Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cancer tiroides

 Cáncer de tiroides

La glándula tiroides está en la garganta, debajo de la laringe (la manzana de Adán). Comprende dos lóbulos que se sientan a cada lado de la tráquea, unidos en la parte frontal por un istmo. La glándula tiroides segrega hormonas que regulan muchos procesos metabólicos, como el crecimiento y el gasto energético. Alrededor de una de cada 1,000 personas se verá afectada por el cáncer de tiroides, con las mujeres ligeramente más susceptibles que los hombres. Los factores de riesgo incluyen bocio crónico, antecedentes familiares, sexo y exposición a la radiación, especialmente si las dosis se administraron específicamente para la cabeza y el cuello. En la década de 1950, la radioterapia se usaba a menudo para tratar los problemas de las adenoides y las amígdalas. Las consecuencias nucleares también se asocian con el cáncer de tiroides. Existen diferentes tipos de cáncer de tiroides, categorizados por malignidad, tasa de crecimiento y el tipo de células afectadas. La recuperación depende de varios factores, como la edad y el estado de salud general de la persona, el tipo y la ubicación del cáncer y el grado de avance del cáncer antes de comenzar el tratamiento.

Los síntomas

Los síntomas del cáncer de tiroides dependen del tipo, pero pueden incluir:

  • Hinchazón de la garganta al agrandarse la glándula tiroides.
  • Voz ronca.
  • Cambios de voz.
  • Tos persistente.
  • Alteraciones gastrointestinales, como diarrea o estreñimiento.

Diferentes tipos

Los tipos de cáncer de tiroides son:

  • Carcinoma papilar: la forma más común de cáncer de tiroides, que representa del 70 al 80 por ciento de los casos. Este cáncer afecta a las células que producen la hormona tiroidea. Crece lentamente.
  • Carcinoma folicular: este cáncer también afecta a las células productoras de hormona tiroidea. Sin embargo, crece más rápidamente. Este cáncer representa alrededor del 10 por ciento de los cánceres de tiroides.
  • Carcinoma medular: este tipo de cáncer tiende a darse en familias. Los síntomas pueden imitar a los del síndrome de Cushing. No involucra a las células productoras de hormona tiroidea y representa del 5 al 10 por ciento de los cánceres de tiroides.
  • Carcinoma anaplásico: esta es la forma más agresiva y maligna de cáncer de tiroides. Tiende a crecer rápidamente y bloquear la tráquea. En general, se origina en tumores de tiroides cancerosos benignos o de bajo grado y representa alrededor del 7 por ciento de los cánceres de tiroides.
  • Linfoma tiroideo: esto ocurre cuando los glóbulos blancos (linfocitos) invaden la tiroides y se vuelven cancerosos. Esto representa alrededor del 4 por ciento de los cánceres de tiroides.

Factores de riesgo

Cualquiera puede desarrollar cáncer de tiroides, independientemente de la edad o el sexo. Algunos de los factores de riesgo asociados con el cáncer de tiroides incluyen:

  • Exposición a la radiación: en la década de 1950 se utilizaron altas dosis de radiación para tratar los trastornos de la garganta y la piel. La lluvia radiactiva absorbida después de accidentes nucleares también es un factor de riesgo.
  • Bocio crónico: agrandamiento persistente de la glándula tiroides.
  • Historia familiar - una susceptibilidad puede ser heredada.
  • Género: más mujeres que hombres desarrollan cáncer de tiroides.

Métodos de diagnostico

El diagnóstico del cáncer de tiroides implica una serie de pruebas, que incluyen:

  • Examen físico.
  • Análisis de sangre.
  • Ecografías.
  • Examen de las cuerdas vocales.
  • Biopsia de tejido.

Opciones de tratamiento

El tratamiento depende del tipo, tamaño y etapa del cáncer, y de la edad y la salud del paciente. Las opciones pueden incluir:

  • Cirugía - el tratamiento preferido para los cánceres papilares, foliculares y medulares. La glándula tiroides se extrae, ya sea en su totalidad o en parte, según el tamaño del cáncer y la cantidad de glándula afectada. También se pueden extirpar los ganglios linfáticos cercanos.
  • Radioterapia: el yodo radiactivo se usa para matar cualquier célula restante que produzca hormona tiroidea. Por lo general, esto requiere que el paciente suspenda el tratamiento con tiroxina durante algunas semanas para aumentar los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y, por lo tanto, estimular las células tiroideas para que absorban el yodo radioactivo. Los pacientes pueden volverse significativamente hipotiroideos durante este período. La radiación externa se usa con frecuencia para el cáncer medular y anaplásico, y para los tumores que no responden al yodo radiactivo.
  • Terapia hormonal: los pacientes requieren reemplazo de hormona tiroidea en forma de tiroxina después de la cirugía. Las dosis administradas son generalmente más altas que para otros pacientes con hipotiroidismo, con el fin de suprimir la producción de hormona estimulante de la tiroides y, por lo tanto, suprimir el crecimiento de las células tiroideas.
  • Quimioterapia: los medicamentos que matan las células cancerosas se usan para los cánceres que no involucran a las células productoras de hormona tiroidea.

Prueba genética

El carcinoma medular se ha asociado con un gen anormal que puede heredarse. Los parientes de sangre de una persona diagnosticada de carcinoma medular se pueden analizar genéticamente. Una persona que tenga el gen, pero no el cáncer, puede elegir que se le extirpe la glándula tiroides para descartar cualquier posibilidad de desarrollar la enfermedad en el futuro.

**El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.