Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

hernias

¿Qué es una hernia?

Una hernia ocurre cuando un órgano atraviesa una abertura en el músculo o tejido que lo mantiene en su lugar. Por ejemplo, los intestinos pueden atravesar un área debilitada en la pared abdominal.

Las hernias son más comunes en el abdomen, pero también pueden aparecer en la parte superior del muslo, el ombligo y las áreas de la ingle. La mayoría de las hernias no ponen en peligro la vida de inmediato, pero no desaparecen por sí solas. A veces pueden requerir cirugía para prevenir complicaciones potencialmente peligrosas.

Tipos de hernias comunes

  • Hernia inguinal

Las hernias inguinales son el tipo más común de hernia. Ellos conforman alrededor del 70 por ciento de todas las hernias. Estas hernias ocurren cuando los intestinos atraviesan un punto débil o desgarro en la pared abdominal inferior, a menudo en el canal inguinal.

El canal inguinal se encuentra en la ingle. En los hombres, es el área donde el cordón espermático pasa del abdomen al escroto. Este cordón sostiene los testículos. En las mujeres, el canal inguinal contiene un ligamento que ayuda a mantener el útero en su lugar.

Este tipo de hernia es más común en hombres que en mujeres. Esto se debe a que los testículos de un hombre descienden a través del canal inguinal poco después del nacimiento, y se supone que el canal se cierra casi completamente detrás de ellos. A veces, el canal no se cierra correctamente y deja un área debilitada propensa a las hernias.

  • Hernia hiatal

Una hernia de hiato ocurre cuando parte de su estómago sobresale a través del diafragma hacia la cavidad torácica. El diafragma es una capa de músculo que te ayuda a respirar al contraer y extraer aire hacia los pulmones. Separa los órganos de su abdomen de los de su pecho.

Este tipo de hernia es más común en personas mayores de 50 años. Si un niño tiene la afección, generalmente es causada por un defecto congénito de nacimiento. Las hernias de hiato casi siempre causan reflujo gastroesofágico, que es cuando el contenido del estómago se filtra hacia atrás en el esófago, causando una sensación de ardor.

  • Hernia umbilical

Las hernias umbilicales pueden ocurrir en niños y bebés menores de 6 meses. Esto sucede cuando sus intestinos se abultan a través de su pared abdominal cerca de su ombligo. Es posible que note un bulto en o cerca del ombligo de su hijo, especialmente cuando está llorando.

Una hernia umbilical es el único tipo que a menudo desaparece por sí sola a medida que los músculos de la pared abdominal se fortalecen, generalmente cuando el niño tiene 1 año. Si la hernia no ha desaparecido en este punto, se puede usar la cirugía para corregirla.

  • Hernia incisional

Las hernias incisionales pueden ocurrir después de una cirugía abdominal. Sus intestinos pueden atravesar la cicatriz de la incisión o el tejido circundante y debilitado.

¿Qué causa una hernia?

Las hernias son causadas por una combinación de debilidad muscular y tensión. Dependiendo de su causa, una hernia puede desarrollarse rápidamente o durante un largo período de tiempo.

Las causas comunes de la debilidad muscular incluyen:

  • Fallo de la pared abdominal para cerrar correctamente en el útero, que es un defecto congénito.
  • Edad.
  • Tos crónica.
  • Daño por lesión o cirugía.

Los factores que tensan su cuerpo y pueden causar una hernia, especialmente si sus músculos están débiles, incluyen:

  • Estar embarazada, lo que ejerce presión sobre su abdomen.
  • Estreñimiento, lo que hace que se esfuerce al evacuar.
  • Levantar peso pesado
  • Fluido en el abdomen, o ascitis.
  • Subir de peso de repente.
  • Cirugía en la zona.
  • Tos persistente o estornudos.

¿Estoy en riesgo de una hernia?

Los factores que aumentan su riesgo de desarrollar una hernia incluyen:

  • Antecedentes personales o familiares de hernias.
  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Una tos crónica.
  • Constipación crónica.
  • Fumar, que puede desencadenar una tos crónica.
  • Las condiciones como la fibrosis quística también pueden aumentar indirectamente su riesgo de desarrollar una hernia. La fibrosis quística perjudica la función de los pulmones, causando una tos crónica.

¿Cuáles son los síntomas de una hernia?

El síntoma más común de una hernia es un bulto en el área afectada. En el caso de una hernia inguinal, es posible que note un bulto a ambos lados del hueso púbico donde se encuentran la ingle y el muslo.

Es más probable que sienta su hernia a través del tacto cuando está de pie, agachándose o tosiendo.

Si su bebé tiene una hernia, es posible que solo pueda sentir la protuberancia cuando está llorando. Una protuberancia es típicamente el único síntoma de una hernia umbilical.

Otros síntomas comunes de una hernia inguinal incluyen:

  • Dolor o molestia en el área afectada (generalmente el abdomen inferior), especialmente cuando se agacha, tose o se levanta.
  • Debilidad, presión o sensación de pesadez en el abdomen.
  • Una sensación de ardor, gorgoteo o dolor en el sitio del bulto.

Otros síntomas de una hernia de hiato incluyen:

  • Reflujo ácido, que es cuando el ácido del estómago retrocede hacia el esófago y causa una sensación de ardor.
  • Dolor de pecho.
  • Dificultad para tragar.

En algunos casos, las hernias no presentan síntomas. Es posible que no sepa que tiene una hernia a menos que aparezca durante un examen físico de rutina o un examen médico para un problema no relacionado.

¿Cómo se diagnostica una hernia?

Las hernias inguinales o incisionales generalmente se diagnostican a través de un examen físico. Su médico puede sentir una protuberancia en su abdomen o ingle que se agranda cuando usted se para, tose o se esfuerza.

Si tiene una hernia de hiato, su médico puede diagnosticarla con una radiografía de bario o una endoscopia.

Una radiografía de bario es una serie de imágenes de rayos X de su tracto digestivo. Las imágenes se graban después de que haya terminado de beber una solución líquida que contiene bario, que se ve bien en las imágenes de rayos X.

Una endoscopia consiste en enhebrar una pequeña cámara conectada a un tubo a través de la garganta hasta el esófago y el estómago.

Estas pruebas le permiten a su médico ver la ubicación interna de su estómago.

Si su hijo tiene una hernia umbilical, su médico puede realizar una ecografía. Un ultrasonido utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para crear una imagen de las estructuras internas del cuerpo.

Opciones de tratamiento para una hernia.

Si necesita o no tratamiento depende del tamaño de su hernia y de la gravedad de sus síntomas. Su médico puede simplemente controlar su hernia para detectar posibles complicaciones. Las opciones de tratamiento para una hernia incluyen cambios en el estilo de vida, medicamentos o cirugía.

  • Cambios en el estilo de vida

Los cambios en la dieta a menudo pueden tratar los síntomas de una hernia hiatal, pero no hacen que la hernia desaparezca. Evite las comidas grandes o pesadas, no se acueste ni se agache después de una comida, y mantenga su peso corporal en un rango saludable.

Ciertos ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos alrededor del sitio de la hernia, lo que puede reducir algunos síntomas. Sin embargo, los ejercicios realizados de manera incorrecta pueden aumentar la presión en esa área y, en realidad, pueden hacer que la hernia aumente más. Es mejor discutir qué ejercicios hacer y qué no hacer con su médico o fisioterapeuta.

Si estos cambios no eliminan su malestar, es posible que necesite una cirugía para corregir la hernia. También puede mejorar los síntomas al evitar los alimentos que causan el reflujo ácido o la acidez estomacal, como los alimentos picantes y los alimentos a base de tomate. Además, puede evitar el reflujo ácido al perder peso y dejar de fumar.

  • Medicación

Si tiene una hernia de hiato, los medicamentos de venta libre y recetados que reducen el ácido estomacal pueden aliviar su malestar y mejorar los síntomas. Estos incluyen antiácidos, bloqueadores del receptor H-2 e inhibidores de la bomba de protones.

  • Cirugía

Si su hernia está creciendo o causando dolor, su médico puede decidir que es mejor operar. Su médico puede reparar su hernia cosiendo el agujero en la pared abdominal cerrado durante la cirugía. Esto se hace más comúnmente parcheando el orificio con malla quirúrgica.

Las hernias se pueden reparar con cirugía abierta o laparoscópica. La cirugía laparoscópica utiliza una cámara diminuta y un equipo quirúrgico miniaturizado para reparar la hernia usando solo unas pocas incisiones pequeñas. La cirugía laparoscópica es menos perjudicial para el tejido circundante.

La cirugía abierta requiere un proceso de recuperación más largo. Es posible que no pueda moverse normalmente durante unas seis semanas. La cirugía laparoscópica tiene un tiempo de recuperación mucho más corto, pero el riesgo de que la hernia vuelva a aparecer es mayor.

Además, no todas las hernias son adecuadas para la reparación laparoscópica. Esto incluye hernias donde una porción de sus intestinos se ha movido hacia abajo en el escroto.

Posibles complicaciones de una hernia

Si no se trata, su hernia puede crecer y volverse más dolorosa. Una porción de su intestino podría quedar atrapada en la pared abdominal. Esto puede obstruir el intestino y causar dolor intenso, náuseas o estreñimiento. Una hernia no tratada también puede ejercer demasiada presión sobre los tejidos cercanos. Esto puede causar hinchazón y dolor en el área circundante.

Si la sección atrapada de sus intestinos no recibe suficiente flujo sanguíneo, se produce una estrangulación. Esto puede causar que el tejido intestinal se infecte o muera. Una hernia estrangulada es potencialmente mortal y requiere atención médica inmediata.

Prevenir una hernia

No siempre se puede prevenir la debilidad muscular que permite que se produzca una hernia. Sin embargo, puede reducir la cantidad de tensión que ejerce sobre su cuerpo. Esto puede ayudarlo a evitar una hernia o evitar que una hernia existente empeore. Los consejos de prevención incluyen:

  • No fumar.
  • Consulte a su médico cuando esté enfermo para evitar desarrollar una tos persistente.
  • Mantener un peso corporal saludable.
  • Evitar esforzarse durante los movimientos intestinales o la micción.
  • Levantar objetos flexionando las rodillas y no doblando la espalda.
  • Evitar levantar pesas demasiado pesadas.

Es importante reconocer los signos tempranos de una hernia. Una hernia no tratada no desaparecerá por sí sola. Sin embargo, con la atención médica temprana o los cambios en el estilo de vida, puede minimizar los efectos de una hernia y evitar complicaciones potencialmente mortales como la estrangulación.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.