anorexia nerviosa

Trastornos Alimenticios - Anorexia Nerviosa

¿Qué es la anorexia nerviosa?

Es un trastorno alimentario caracterizado por la pérdida severa de peso, un miedo abrumador de aumentar de peso y una percepción alterada del peso corporal y la imagen.

Epidemiología

La anorexia nerviosa es una de las enfermedades crónicas más frecuente en adolescentes en los países desarrollados. Las mujeres tienen más probabilidades de verse afectadas por la anorexia que los hombres, aunque la incidencia en los hombres va en aumento.

El inicio del trastorno es relativamente temprano y el 86% de los pacientes comienzan antes de los 20 años. La anorexia nerviosa tiene una tasa de mortalidad más alta que cualquier otro trastorno alimentario.

Causas

Se cree que la causa de la anorexia nerviosa es multifactorial, con influencias psicológicas, ambientales y biológicas que juegan un papel importante. Sin embargo, algunas personas pueden tener varios factores de riesgo sin verse afectadas, y otras personas que no se consideran de alto riesgo pueden desarrollar síntomas de anorexia nerviosa. Por lo tanto, las causas específicas de la condición aún no están claras.

Factores psicológicos

Las condiciones psicológicas, como la depresión y la ansiedad, están estrechamente relacionadas con la anorexia nerviosa. Se piensa que los patrones y comportamientos de pensamiento no saludables surgen como resultado de factores psicológicos.

Hay ciertos rasgos de personalidad y comportamiento que se asocian con la anorexia nerviosa y se cree que están involucrados en el desarrollo de la enfermedad. Estos factores incluyen:

  • Depresión o ansiedad
  • Estrés
  • Exceso de miedo o incertidumbre sobre el futuro
  • Restricción de las emociones
  • Tendencia hacia el perfeccionismo
  • Sensación de obsesión y compulsión
  • Fobia de ser gordo

Factores ambientales

El entorno y las presiones externas que se ejercen sobre el individuo también pueden afectar la probabilidad de padecer anorexia. Esto incluye la presión de las normas e ideales sociales, además de las relaciones interpersonales que pueden inducir el deseo de mantener un peso corporal bajo.

La cultura y las normas sociales en la sociedad moderna le dan una gran importancia a la belleza física y, en la cultura occidental, un cuerpo delgado suele considerarse más bello. Este concepto se ve reforzado por los mensajes de los medios en revistas y televisión, internet que se centran en la belleza física.

Probablemente como resultado de la idealización del cuerpo femenino, las mujeres jóvenes son más propensas a ser afectadas por el trastorno que los hombres. Curiosamente, los hombres que se identifican como homosexuales o transgénero corren un mayor riesgo de anorexia que los hombres heterosexuales.

La presión para ajustarse a una imagen corporal idealizada también puede tener un impacto en la salud de un individuo y aumentar su riesgo de verse afectado por la anorexia nerviosa. Por ejemplo, las personas que trabajan o participan en actividades como el baile o los deportes deportivos se enfrentan a más presión para mantener la forma de su cuerpo en línea con los estándares aceptados.

Otros factores ambientales pueden incluir:

  • Estrés en la escuela o el trabajo
  • Abuso físico o sexual
  • Relaciones familiares difíciles
  • Sufrir Bullying a consecuencia del peso corporal
  • Acontecimientos de la vida estresantes (por ejemplo, pérdida del trabajo, ruptura de la relación)

En muchos casos, la anorexia se origina a partir de una dieta estricta que se vuelve excesiva e insalubre, lo que lleva a una mentalidad y resultados patológicos.

Factores Biológicos

Parece haber un vínculo familiar con la anorexia y las personas con antecedentes familiares de trastornos alimentarios, depresión o abuso de sustancias que tienen más probabilidades de verse afectadas. Un individuo con un pariente cercano con anorexia tiene diez veces más probabilidades de padecer anorexia nerviosa que alguien sin antecedentes familiares.

Esto puede surgir de un vínculo genético que se hereda de los padres, aunque también podría ser un rasgo adquirido de las circunstancias ambientales, como el desarrollo de pensamientos negativos sobre la imagen corporal similar a otros miembros de la familia.

También se cree que los cambios en el nivel cerebral y hormonal durante la pubertad están asociados con la anorexia nerviosa, y la incidencia de la afección es más alta durante este tiempo. En particular, se cree que los sentimientos de estrés, ansiedad y baja autoestima desencadenan la anorexia.

La composición bioquímica anormal del cerebro también puede estar involucrada. El eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA) regula la liberación de neurotransmisores como serotonina, norepinefrina y dopamina, que afectan el estado de ánimo y el apetito del individuo. Las personas con anorexia nerviosa a menudo tienen niveles reducidos de serotonina y norepinefrina, lo que sugiere que pueden estar involucrados en la patología de la enfermedad.

Signos y Síntomas de la Anorexia Nervosa

Hay muchos signos y síntomas de la anorexia nerviosa, que pueden clasificarse como físicos o emocionales y conductuales.

El signo físico característico de la condición es una pérdida de peso significativa que conduce a que el individuo tenga un peso inferior al normal. Los síntomas físicos están estrechamente relacionados con los observados en la inanición cuando el cuerpo no puede adquirir los nutrientes que necesita para sobrevivir.

Los efectos emocionales y de comportamiento y la percepción de la imagen corporal pueden ser tan debilitantes como los síntomas físicos. Muchos pacientes informan que se sienten planos, tienen un deseo reducido de participar en actividades sociales y tienen más probabilidades de aislarse y sufrir depresión.

Cambios físicos

La apariencia física de un individuo con anorexia nerviosa es distintivamente delgada, debido a la extrema pérdida de peso asociada con la condición.

Como resultado de los cambios en la composición corporal, los pacientes con anorexia a menudo notan cambios significativos en la forma en que se sienten sus cuerpos. Es probable que se cansen más fácilmente o tengan dificultad para dormir por la noche, y pueden ser propensos a mareos o desmayos. También pueden sufrir de estreñimiento o dolores de cabeza y tienen una tolerancia reducida a las bajas temperaturas.

Otros signos físicos incluyen:

  • Amenorrea
  • Resultados anormales en los análisis de sangre
  • Alteraciones en la piel
  • Cabello fino que se rompe o se cae fácilmente
  • Arritmia (ritmo cardíaco anormal)
  • Hipotensión
  • Edema periférico (hinchazón de brazos o piernas)
  • Densidad ósea reducida
  • Deshidratación
  • Uñas quebradizas

Cambios emocionales y de comportamiento

Los cambios emocionales y de comportamiento relacionados con la anorexia nerviosa incluyen preocupación por la comida y el peso corporal, lo que lleva a técnicas extremas de pérdida de peso, tales como:

  • Restricción de la ingesta de alimentos con dietas estrictas o ayuno
  • Ejercicio excesivo con objetivos de pérdida de peso
  • Vómitos o diarrea provocados

Es común que los pacientes nieguen el hambre y se nieguen a comer por temor a aumentar de peso. Algunos pacientes pueden mentir sobre la cantidad de comida que han comido para evitar sospechas o preocupaciones de familiares o amigos.

Los cambios y la percepción del cuerpo también pueden hacer que los pacientes se comporten de manera diferente. A menudo tienen una gran preocupación u obsesión con su apariencia y creen que la pérdida de peso los ayudará a sentirse mejor y más felices con su cuerpo.

El "control corporal" es un comportamiento comúnmente observado en personas con anorexia e implica actividades repetidas, como pesarse, medir el tamaño de la cintura o verificar su apariencia en el espejo.

Los pacientes con anorexia tienen más probabilidades de sentirse planos e irritables y pueden retirarse de las actividades sociales. También son propensos a los sentimientos de depresión y es más probable que tengan pensamientos de suicidio. Además, el impulso sexual de las personas con anorexia también se ve comúnmente afectado y muchos pacientes están menos interesados ​​en las relaciones sexuales.

Señales de advertencia

Como las personas con anorexia nerviosa tienen un deseo abrumador de permanecer delgadas, a menudo intentan disfrazar los síntomas de la enfermedad y evitan buscar ayuda médica y tratamiento.

Es útil para familiares y amigos estar al tanto de las señales de advertencia para que puedan reconocer problemas potenciales o hábitos dañinos a medida que surgen y alentar a la persona afectada a obtener ayuda.

Los signos de advertencia pueden incluir:

  • Dieta estricta
  • Saltarse las comidas
  • Poner excusas para no comer
  • Negarse a comer en público
  • Abrumador miedo de aumentar de peso a pesar del bajo peso corporal
  • Revisión repetida de la apariencia para detectar defectos
  • Mencionar con frecuencia que está gordo/a, aunque esté delgada
  • Vestirse con mucha ropa para cubrir la apariencia del cuerpo

Si estos signos se reconocen en un individuo, es importante que puedan buscar ayuda y tener acceso a una sólida red de apoyo que pueda ayudarlos a manejar la condición adecuadamente.

Diagnóstico de anorexia nerviosa

Cuando una persona presenta síntomas de anorexia, hay varias pruebas y exámenes que se pueden usar para hacer un diagnóstico y diferenciar la afección de otras causas médicas.

Inicialmente, el paciente generalmente tendrá una consulta médica para hablar sobre los síntomas, hábitos de estilo de vida y antecedentes médicos.

En particular, es importante hablar sobre la imagen corporal del paciente y la forma en que perciben su peso corporal y sus cambios. Las personas con anorexia por lo general se sienten infelices con la forma en que su cuerpo se ve y siente que son demasiado gordas, a pesar de tener bajo peso.

La dieta y los niveles de actividad física de la persona también deben discutirse, así como cualquier comportamiento problemático, como la dieta estricta o el vómito inducido después de las sesiones de atracones.

Además, como la anorexia nerviosa tiende a ser hereditaria, es útil preguntar sobre los antecedentes familiares de trastornos alimentarios y otras afecciones relacionadas.

Examen físico

Los principales síntomas de presentación asociados con la anorexia nerviosa son la pérdida de peso severa y excesiva. Por lo tanto, medir la altura y el peso del individuo es uno de los primeros componentes del examen físico.

Como regla general, el peso de un individuo con anorexia nerviosa es menos del 85% de lo que se considera promedio cuando se normaliza para su edad, altura y sexo. El IMC también puede ser una herramienta útil y la mayoría de los adultos con anorexia tienen un IMC inferior a 17,5, aunque puede surgir cierta preocupación con un IMC inferior a 20. Este índice no está diseñado para niños y adolescentes menores de 18 años, para ellos se usan otros gráficos.

El examen físico también debe verificar los signos vitales y la evidencia de síntomas y complicaciones que están asociados con la afección. La frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura deben evaluarse para detectar anomalías.

Además, el cabello, la piel y las uñas pueden experimentar cambios en las personas con anorexia y pueden proporcionar información sobre la gravedad de la afección.

Pruebas de laboratorio

Los análisis de orina y sangre pueden ser útiles para identificar otras causas subyacentes de la pérdida de peso grave o complicaciones significativas de la anorexia.

Se puede usar un hemograma completo y otros análisis de sangre para verificar el equilibrio de electrolitos y proteínas en la sangre. La función hepática, renal y tiroidea también se puede determinar a partir de estas pruebas.

Evaluación psicológica

La anorexia nerviosa está estrechamente relacionada con problemas y trastornos psicológicos. Por lo tanto, un paciente que presenta síntomas de la condición justifica una evaluación psicológica para garantizar que pueda recibir la mejor atención médica.

Esto puede incluir la realización de cuestionarios para evaluar el estado mental, además de una discusión paciente-médico acerca de las emociones relacionadas, patrones de pensamiento y comportamientos.

Otras pruebas de diagnóstico

Otras pruebas que se pueden usar para confirmar el diagnóstico de anorexia nerviosa e investigar posibles complicaciones pueden incluir:

  • Imágenes por rayos X para detectar densidad ósea reducida
  • Escaneos de imágenes para ver cambios en el corazón o los pulmones
  • Electrocardiogramas para observar la función del corazón

Muchos pacientes con anorexia nerviosa inicialmente niegan los síntomas de la afección y pueden tratar de ocultar los signos de familiares o amigos preocupados por usar ropa suelta y mentir acerca de su dieta.

Es esencial que los pacientes tengan acceso a una sólida red de soporte que pueda ayudarlos a través del proceso de diagnóstico y les permita comenzar a manejar la afección en un entorno seguro.

Complicaciones a consecuencia de la anorexia nerviosa

Existen numerosas complicaciones que pueden ocurrir en pacientes con anorexia nerviosa, que a veces pueden ser fatales. La mayoría de las complicaciones se asocian con desnutrición severa, que puede causar daños a todos los órganos y sistemas del cuerpo.

En algunos casos, el daño puede ser permanente, incluso cuando la condición se maneja adecuadamente y está bajo control. Dada la posible gravedad de las complicaciones asociadas con la anorexia nerviosa, es importante que cualquier persona con signos o síntomas de la afección reciba atención médica para ayudarlo en su camino hacia la recuperación.

Complicaciones Psicológicas

La anorexia nerviosa a menudo se asocia con trastornos psicológicos tales como:

  • Depresión y ansiedad
  • Desorden de personalidad
  • Desorden obsesivo compulsivo
  • Abuso de alcohol y sustancias

Además de esto, estos trastornos conllevan un mayor riesgo de autolesión y comportamiento suicida.

Complicaciones hormonales

Hay una serie de cambios hormonales que pueden ocurrir en personas con anorexia nerviosa, a veces con efectos graves y permanentes. Los cambios pueden incluir:

  • Reducción de estrógeno en las mujeres
  • Disminución de la testosterona en los hombres
  • Dehidroepiandrosterona reducida
  • Reducción de las hormonas tiroideas
  • Reducción de las hormonas de crecimiento
  • Aumento de las hormonas del estrés

El estrógeno, en particular, es importante para la salud del corazón y los huesos y una reducción en el nivel de la hormona puede provocar complicaciones relacionadas.

Como resultado de estos cambios hormonales, las personas afectadas pueden experimentar un deseo sexual reducido y, en las mujeres, la pérdida temporal de la menstruación (amenorrea) o la infertilidad permanente.

Complicaciones Cardiovasculares

Las complicaciones del sistema cardiovascular son la causa más común de muerte asociada con la anorexia nerviosa. Las arritmias y los desequilibrios de los electrolitos en la sangre pueden ser fatales en casos graves, ya que pueden afectar la función del corazón y afectar el ritmo normal del latido cardíaco.

Otras complicaciones que involucran el corazón incluyen:

  • Hipotensión
  • Anemia
  • Bradicardia
  • Arritmia
  • Desequilibrio de electrolitos (por ejemplo, potasio, calcio, magnesio o fosfato)

Complicaciones musculoesqueléticas

Casi 9 de cada 10 mujeres con anorexia nerviosa experimentan una pérdida de calcio en los huesos, conocida como osteopenia. Del mismo modo, el 40% de los pacientes desarrollan osteoporosis, que es una pérdida grave de la densidad ósea que está vinculada a un mayor riesgo de fracturas óseas más adelante en la vida.

Otras complicaciones

El daño a cualquier órgano del cuerpo puede ocurrir debido a la desnutrición y la incapacidad para mantener la función. Esto a menudo incluye daño al riñón o al hígado, que puede ser permanente.

En algunos casos, la anorexia nerviosa puede afectar el sistema nervioso central, lo que puede provocar trastornos neurológicos, como convulsiones. Algunas personas también pueden sufrir problemas de concentración y memoria.

Complicaciones para las mujeres embarazadas

Para las mujeres embarazadas que sufren o se están recuperando de la anorexia nerviosa, existen varios riesgos adicionales. Estos incluyen una mayor probabilidad de:

  • Aborto espontáneo
  • Nacimiento prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Parto por cesárea
  • Además, la mujer tendrá más probabilidades de sufrir depresión posparto.

Complicaciones potencialmente fatales

La muerte asociada con la anorexia nerviosa puede ocurrir repentinamente, incluso cuando no es evidente de inmediato que el paciente tenga un peso insuficiente. Las complicaciones potencialmente fatales incluyen:

  • Arritmias (ritmo anormal del corazón)
  • Desequilibrio electrolítico de sodio, potasio o iones de calcio
  • Suicidio

Dada la gravedad de las complicaciones asociadas con la anorexia nerviosa, es esencial que la afección se diagnostique y se maneje bien lo antes posible para evitar resultados adversos.

Tratamiento de la anorexia nerviosa

El tratamiento para la anorexia nerviosa generalmente involucra a un equipo multidisciplinar de profesionales de la salud para abordar los diversos aspectos de la afección. Esto puede incluir un endocrino, un nutricionista, un psiquiatra, un psicólogo, un enfermero especialista o consejero y un pediatra para niños o pacientes adolescentes entre otros.

Cuidados agudos

La hospitalización puede ser necesaria en situaciones graves donde la vida del individuo está en peligro debido a complicaciones de la enfermedad, como arritmias o desequilibrios electrolíticos.

Luego, se pueden monitorear los signos vitales y se pueden llevar a cabo las intervenciones apropiadas si se requieren. En casos severos, la alimentación a través de un alimento nasogástrico puede ayudar a abordar la desnutrición y los efectos inmediatos de la ingesta dietética insuficiente. Los pacientes con pensamientos o intentos de suicidio deben ser admitidos en la sala/planta/centro de salud psiquiátrica para resolver problemas relacionados.

Manejo dietético

Restaurar un peso saludable es el primer paso en el tratamiento de la anorexia nerviosa. Esto ayuda a reconstruir la fuerza en el cuerpo y hacer una recuperación de la condición.

Un nutricionista o dietista a menudo participa en ayudar a los pacientes a calcular los objetivos de peso ideal y elaborar un plan dietético para progresar. Esto a menudo se compone de planes de comidas específicos y requisitos de calorías para cumplir con los objetivos de peso corporal saludable.

También es importante tratar los comportamientos problemáticos que evitan que los pacientes coman normalmente, como los vómitos compulsivos después de los atracones. En este caso, un psicólogo u otro profesional de la salud especializado en salud mental pueden ayudar a abordar problemas subyacentes y precipitar cambios en el comportamiento.

Terapia psicológica

La terapia basada en la familia es actualmente el único tratamiento para adolescentes con anorexia que está respaldado por evidencia científica. Muchas personas en este grupo de edad pueden tener dificultades para comprender la gravedad de la afección y tomar decisiones sobre alimentos y estilos de vida saludables para apoyar su recuperación. En la terapia familiar, los padres y otros miembros de la familia desempeñan un papel esencial para ayudar en la toma de decisiones y ayudar al adolescente a recuperar peso con una dieta adecuada.

La terapia cognitiva aborda el patrón de pensamiento y comportamiento no saludable que se desarrolló en el pasado mediante la reformulación de los eventos, el reconocimiento de su impacto en la condición y la revisión de los métodos para romper los hábitos no saludables.

La terapia cognitiva conductual (TCC) puede ayudar a abordar patrones y comportamientos alimentarios anormales para apoyar el aumento de peso saludable. Además, también puede ayudar a mejorar la imagen corporal y los pensamientos sobre la autoestima y el valor.

La terapia interpersonal explora los problemas negativos y la ansiedad que se asocia con las relaciones que el individuo tiene con otras personas y cómo se pueden abordar.

La terapia psicodinámica focal (FPT, por sus siglas en inglés) se enfoca en conflictos específicos no resueltos del pasado que pueden estar afectando la imagen corporal actual y los patrones dietéticos y cómo estos pueden manejarse de manera más apropiada.

Gestión farmacológica

Las técnicas de tratamiento dietético y psicológico son el pilar principal en el tratamiento de la anorexia nerviosa. No hay medicamentos aprobados específicamente para el tratamiento de la afección, debido a la falta de eficacia para ayudar a los pacientes a recuperar peso.

Sin embargo, los antidepresivos y otros medicamentos psiquiátricos a menudo se utilizan en pacientes con anorexia para tratar los trastornos de salud mental que están asociados o causan la afección.

Barreras al tratamiento

Muchos pacientes con anorexia nerviosa no están dispuestos a someterse a tratamiento para la enfermedad, ya que no comprenden la gravedad de la complicación asociada y pueden no creer que se requiera tratamiento. En lugar de una enfermedad, pueden ver su peso corporal como una opción y tienen dificultades para entender por qué deberían cambiar sus hábitos dietéticos y de estilo de vida. Algunos pacientes también tienen un miedo abrumador de aumentar de peso.

Para abordar este problema, es esencial una relación paciente-médico de confianza. Durante el proceso de diagnóstico, los pacientes deben conocer los riesgos potenciales y deben abordarse todas las inquietudes que tengan sobre el tratamiento. También es importante que los pacientes cuenten con una sólida red de apoyo para ayudarlos durante todo el proceso de recuperación.

Tratamientos alternativos

En algunos casos, el tratamiento no convencional se puede usar en el tratamiento de la anorexia nerviosa. Estos métodos están menos estudiados, pero pueden ser efectivos para algunas personas para reducir la ansiedad relacionada con la condición. Los tratamientos alternativos incluyen:

  • Acupuntura
  • Masaje
  • Yoga
  • Meditación

Es importante que los pacientes tengan acceso a un grupo de apoyo en el que puedan sentirse cómodos para hablar de su lucha y progreso en el tratamiento de la afección. Esto ayuda a hacer cambios positivos en los hábitos y continuar en el camino hacia la recuperación.

Comparte este artículo!