Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

enfermedad vascular periférica

¿Qué es la enfermedad vascular periférica?

La enfermedad vascular periférica es la circulación reducida de sangre a una parte del cuerpo que no sea el cerebro o el corazón. Es causada por un vaso sanguíneo estrechado o bloqueado. La causa principal es la aterosclerosis, que es la acumulación de depósitos grasos que estrechan un vaso sanguíneo, generalmente una arteria. El vaso sanguíneo estrecho reduce la circulación de sangre a la parte del cuerpo asociada.

La enfermedad vascular periférica afecta principalmente los vasos sanguíneos de las piernas y los riñones y, con menos frecuencia, los brazos. La enfermedad vascular periférica también se conoce como enfermedad arterial periférica, enfermedad oclusiva de la arteria periférica o aterosclerosis periférica.

Cuando la aterosclerosis ocurre en las arterias del corazón, se llama enfermedad de la arteria coronaria. La aterosclerosis en las arterias del cerebro se llama enfermedad cerebrovascular.

Una persona con enfermedad vascular periférica tiene hasta seis veces más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Síntomas de enfermedad vascular periférica

En algunos casos, una persona con enfermedad vascular periférica no tiene ningún síntoma hasta que la afección es avanzada y grave. Los síntomas dependen de qué parte del cuerpo se ve privada de suficiente sangre, pero pueden incluir:

  • Dolor intermitente, que puede sentirse como calambres, fatiga muscular o pesadez (generalmente en las piernas).
  • Empeoramiento del dolor durante el ejercicio (generalmente en las piernas).
  • Alivio del dolor durante el descanso (generalmente en las piernas).
  • Frialdad de la parte del cuerpo afectada.
  • Entumecimiento.
  • Hormigueo.
  • Debilidad muscular
  • Tinte azul o morado en la piel.
  • Heridas que no sanan (úlceras vasculares).
  • Zonas ennegrecidas de la piel o pérdida de piel (gangrena).

Los tejidos corporales dependen de un suministro constante de sangre para suministrar oxígeno y nutrientes. Un vaso sanguíneo estrechado o bloqueado priva a los tejidos de sangre. La gangrena es la muerte y la descomposición del tejido. No existe cura. El único tratamiento es la amputación quirúrgica de la parte del cuerpo afectada.

Causas de la enfermedad vascular periférica

En la mayoría de los casos, la causa es la aterosclerosis, la acumulación de depósitos grasos dentro del vaso sanguíneo que reduce el flujo de sangre al área. Comúnmente esto ocurre en el cuerpo donde un vaso sanguíneo se dobla o subdivide.

Además de los depósitos grasos, otras causas de enfermedad vascular periférica incluyen:

  • Diabetes: el nivel alto de azúcar en la sangre daña y debilita los vasos sanguíneos, lo que hace que se estrechen.
  • Obstrucción: un coágulo de sangre (trombo) puede alojarse dentro del vaso sanguíneo.
  • Infección: puede causar cicatrices y estrechamiento de los vasos sanguíneos. La sífilis o salmonelosis, por ejemplo, puede conducir a una enfermedad vascular periférica.
  • Arteritis: inflamación de las arterias. Algunas enfermedades autoinmunes pueden causar arteritis.
  • Defectos de los vasos sanguíneos: los vasos sanguíneos pueden ser inusualmente estrechos al nacer. La causa es desconocida.
  • Espasmos de los vasos sanguíneos: afecciones como la enfermedad de Raynaud pueden causar el estrechamiento de los vasos sanguíneos en respuesta a ciertos factores, como el frío o el estrés.

Factores de riesgo de enfermedad vascular periférica

Los factores de riesgo para la enfermedad vascular periférica incluyen:

  • Diabetes: este es el factor de riesgo más significativo.
  • Tabaco.
  • Edad avanzada.
  • Antecedentes familiares de enfermedad vascular periférica, accidente cerebrovascular o enfermedad coronaria.
  • Historial médico de accidente cerebrovascular, enfermedad cardiovascular o ataque cardíaco.
  • Sobrepeso u obesidad
  • Estilo de vida sedentario.
  • Hipertensión arterial.
  • Colesterol alto en sangre (hipercolesterolemia).

Diagnóstico de enfermedad vascular periférica

El diagnóstico de enfermedad vascular periférica puede incluir:

  • Historial médico.
  • Examen físico.
  • Historia familiar.

Chequeo de pulso, usando un estetoscopio para escuchar signos de flujo sanguíneo reducido a través de un vaso sanguíneo.

Prueba de índice tobillo / brazo, que compara las lecturas de presión arterial de los brazos y las piernas para verificar las diferencias.

Prueba de ejercicio, generalmente realizada en una cinta de correr mientras se toma la presión arterial para verificar si hay una caída en la presión arterial dentro de la parte del cuerpo afectada.

Escaneos como ultrasonido o resonancia magnética para localizar secciones estrechas de vasos sanguíneos.

Angiografía, la inyección de un tinte de contraste en el vaso sanguíneo que aparece en el examen de rayos X. Esta prueba es menos común ahora que las técnicas de imagen avanzadas, como la resonancia magnética, están disponibles.

Tratamiento de la enfermedad vascular periférica

Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Medicamentos: para ayudar a tratar la aterosclerosis, como las estatinas para reducir el colesterol LDL y los medicamentos antihipertensivos para disminuir la presión arterial.
  • Medicamentos para tratar los coágulos sanguíneos: el tratamiento puede incluir varios medicamentos (incluidos anticoagulantes y antiplaquetarios) para prevenir el desarrollo de coágulos sanguíneos y medicamentos (incluidos los trombolíticos) que disuelven los coágulos sanguíneos existentes.
  • Angioplastia: este procedimiento, generalmente realizado bajo sedación y anestesia local, consiste en enroscar un tubo delgado (catéter) en el vaso sanguíneo estrechado a través de una pequeña incisión, generalmente en la pierna. Una vez que el catéter alcanza el sitio estrechado o bloqueado, se infla el pequeño globo en su punta. Esto ensancha el vaso sanguíneo y mejora el flujo sanguíneo. La angioplastia generalmente se considera como una medida temporal.
  • Inserción quirúrgica de un stent: un stent es una "manga" de metal que se implanta dentro del vaso sanguíneo estrechado durante un procedimiento de angioplastia para mantenerlo abierto. Los stents pueden estar impregnados con medicamentos que ayudan a evitar que el tejido cicatricial estreche el área tratada de los vasos sanguíneos.
  • Aterectomía: esta operación consiste en cortar la obstrucción grasa con un pequeño instrumento similar a un bisturí.
  • Cirugía de derivación: esta operación generalmente solo se considera en casos graves que no responden a otros tratamientos o en casos que involucran grandes secciones del vaso sanguíneo enfermo. Se toma una sección de una vena sana de otra parte del cuerpo y se injerta quirúrgicamente para redirigir el flujo sanguíneo alrededor del bloqueo en el vaso sanguíneo afectado. A veces, un cirujano puede usar un tubo sintético para desviar el flujo sanguíneo.

Tratamiento de autoayuda de la enfermedad vascular periférica

Los cambios en el estilo de vida son una parte importante del tratamiento. Guíese por su médico, pero las sugerencias generales de autoayuda incluyen:

  • Tome medidas para controlar adecuadamente los factores de riesgo, como diabetes o presión arterial alta, según lo recomendado por su médico.
  • Dejar de fumar.
  • Hacer ejercicio regularmente. Pídale consejo a su médico sobre las actividades apropiadas.
  • Coma una dieta baja en grasas y alta en fibra.
  • Mantenga un peso saludable para su estatura y constitución.
  • Cuide las lesiones en el área afectada, por ejemplo, cubra las heridas con prontitud y busque atención médica.
  • Tome todos los medicamentos estrictamente según lo prescrito.
  • Consulte a su médico para chequeos regulares.
  • Consulte a su médico si tiene síntomas en la parte afectada del cuerpo, como enrojecimiento, calor e hinchazón. Estos síntomas pueden ser signos de infección. El tratamiento puede incluir antibióticos.

Cuándo buscar atención médica urgente para la enfermedad vascular periférica

Busque ayuda médica de inmediato si tiene síntomas inusuales, como dolor en el pecho, pérdida del conocimiento, confusión repentina o dolor de cabeza intenso. Estos síntomas pueden sugerir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.