Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

poesias cortas y faciles dia del padre

Recursos educativos - Poesías infantiles fáciles - Poesías día del padre para niños

Poemas cortos y fáciles para regalar a los padres en su día

1

Con cuatro letritas te voy a decir
la palabra más bonita que hay para mí,
lo siento aquí dentro en mi corazón
lo digo contento y con ilusión.
¡Papá feliz día!

2

Le regalo a mi papá
una sonrisa de plata
que es la que alumbra mi cara
cuando de noche me tapa.
Le regalo a mi papá
una colonia fresquita
por no soltarme de la mano
cuando me duele la tripita.

3

Parece duro por fuera,
pero tiene gran corazón,
recto, firme y decidido
hombre bueno y trabajador.
Eso es lo que tiene un padre,
fuerza, coraje y valor,
refugio de la familia,
cobijo, abrigo y amor.

4

Gracias papá
por encogerte hasta mi tamaño
cuando jugamos,
y crecer hasta ser un gigante
cuando necesito que me protejas.

5

Una vez tuve un gran amigo, un amigo de
verdad, un amigo que nunca me llegó a
traicionar.
Ese amigo siempre me hablaba con la
verdad, me entregó su respeto y pude en él
confiar.
Un día ese gran amigo me soltó y sola me
dejo volar, aunque un poco intranquilo por
mi seguridad.
Una noche de noviembre mi amigo me
mandó a llamar y enseguida sospeché que
algo andaba mal.
Al final de una charla sincera nos
abrazamos con pasión y me dije a mi
misma… que valioso es mi papá.

6

Papá es un ser especial,
me cubre con su cariño,
me entrega su energía,
su fuerza y su corazón.
Tiene buenas cualidades,
hombre sincero y leal,
un padre de principios,
tierno, dulce y sin maldad.

7

Enseñarás a volar,
pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar,
pero no soñaran tu sueño.
Enseñarás a vivir,
pero no vivirán tu vida.
Sin embargo…
En cada vuelo,
en cada vida,
en cada sueño,
perdurará siempre la huella
del camino enseñado.

8

Él es mi papá
Si voy a cruzar
la mano me da.
Montado en mi bici
Me sujeta por atrás.
¡Él es el más grande,
él es mi papá!
Si juego al balón
me enseña a chutar.
Subido en sus hombros,
me hace volar.
Fuertes son sus besos,
largos son sus brazos.
¡Qué seguro estoy
Cuando me da abrazos!

9

Papá
¿Seré futbolista?
¿Seré capitán?
Lo que yo quiero ser
es como mi papá.
Alto hasta la luna
Grande como el mar,
el más fuerte de todos,
ese es mi papá.
Si hay algo que no sabes,
puedes preguntar,
el que sabe todo,
ese es mi papá.
Sí algo se te rompe,
tú lo puedes llamar,
el que arregla todo,
ese es mi papá.
Mi papá lee cuentos
y sabe cocinar,
también nos quiere mucho…
¡es un súperpapá!

10

¿Sabes papá?
te quiero contar
que hoy, en el cole,
empecé a dibujar
un muñeco grande,
con una sonrisa
de color azul.
Pinté su camisa.
Le puse los brazos
muy largos, muy largos,
para que me rodearan
cuando me abrazaran.
Con sus manos fuertes
puede sujetar
un balón de futbol,
un niño y el mar.
Tan grande, tan fuerte,
que da tantos besos,
me sube y me baja…
¡No hay nadie igual!
¿Y cómo se llama?
pregunta mi seño.
¡Se llama… Se llama,
SE LLAMA PAPÁ!

11

Las manos de papá – Mónica Tirabasso

Papá tiene las manos muy grandes
para poder cuidarme.
Papá tiene las manos muy fuertes
y hasta el cielo puede alzarme.
Yo me siento bien y soy muy feliz
entre las manos de papá.
Papá tiene las manos muy grandes
para poder pasearme.
Si un juguete se me rompe
con sus manos lo compone.
Papá tiene las manos muy grandes
y con ellas me aplaude.
Celebra todas mis ocurrencias.
Pronto viene a acariciarme.

12

Tú sabes papaíto
cuanto te quiero.
Te lo he dicho mil veces
sólo con besos.
Y ahora que sé hablar
rompo el silencio.
¡Te quiero papaíto
de aquí hasta el cielo!

13

Mi papito es muy bueno,
igualito a mi mamá,
se levanta muy temprano,
yo lo voy a saludar.
Yo me subo a sus rodillas,
y me pongo a cabalgar,
ico, ico caballito,
qué bueno que es mi papá.

14

Le regalo a mi papá
una sonrisa de plata
que es la que alumbra mi cara
cuando de noche me tapa.
Le regalo a mi papá
una colonia fresquita
por no soltarme la mano
cuando me duele la tripa.
Le regalo a mi papá
una armadura amarilla
que le proteja del monstruo
que espanta en mis pesadillas.
Le regalo a mi papá
el lenguaje de los duendes
por entender lo que digo
cuando nadie más lo entiende.
Le regalo a mi papá
una chistera de mago
en la que quepan mis besos
envueltos para regalo.

15

Con todo el cariño, te recuerdo papá:
Que si no juegas ahora conmigo,
cuando tu quieras hacerlo ya habré crecido.
Que la armonía entre tú y mamá
me dará seguridad ante la vida y
hará de mí un triunfador o un frustrado.

Que de tu amor depende mi capacidad
de amar cuando sea adulto.
Que soy muy feliz cuando me llevas
dormido hasta mi cama.

Que lo que yo aprendo contigo
lo recordará toda la vida.
Que si oramos juntos
aprendo a comunicarme con Dios.

Que el amor y respeto
que demuestres por nuestros semejantes
será el amor y el respeto
que yo les tenga cuando sea adulto.

Que yo también tengo intereses personales.
Que me gusta tomar parte en las decisiones familiares.
Y que ¡te necesito como mi mejor amigo!

16

No me des siempre todo lo que pida,
a veces yo sólo pido para ver cuánto puedo obtener.

No me des siempre órdenes;
si a veces me pidieras las cosas lo haría con gusto.

Cumple siempre tus promesas;
si me prometes un premio o un castigo, dámelo.

No me compares con nadie
Si me haces lucir peor que los demás seré yo quien sufra.

No me corrijas delante de los demás,
enséñame a ser mejor cuando estemos a solas.

No me grites,
te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar.

Déjame valerme por mi mismo
o nunca aprenderé.

Cuando estás equivocado admítelo,
y crecerá la opinión que tengo de ti.

Haré lo que tú hagas,
pero nunca lo que digas y no hagas.

Cuando te cuente mis problemas, no me digas no tengo tiempo;
compréndeme y ayúdame.

Quiéreme y dímelo, me gusta oírtelo decir.

17

Cuando venga tu padre...
Inútil amenaza, tú seguirás jugando,
y romperás los vidrios, si quiere el pelotazo,
y harás mal los deberes, si asciende por tu mente,
airoso y desplegado, tu sueño en barrilete.
-Cuando venga tu padre...
Mas tu padre comprende,
y escuchará los cargos fingiéndose enojado,
hasta que tú te alejes.
Después, dirá en voz baja,
que así como ésta tuya, fue traviesa su infancia.
Y en tendido descanso, desandará dichoso
los ojos entornados, los días de "rabona",
los juegos en tejado, el rostro de la madre
y aquel padre tan hombre que los dejó temprano.
Y sentirá de pronto el terror de perderte,
o de que tú lo pierdas, y buscará tus pasos,
e irá con tu recuerdo trepando
hasta la rama lejana de aquel árbol,
follaje, como entonces,
refugio de ese miedo de suelo de los pájaros.
-Cuando venga tu padre...
y quien llega es un niño adormecido en hombre,
que en vez de reprenderte, se enternece añorando.

18

Padre, tú eres mi héroe.
Eres la base sobre la que me sustento.

Cuando pienso en ti, lo hago con mucho amor
y aprecio sincero.

Haces que me sienta protegido;
me escudo en tus cuidados.

Siempre has sido mi gran amigo; y Padre,
cuando te necesito siempre estás ahí.

19

Padre es quien te guía por buen camino,
que con amor enseña a sus niños,
hombre trabajador de sacrificio,
que trata a su familia con cariño.

Hombre con virtudes y defectos,
tan grande y con corazón inmenso.
Lo que aprendas estando consigo,
lo recordaras toda tu vida.

Siempre está cuando lo necesites,
seas hombre grande o niño pequeño,
él te consuela cuando estas triste,
te apoya en las metas y los sueños.

Aquel que te enseña cuando no sabes,
corrige cuando estas equivocado,
inteligente y con mucha experiencia,
da la vida por tenerte a su lado.

20

No guardes tus caricias.
No sostengas tus lágrimas.
No disimules tu alegría.
No escondas tus temores.
No calles tus historias.
No detengas por nada el amor
que tus manos puedan dar.
Sigue tus sueños.
Muestra tus cicatrices.
Cultiva sabiduría.
Disfruta los frutos
que hace tanto esperaste.

Autor: Arturo Mora.

Poesías cortas día del padre