Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

anisocoria

Anisocoria ¿Qué es? Causas y diagnóstico

Anisocoria es un término que se refiere a una condición anormal en la cual las pupilas de los dos ojos en el mismo individuo son de diferentes tamaños. Normalmente, el tamaño de la pupila es idéntico en ambos ojos. El diámetro pupilar varía ya que ambos iris normalmente se contraen o dilatan simultáneamente de acuerdo con la luz del ambiente.

La anisocoria es una afección común, y se estima que uno de cada cinco individuos la tiene en mayor o menor medida. La mayoría de estos son lo que se conoce como anisocoria fisiológica, que es leve (diferencia de tamaño de menos de un milímetro) y se considera normal.

Sin embargo, la anisocoria también puede ser indicativa de una afección médica subyacente en algunos casos. De hecho, los casos graves, como los asociados con el síndrome de Horner, pueden ser potencialmente mortales.

Hay muchas causas posibles para la anisocoria, que incluyen:

  • Aneurisma
  • Lesión craneal
  • Tumor cerebral
  • Glaucoma
  • Hemorragia o apoplejía
  • Infección de las membranas cerebrales o meningitis
  • Migraña
  • Convulsiones
  • Gotas para los ojos
  • Un efecto adverso a ciertos medicamentos que pueden entrar en los ojos, como inhaladores

Factores a considerar

Existen ciertas características sobre la anisocoria que pueden ayudar a los médicos a comprender si el signo es indicativo de una afección subyacente. Éstas incluyen:

  • El tiempo de presentación de anisocoria.
  • Cualquier incidente relacionado en el momento en que la anisocoria se presentó por primera vez.
  • La extensión de la diferencia en el tamaño de la pupila en un ambiente iluminado.
  • La extensión de la diferencia de tamaño de la pupila en un entorno tenuemente iluminado.

Por lo general, un oftalmólogo realizará una serie de pruebas para examinar el alcance y las implicaciones de la anisocoria, incluida una evaluación de:

  • Visión.
  • Posición del párpado.
  • Movimiento del ojo.
  • Tamaño de la pupila y reacción a los cambios de iluminación.
  • Salud general de la parte frontal y posterior de los ojos.

Pupila anormal

Durante el proceso de investigación, es importante establecer qué pupila es anormal. La pupila miótica es la que tiene un tamaño más pequeño. Es probable que sea anormal si la diferencia de tamaño se vuelve más notable en la oscuridad. La pupila midriática o la que tiene un tamaño más grande es más probable que sea anormal si la diferencia de tamaño es exagerada por la iluminación brillante.

Una pupila anormalmente grande, conocida como pupila dilatada o midriática, se produce cuando el iris no puede contraerse como de costumbre en respuesta a la luz brillante. Esto puede ser causado por:

  • Lesión en el tejido del iris
  • Síndrome de pupila tónica de Adie
  • Anormalidad del tercer nervio craneal

Una pupila anormalmente pequeña, conocida como pupila miótica, puede ocurrir cuando el ojo se inflama. Esto puede deberse a un trauma, síndrome de Horner u otra causa.

Condiciones de salud subyacentes

Una diferencia en el tamaño de la pupila de más de un 1 mm que se desarrolla más adelante en la vida y no vuelve al tamaño normal espontáneamente puede ser indicativo de una condición de salud subyacente. Esto puede incluir enfermedad de los ojos, el cerebro, los vasos sanguíneos o el sistema nervioso.

Los trastornos de salud subyacentes, como el síndrome de la pupila tónica de Adie, el síndrome de Horner o una anomalía en el tercer par craneal, se pueden diagnosticar después de la presentación de la anisocoria.

Estas condiciones requieren atención específica para controlar los síntomas y mejorar los resultados del paciente. En la mayoría de los casos, un oftalmólogo participará en el proceso de diagnóstico para tomar decisiones de tratamiento según el caso específico.