Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

ansiedad depresion hombres

Ansiedad y depresión en hombres

En general, los hombres tienden a posponerse para obtener cualquier tipo de apoyo, porque creen que se supone que son fuertes, autosuficientes y capaces de manejar el dolor y hacerse cargo de las situaciones. Esto puede dificultar que los hombres reconozcan que tienen problemas de salud, y mucho menos que afecten su bienestar social y emocional.

La depresión es una condición grave y común que no mejorará por sí sola. Si tiene un brazo roto o un corte profundo en el pie, no espera que se cure sin ayuda médica. Es lo mismo con la depresión.

En promedio, uno de cada ocho hombres tendrá depresión y uno de cada cinco hombres experimentará ansiedad en algún momento de sus vidas.

Los hombres tienen menos probabilidades de experimentar ansiedad y depresión que las mujeres. También son menos propensos a hablar de ello. Esto aumenta el riesgo de que su ansiedad o depresión no sean reconocidas ni tratadas.

La depresión no tratada es un factor de alto riesgo de suicidio. Es importante recordar que la ansiedad y la depresión son afecciones médicas, no debilidades, y existen tratamientos efectivos disponibles.

Síntomas de ansiedad en los hombres

Los síntomas de ansiedad pueden incluir sentimientos de preocupación, miedo y muerte inminente que son tan graves que interfieren con su capacidad para trabajar, mantener relaciones y dormir bien durante la noche. Los signos físicos de ansiedad pueden incluir:

  • Palpitaciones o corazón acelerado.
  • Sudoración excesiva.
  • Tensión muscular.
  • Inquietud o agitación.
  • Mareo y vértigo.
  • Falta de aliento o sensaciones de asfixia.
  • Insomnio.
  • Ataques de pánico.
  • Los signos emocionales de ansiedad pueden incluir:
  • Preocupación constante por lo que podría salir mal.
  • Sentimientos de temor.
  • Problemas de concentración.
  • Evitación.
  • Pensamiento catastrófico.
  • Irritabilidad o nerviosismo.
  • Estar demasiado atento al peligro.
  • Distracción.
  • Miedo a perder el control.

Síntomas de depresión en hombres

Si bien la depresión a menudo se asocia con tristeza y desesperanza, también se manifiesta en irritabilidad y enojo, riesgos innecesarios y abuso de alcohol o drogas.

Los signos físicos de la depresión pueden incluir:

  • Pérdida de energía, letargo o agotamiento.
  • Cambios en el apetito.
  • Cambio en los patrones de sueño e inquietud.
  • Pérdida de la libido.
  • Abuso de alcohol o drogas.
  • Los signos emocionales de la depresión pueden incluir:
  • Sentirse triste o nervioso.
  • Perder interés o placer en las actividades.
  • Sentirse irritable, enojado o violento.
  • Aislamiento.
  • Sentirse inútil, culpable o desesperado.
  • Buscar riesgos innecesarios.
  • Pensar en la muerte o el suicidio.

Tratamiento para la ansiedad y depresión en hombres

Su médico evaluará si lo que siente es ansiedad o depresión. Si le diagnostican cualquiera de estas afecciones, o ambas, juntos pueden elaborar un plan de acción.

La ansiedad y la depresión son como cualquier otra afección médica: necesita formas de controlarlos y recuperarse.

Los cambios en el estilo de vida, como pasar tiempo con amigos y familiares que lo apoyan, hacer ejercicio con regularidad, dormir lo suficiente, comer una dieta saludable y reducir el consumo de alcohol y otras drogas, son cambios valiosos que pueden ayudar a reducir los síntomas de ansiedad y depresión.

Los tratamientos psicológicos, incluida la terapia cognitiva conductual, son eficaces para tratar la ansiedad y la depresión y, a menudo, se recomiendan primero, especialmente para la ansiedad y la depresión leves a moderadas. Su médico puede referirlo a un psicólogo u otro consejero para este tipo de tratamiento.

Para algunas personas, los medicamentos antidepresivos también pueden ser necesarios. Los antidepresivos son efectivos tanto para la ansiedad como para la depresión. Por lo general, toman al menos dos semanas antes de comenzar a funcionar, y también puede tomarle algún tiempo a su médico encontrar el medicamento y la dosis que sea más efectiva para usted.

Desarrollar un plan de acción para la ansiedad y la depresión

Su plan de acción para la ansiedad y la depresión cubrirá una amplia gama de opciones. El plan puede incluir ejercicio, manejo del estrés y cómo mejorar su sueño. Es posible que lo remitan a un psicólogo que puede ayudarlo a abordar cuestiones como el pensamiento negativo y cómo enfrentar las dificultades en sus relaciones.

Algunas personas piensan que es débil admitir que están pasando por un momento difícil, pero si tiene ansiedad o depresión, no puede simplemente "salir de esto" o "recuperarse". Hay más que eso.

Si cree que puede tener ansiedad o depresión y desea tomar medidas, comience por hablar con alguien en quien confíe; mantenerlo para usted solo empeora las cosas. Discuta su situación con un amigo, compañero, familiar, colega o su médico de cabecera.

Consejos para hombres que afrontan la ansiedad y la depresión

Hay muchas cosas que puede hacer para cuidar su salud y bienestar, así que busque el enfoque que más le convenga. Por ejemplo, intente mantenerse activo y hacer planes para el día, no tienen que ser grandes planes, solo pequeñas cosas como salir a correr o hablar con un compañero.

Intente incluir actividades o pasatiempos que disfrute específicamente. Al principio, puede que no los disfrute tanto como antes, pero si se mantiene activo y persiste, el disfrute debería volver eventualmente.

Es importante cuidar su cuerpo manteniéndose físicamente activo, comiendo sanamente y durmiendo lo suficiente. Trate de no beber o tomar drogas para bloquear cómo se siente y lo qué está sucediendo. Esta no es una solución positiva a largo plazo y solo empeora la ansiedad o la depresión.

Lo importante es encontrar las opciones correctas y los profesionales de salud adecuados para usted.

Apoyar a alguien con ansiedad o depresión

Hay formas en que puede ayudar a alguien con ansiedad o depresión. Estos son algunos consejos:

  • Hágale saber si ha notado un cambio en su comportamiento.
  • Pase tiempo hablando sobre su experiencia y hágale saber que está allí para escuchar sin juzgar.
  • Ayúdele a obtener información de un sitio web, una biblioteca o un centro de salud.
  • Sugiera que vaya a un médico o profesional de la salud y ayúdele a pedir una cita.
  • Si es posible acompáñelo a sus citas médicas.
  • Anímelo a dormir lo suficiente, a hacer ejercicio y a comer bien.
  • Anime a familiares y amigos a invitarlos a salir y mantenerse en contacto, pero no los presione a participar en actividades.
  • Anime a la persona a enfrentar sus miedos con el apoyo de su médico o psicólogo.
  • Aconséjele que no tome alcohol u otras drogas para tratar de sentirse mejor.
  • Póngase en contacto con un médico u hospital si se convierten en una amenaza para ellos mismos o para otros.

El estrés no es ansiedad ni depresión

El estrés no es lo mismo que la ansiedad o la depresión, pero para algunas personas, el estrés durante mucho tiempo puede provocar ansiedad o depresión, y puede afectar la salud física de una persona, especialmente la salud cardiovascular.

Cuando hablamos de estar estresados, generalmente significa que estamos molestos o tensos por algo que está sucediendo en nuestras vidas. El estrés es una parte normal de la vida diaria. Es una respuesta física y mental natural que está diseñada para ayudar a las personas a enfrentar las emergencias de manera efectiva.

Un poco de estrés puede ser algo bueno. Puede ayudarnos a sentirnos motivados para hacer las cosas, pero los problemas de salud derivados del estrés ocurren cuando es regular y no cede.