leucemia linfocítica crónica.
  • Leucemia linfoblástica aguda.

Este artículo se centra en el tipo de leucemia de la leucemia linfoblástica aguda.

Normalmente, las células sanguíneas son producidas por la médula ósea, que es un material esponjoso que se encuentra dentro de los huesos. Hay células madre en la médula ósea que maduran para formar las células sanguíneas. Las células madre tienen la capacidad de crear otras células especializadas:

  • Glóbulos rojos que ayudan a transportar oxígeno a varias partes del cuerpo.
  • Glóbulos blancos que forman el sistema inmune y luchan contra los microbios invasores.
  • Plaquetas que ayudan en la coagulación y prevención del sangrado.

La médula ósea produce formas maduras de cada uno de estos tipos de células. En la leucemia, la médula ósea afectada no libera células adultas y maduras y libera una gran cantidad de glóbulos blancos inmaduros que se conocen como células blásticas.

Estas células blásticas interrumpen el equilibrio normal de las células en la sangre, lo que conduce a la escasez de glóbulos rojos que causan anemia y plaquetas que causan tendencias hemorrágicas. La escasez de glóbulos blancos adultos y maduros significa un mayor riesgo de infecciones también.

Todas las células linfoides se ven afectadas. Hay una transformación cancerosa de un clon de células de células progenitoras linfoides. Estas células eventualmente darán lugar a los linfocitos en la sangre. Los linfocitos son normalmente de dos tipos: células B y células T. La mayoría de los casos son de origen de células B, pero también pueden surgir de precursores de células T. Se puede diagnosticar y diferenciar de otras formas de leucemia y linfomas mediante el inmunofenotipo de las células, la citoquímica y los marcadores citogenéticos.

Causas y factores de riesgo

Se han citado causas genéticas y ambientales. Las causas ambientales incluyen la exposición a la radiación y algunos productos químicos.

Síntomas de la leucemia linfoblástica aguda

Los síntomas iniciales pueden aparecer lentamente y la enfermedad puede progresar rápida y agresivamente a partir de entonces.

Los síntomas empeoran a medida que aumenta el número de glóbulos blancos inmaduros en la circulación sanguínea para saturar a los otros tipos de células.

Síntomas:

  • Palidez: la piel y las membranas mucosas son pálidas. Este es el signo distintivo de la anemia. Debido al aumento en el número de células blásticas en la sangre, los glóbulos rojos disminuyen en número y esto puede provocar anemia.
  • El cansancio y la fatiga son síntomas que están asociados con la anemia y se observan comúnmente en los pacientes con leucemia linfoblástica aguda.
  • Puede haber disnea, palpitaciones y fatiga fácil debido a anemia y oxigenación inadecuada.
  • A medida que las células blásticas aumentan en la sangre, los glóbulos blancos adultos y maduros disminuyen en número. Esto causa la disminución de la inmunidad y aumenta el riesgo de infecciones repetidas. El paciente puede presentar episodios repetidos de infecciones. Algunos de ellos pueden ser infecciones simples que tardan más tiempo en desaparecer y, a veces, con una inmunodeficiencia más severa, puede haber infecciones potencialmente mortales. Las infecciones comunes suelen ser en la boca, la garganta, la piel y la ingle.
  • Debido a la disminución de los recuentos de plaquetas en la sangre, existe un mayor riesgo de hemorragia. Puede haber hemorragias nasales, sangrado menstrual abundante o sangrado de las encías. Las plaquetas normalmente ayudan a la coagulación y previenen el sangrado. Los conteos bajos de plaquetas son el resultado del aumento del número de células blásticas en la sangre. Puede haber hematomas causados ​​por lesiones menores y hemorragias graves e incontroladas causadas por lesiones. El sangrado puede ocurrir dentro de las articulaciones, en el cerebro, etc. creando complicaciones potencialmente mortales. Puede haber dolor de huesos y articulaciones debido al sangrado.
  • Fiebre inexplicable y prolongada puede ser uno de los síntomas. La fiebre es generalmente más de 38ºC. La fiebre generalmente se acompaña de sudoración excesiva y sudores nocturnos.
  • Los ganglios linfáticos inflamados son otro síntoma común que puede aparecer.
  • El hígado y el bazo pueden estar agrandados y pueden palparse al palpar el abdomen.
  • Puede haber pérdida de apetito y pérdida de peso.
  • Si el cáncer afecta el sistema nervioso central, puede haber síntomas neurológicos que incluyen dolores de cabeza, convulsiones o ataques, visión borrosa, rigidez en el cuello, irritabilidad y mareos. Algunos pacientes pueden experimentar náuseas y vómitos también.

Diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda

El diagnóstico de la leucemia linfoblástica aguda se basa en pruebas de laboratorio y patológicas. La primera prueba generalmente es un análisis de sangre. Si esto indica anomalías, se solicitan más pruebas. (Biopsia de médula ósea, Biopsia de los ganglios linfáticos, pruebas citogenéticas, tomografía computarizada y estudios de imágenes, punción lumbar).

El pronóstico de la leucemia linfoblástica aguda

La leucemia linfoblástica aguda tiene una buena perspectiva o pronóstico en los niños, pero una perspectiva más precaria en los adultos.

Tasas de supervivencia: En los últimos cuarenta años, las tasas de supervivencia han cambiado de 0% a 20-75% actualmente. Esto se debe principalmente a los avances en la quimioterapia y la eficacia y seguridad de nuevas terapias como el trasplante de médula ósea y el trasplante de células madre.

¿Qué determina un buen pronóstico? Hay algunos factores comunes que determinan un buen pronóstico. Esto incluye el género. Las mujeres tienden a sobrevivir mejor después de la terapia que los hombres, por ejemplo.

La genética es otro factor importante. Esto está parcialmente determinado por etnicidad o raza. Los caucásicos son más propensos a desarrollar leucemia aguda que los afroamericanos, asiáticos e hispanos. Los caucásicos también son más propensos a responder a la terapia y tienen un mejor pronóstico que los demás.

Los pacientes con trastornos genéticos como el síndrome de Down a menudo responden mal a la terapia y pueden tener una perspectiva deficiente.

Tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda

La leucemia aguda es una condición agresiva que necesita un diagnóstico y tratamiento rápidos dentro de unos días después de la detección.

Por lo general, se emplea un equipo multidisciplinar para tratarla. El equipo puede incluir oncólogo, hematólogo, neurólogo, etc.
El tratamiento consta de tres fases principales. Éstas incluyen:

  • Inducción: esto forma la fase inicial del tratamiento y se emplea para matar las células leucémicas dentro de la médula ósea. Esto ayuda a las células de la sangre a normalizarse y revive los síntomas del cáncer. Tratamiento utilizado: Quimioterapia.
  • Consolidación: esta fase elimina las células leucémicas restantes que permanecieron después de una fase de inducción agresiva.
  • Mantenimiento: esta es la fase final que implica la administración de un tratamiento para evitar una recaída de la leucemia.

Otros tratamientos

Radioterapia: la radioterapia puede usarse en algunos casos especiales de leucemia linfoblástica aguda. Ayuda a eliminar las células cancerosas. Es útil en casos avanzados donde se ha diseminado al cerebro o al sistema nervioso central o antes de un trasplante de médula ósea.

Trasplantes de médula ósea y células madre: la introducción de trasplantes de médula ósea y células madre ha revolucionado el tratamiento de las leucemias. El tratamiento básicamente implica el uso de una dosis alta de quimioterapia agresiva para matar todas las células cancerosas y algunas de las células sanas de la médula ósea. Después la médula ósea saludable o células madre se transfunden para reemplazar las células destruidas de la médula ósea.

La médula ósea que reemplaza la médula ósea cancerosa destruida puede tomarse del propio paciente (en caso de un trasplante de médula ósea autóloga) o de un donante relacionado y genéticamente compatible. El mejor candidato para proporcionar una donación suele ser un hermano o hermana con el mismo tipo de tejido.

También puede interesarte leer: leucemia linfoblástica aguda en niños