Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

fractura tobillo

Fractura de tobillo

Un tobillo roto (fracturado) debe tratarse lo antes posible. Normalmente se tarda entre seis y 12 semanas para sanar.

Cómo saber si el tobillo está roto. Los síntomas incluyen:

  • Dolor severo y sensibilidad.
  • Hematoma e hinchazón.
  • Dificultad para mover el pie o ponerse de pie.
  • El tobillo adquiere forma extraña (dislocada)
  • Un chasquido o un ruido abrasivo en el momento de la lesión.
  • Sangrado (si el hueso ha dañado la piel): a veces el hueso puede penetrar en la piel
  • Debido a la conmoción y el dolor al romperse el tobillo, es posible que también se sienta mareado y con nauseas.

Puede ser difícil distinguir la diferencia entre una rotura menor y un esguince. Es mejor asumir que es una fractura hasta que haya sido revisada por un médico.

Qué hacer en caso de tobillo fracturado.

  • Diríjase al servicio de urgencias más cercano o llame al 112 para pedir una ambulancia si lo necesita.
  • Evite mover o poner peso sobre la pierna afectada: intente mantenerla levantada y apoyada (por ejemplo, sobre un cojín).
  • Detenga cualquier sangrado aplicando presión sobre la herida con una almohadilla limpia o un apósito si es posible.
  • Aplique una bolsa de hielo (como una bolsa de guisantes congelados envueltos en una toalla) en el tobillo si tiene una disponible fácilmente.
  • No coma ni beba nada en caso de que necesite cirugía para arreglar el tobillo cuando llegue al hospital.
  • Pídale a un amigo o familiar que lo lleve al hospital y que sostenga su peso mientras camina con el otro pie.

Tratamiento para una fractura de tobillo.

Cuando llegue al hospital, se le administrarán analgésicos y un soporte de tobillo (férula) puede fijarse a su tobillo para asegurarlo en su posición.

Por lo general, se realizará una radiografía para verificar si su tobillo está roto y qué tan grave es la ruptura.

  • Para una fractura menor:

Generalmente se colocará una funda de apoyo, férula o escayola, algunas veces esto se puede hacer unos días más tarde, para permitir que cualquier hinchazón baje primero (se puede dejar una férula hasta que se coloque una bota o escayola).

Es posible que le den muletas o un andador si su médico le aconseja que no ponga peso en el tobillo para comenzar.

Le darán analgésicos para llevar a casa y le dirán cómo cuidar su bota o yeso.

Le darán citas de seguimiento para verificar cómo se está curando su tobillo.

  • Para fracturas más graves:

Es posible que un médico intente realinear los huesos rotos con sus manos; esto generalmente se hará mientras usted está despierto, pero se le adormecerá la pierna y es posible que le administren medicamentos para relajarse.

Es posible que necesite una cirugía para realinear los huesos: a menudo, esto implica poner placas, tornillos o varillas dentro de la pierna, pero a veces se usa un marco externo temporal.

Por lo general, se colocará una bota de apoyo o un yeso antes de ir a casa.

Recuperación de un tobillo roto

Por lo general, la bota o yeso deben permanecer alrededor de seis semanas, pero puede ser necesario por más tiempo si la ruptura fue severa y el hueso tarda más en sanar.

Algunas recomendaciones:

  • Siga los consejos de su médico sobre cómo poner peso en el tobillo; es posible que deba usar muletas durante algunas semanas.
  • Evite actividades como cargar cosas pesadas, conducir y practicar deportes: pida ayuda a amigos o familiares con cosas como ir de compras.
  • Mantenga la bota o el yeso seco y mantenga la pierna levantada (por ejemplo, sobre almohadas) siempre que sea posible.
  • Mueva los dedos de los pies y doble la rodilla con regularidad para reducir la rigidez: su médico o un fisioterapeuta le aconsejarán sobre esto.
  • Consulte a un médico si nota cambios en el color de su piel, sensaciones inusuales en la pierna o el pie, signos de infección (enrojecimiento, hinchazón o secreción maloliente), dolor intenso o persistente, problemas con el yeso (está demasiado flojo, muy apretado o agrietado) o dolor en la parte inferior de la pierna
  • Hable con su médico sobre cuándo puede regresar al trabajo y las actividades normales. Probablemente le sugerirán que aumente gradualmente la cantidad de uso del tobillo durante algunas semanas o meses.
  • Su tobillo puede sentirse incómodo, hinchado, rígido y débil después de que se retira la bota o el yeso. Un fisioterapeuta puede ayudar con estos problemas, aunque a veces pueden durar varios meses o más.