Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

¿Sabes de que están compuestos los alimentos y que nos aportan?

Los alimentos y sus nutrientes

Hidratos de carbono o glúcidos

Los hidratos de carbono constituyen el combustible del organismo, necesario para realizar las actividades diarias.
Pueden ser simples o complejos y se encuentran, en su mayoría, en los alimentos de origen vegetal.
Los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (arroz, pan, pasta, patata, cereales…) deben ser la base de la alimentación.
Deben aportar entre el 50-55% del total de calorías de la dieta.

Grasas o lípidos

Las grasas o lípidos son el principal almacén de energía del organismo.

Tipos de grasas:

1.- Ácidos grasos saturados: son los que se encuentran mayoritariamente en las grasas de origen animal, por ejemplo grasas de las carnes, mantequilla, leche, manteca de cerdo. En su estado natural son sólidas. También se encuentra en gran proporción en grasas de origen vegetal, como el aceite de coco y de palma. Incrementan el colesterol en sangre. Son las menos saludables y son las grasas que debemos consumir en menor cantidad.

2.- Ácidos grasos insaturados: son los que se encuentran mayoritariamente en las grasas de alimentos vegetales, pescados y frutos secos. Se dividen en:

  • Monoinsaturados: se encuentran en mayor proporción en alimentos como el aceite de oliva, aguacate. El aceite de oliva es cardiosaludable, es decir tiene propiedades beneficiosas para el sistema cardiovascular.
  • Poliinsaturadas: se encuentran en mayor proporción en alimentos como el aceite de girasol, maíz, colza, soja y los que se encuentran en los pescados azules y frutos secos con efectos cardiosaludables.

3.- Grasas trans: las grasas trans, presentes en los alimentos, se incrementan excesivamente como resultado de modificar químicamente algunos aceites vegetales.
El proceso químico se llama hidrogenación y como resultado del mismo parte de las grasas poliinsaturadas se transforman en grasas saturadas. Los aceites pasan de líquido a estado sólido y los niveles de grasas saturadas se elevan. Se ha comprobado que incrementan los niveles de colesterol. Aumentan la concentración del LDL llamado “colesterol malo”. Pueden reducir las concentraciones de HDL o “colesterol bueno”. Si en la etiqueta de un producto aparece en su composición “grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas” podría contener grasas trans, por lo que hay que procurar reducir su consumo. Se encuentran frecuentemente en los snacks, palomitas de microondas, helados, patatas fritas, productos precocinados, algunas galletas, margarinas y bollería industrial.

Proteínas

Las proteínas son nutrientes estructurales que forman parte de los órganos y tejidos del organismo.
Están formadas por aminoácidos, de los cuales, 9 son esenciales durante la infancia.
La calidad o valor biológico de la proteína depende de la proporción de aminoácidos que contenga.
Las proteínas pueden ser:

  • de origen animal, de alto valor biológico, es decir, aportan todos los aminoácidos esenciales, se encuentran en huevos, carnes, pescados y mariscos.
  • de origen vegetal, deficitarias en algunos aminoácidos esenciales, son las legumbres: lentejas, garbanzos, alubias, soja, guisantes y habas secas.

Para compensar este déficit es conveniente combinar las legumbres con arroz o fideos.
Las proteínas deben aportar entre un 12-15% del total de calorías de la dieta.

Minerales

Los minerales son compuestos inorgánicos y como las vitaminas son esenciales para la vida, necesitándose un aporte pequeño a través de la dieta. De la misma forma que las vitaminas no hay ningún alimento que contenga todos los minerales. Tienen funciones plásticas y reguladoras y no aportan energía. Una dieta variada y equilibrada cubre las necesidades diarias de vitaminas y minerales.

Fuente: LaRiojaSalud

Para completar este artículo te recomiendo que leas:  Macrominerales - Microminerales - Vitaminas