Poesías trabajo, poemas trabajador, 1 de mayo, primero de mayo, día del trabajador

Recursos Educativos - Poesías sobre el trabajo

Poesías sobre el trabajo de poetas famosos. Los mejores poemas para el día del trabajador.

Poema sobre el trabajo de Henry Van Dyke

Sólo déjame hacer mi trabajo de día en día,
En el campo o en el bosque, en el escritorio o en el telar,
En la plaza del mercado o en una habitación tranquila;
Deja que encuentre en mi corazón el decir,
Cuando los deseos vagabundos me llamen al desvío,
"Este es mi trabajo; mi bendición, no mi perdición;
"De todos los que viven, soy el único por el que
"Este trabajo puede hacerse mejor en la forma correcta".

Entonces no la veré demasiado grande, ni pequeña,
que se adapte a mi espíritu y pruebe mis poderes;
Entonces saludaré alegremente las horas de trabajo,
y me volveré alegre, cuando las largas sombras caigan
Al atardecer, para jugar, amar y descansar,
Porque sé que mi trabajo es el mejor.

Henry Van Dyke

Poesía día del trabajador

A todos los que trabajan
cada día para salir adelante,
a todos los que día a día
dan todo su esfuerzo por progresar.

A todos aquellos que empujan a su país
hacia una vida mejor,
a todos aquellos que buscan
con la ayuda de Dios el pan de cada día
para todas sus familias y darles un buen bienestar.

A todos aquellos que tienen
que soportar largas horas de trabajo,
a todos aquellos que se desvelan
por terminar sus quehaceres diarios.

Para todos aquellos que se sacrifican
por llevar el dinero a casa,
aprendamos a valorar su trabajo
y demos un gran merecido abrazo
a nuestros trabajadores.

A mis obligaciones, Pablo Neruda

Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.

Poema al trabajador

Son muchos los que con su oficio
hacen la patria madrugando,
y ganando van el sustento,
el pan de cada día.

Los trabajadores del campo
que van empuñando el arado,
cosechando campos de trigo
frutos de su duro trabajo.

Hombres que empuñando el martillo,
El cincel y el combo, trabajan
con las fuerzas y la esperanza
de llevar pan a su familia.

Profesores, médicos, bomberos,
enfermeras y barrenderos,
madrugan todas las mañanas
buscan cumplir sus obligaciones.

Hombres que forman a mi patria,
llevan las marcas en sus manos,
señal de su duro trabajo,
aún con salarios misérrimos.

Lunes, Mario Benedetti

Volvió el noble trabajo
pucha qué triste
que nos brinda el pan nuestro
pucha qué triste
me meto en el atraso
hastacuandodiosmío
como un vicio tornillo
como cualquier gusano
me meto en el atraso
y el atraso me asfixia,
dos veinte, cinco quince,
me aplasta, me golpea,
once setenta, mil
trescientos veintiuno,
se me perdió una cifra
estaba aquí y ahora
tres falsos contrasientos
gotean de mi bolsillo
alguien llama alguien manda
pucha qué triste
alguien
se metió en el atraso
desordenó las pistas
y en cada diferencia
añadió tres centésimos.

Volvió el noble trabajo
aleluya
qué peste
faltan para cl domingo
como siete semanas.

¡Trabajo, trabajo, trabajo! Poema de Elizabeth Padillo Olesen

Trabajar por la mañana
Trabajar al mediodía
Trabajar por la tarde
y trabajar por la noche

Trabajo, trabajo, trabajo
Uno se despierta pensando en el trabajo
comiendo y planeando el trabajo
durmiendo y soñando con el trabajo.

Trabajo, trabajo, trabajo
trabajar con pasión
trabajar con obsesión
obtener alegría del trabajo
o tomar el trabajo como único fin.

Trabajar, trabajar, trabajar
Dale al trabajo la oportunidad
que nunca gobierne tu vida.
El trabajo es sólo una pequeña parte
de lo que eres.

Elizabeth Padillo Olesen

Poemas día del trabajo

El trabajo es una obra,
el trabajador su creador,
el trabajo dignifica,
y nos da satisfacción.

Poesía día del trabajador

En el día del trabajo
de trabajos se hablará,
de mañana, tarde o noche
va la gente a trabajar.

Unos dentro de sus casas,
otros tienen que viajar,
algunos pasan sus horas
trabajando aquí y allá.

Hay trabajos diferentes,
importantes por igual,
trabajar es un derecho
de toda la humanidad.

Ojalá todos pudieran
este día celebrar,
porque el trabajo nos da,
a los hombres dignidad.

Trabajo, trabajo, trabajo Poema de Randy McClave

Trabajas, trabajas, trabajas
Para mantener y vivir,
Entonces compras, compras, compras
Gastas constantemente y das
Luego trabajas, trabajas, trabajas
Para pagar tus cuentas y tus deudas
Trabajas, trabajas, trabajas
Hasta que te cansas y sudas.
Trabajas para irte de vacaciones
Para relajarte y divertirte,
Pero, cuando vuelves a casa
Tienes más deudas y aún más facturas.
Así que trabajas, trabajas y trabajas
Para encontrar más cosas que comprar,
Luego trabajas, trabajas, trabajas
Hasta el día de tu muerte.

Vivir, es sólo un ciclo
La vida es sólo una búsqueda
Trabajas, gastas y compras
Luego, al final del día o de la vida, descansas.

Randy McClave

Poema sobre el trabajo

Dios puso el pan en el grano
y el hombre debe sembrarlo
para luego elaborarlo
con el sudor de su frente
pero el hombre aún pretende
que se lo entregue amasado.

El trabajo honra al hombre
y también honra la vida
tiene el pan de cada día
quien lo trabaja y lo gana
sin dejar para mañana
el deber de cada día.

Si amas aquello que haces
estás honrando la vida
y dando ejemplo de vida
tengas poco tengas mucho
aquello que haces con gusto
es sarna que no te pica.

Qué es el trabajo Poema de Philip Levine

Estamos de pie bajo la lluvia en una larga cola
esperando en Ford Highland Park Para trabajar.
Ya sabes lo que es el trabajo, si tienes
edad para leer esto, sabes lo que es el
trabajo es, aunque no lo hagas.
Olvídate de ti. Se trata de esperar,
cambiar de un pie a otro.
Sentir la ligera lluvia cayendo como niebla
en tu pelo, nublando tu visión
hasta que crees ver a tu propio hermano
delante de ti, tal vez diez puestos.
Te frotas las gafas con los dedos,
y por supuesto es el hermano de otra persona,
más estrecho de hombros que
que el tuyo, pero con la misma tristeza, la sonrisa
que no oculta la terquedad,
la triste negativa a ceder a la
la lluvia, a las horas de espera perdidas,
a la certeza de que en algún lugar más adelante
espera un hombre que dirá: "No,
no vamos a contratar hoy', por cualquier
razón que quiera. Quieres a tu hermano,
ahora, de repente, apenas puedes soportar
el amor que te inunda por tu hermano
que no está a tu lado ni detrás ni
delante porque está en casa intentando
dormir un miserable turno de noche
en Cadillac para poder levantarse
antes del mediodía para estudiar su alemán.
Trabaja ocho horas por la noche para poder cantar
Wagner, la ópera que más odia,
la peor música jamás inventada.
¿Cuánto tiempo ha pasado desde que le dijiste
que le querías, que le abrazabas los hombros anchos,
abriste bien los ojos y dijiste esas palabras,
y tal vez besaste su mejilla? Nunca has
hecho algo tan simple, tan obvio,
no porque seas demasiado joven o demasiado tonta,
no porque seas celosa o incluso mala
o incapaz de llorar en
la presencia de otro hombre, no,
sólo porque no sabes lo que es el trabajo.

Philip Levine

Equipamiento Por Edgar Guest

Averígualo tú mismo, muchacho,
Tienes todo lo que el más grande de los hombres ha tenido,
Dos brazos, dos manos, dos piernas, dos ojos,
Y un cerebro para usar si quieres ser sabio.
Con este equipo comenzaron todos,
Así que empieza por la cima y di "yo puedo".

Míralos, los sabios y los grandes,
Toman su comida de un plato común
Y similares cuchillos y tenedores usan,
Con cordones similares se atan los zapatos,
El mundo los considera valientes e inteligentes.
Pero tú tienes todo lo que ellos tenían cuando empezaron.

Puedes triunfar y llegar a ser hábil,
Puedes ser grande si sólo lo deseas,
Estás bien equipado para la lucha que elijas,
Tienes piernas y brazos y un cerebro para usar,
Y el hombre que se ha levantado, grandes hazañas para hacer
Comenzó su vida sin más que tú.

Tú eres la desventaja que debes enfrentar,
Tú eres el que debe elegir tu lugar,
Debes decir a dónde quieres ir.
Cuánto estudiarás la verdad para saber,
Dios te ha equipado para la vida, Pero Él
Te deja decidir lo que quieres ser.

El valor debe venir del alma en su interior,
El hombre debe proporcionar la voluntad de ganar,
Así que descúbrelo por ti mismo, mi muchacho,
Naciste con todo lo que los grandes han tenido,
Con tu equipo todos comenzaron.
Aférrate a ti mismo, y di: "Yo puedo".

El hogar y la oficina Por Edgar Guest

El hogar es el lugar donde debería sonar la risa,
Y el hombre debería encontrarse en su mejor momento.
Que las preocupaciones del día sean tan grandes como puedan,
La noche ha sido creada para el descanso.
Así que deja en la puerta cuando el trabajo haya terminado
Todas las cargas del tiempo de trabajo detrás,
Y sé un padre para tu chica o tu chico...
Un padre de los que se divierten.

La oficina está hecha para las tareas que debes afrontar;
Está hecha para el trabajo que debes hacer;
Puedes sentarte allí y suspirar mientras tus preocupaciones se acumulan,
Y nadie puede criticarte;
Puedes preocuparte e inquietarte cuando pienses en tus deudas,
Puedes refunfuñar cuando los planes se desvían,
Pero cuando llegue la noche, y cierres bien tu escritorio,
no te lleves las cargas.

Guarda el día para el trabajo y la noche para el ocio,
Trabaja todo lo que quieras en la ciudad,
Pero cuando el día termine, y la oscuridad descienda,
Olvida que llevas el ceño fruncido...
Vuelve a casa con una sonrisa. Oh, encontrarás que vale la pena;
Vuelve a casa con el corazón y la mente ligeros;
Vuelve a casa y alégrate de ser amado como padre,
Un padre del tipo amante de la diversión.

Enviado por Inés, educadora infantil, desde Las Palmas de Gran Canaria.

Otras actividades día del trabajo

Comparte este artículo!