Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sobrepeso, obesidad infantil

Los niños con sobrepeso u obesidad pueden beneficiarse de una alimentación saludable y actividad física regular (ejercicio). La infancia es una oportunidad importante para desarrollar patrones saludables para la vida y prevenir problemas de peso. El consejo profesional de un médico o nutricionista puede ayudar a su hijo a alcanzar y mantener un peso saludable.

El número de niños con sobrepeso está aumentando. Las investigaciones muestran que los niños con sobrepeso tienen más probabilidades de convertirse en adultos con sobrepeso.

Animar a su hijo a comer alimentos saludables y estar físicamente activo es importante para su futuro saludable. Puede ser un desafío y requiere paciencia, positividad, práctica y tiempo.

Busque consejo médico

Los niños tienen diferentes formas corporales a diferentes edades, por lo que puede ser difícil saber si un niño tiene sobrepeso. A medida que aumenta el número de niños con sobrepeso, nuestra visión de lo que es "normal" puede cambiar. Su médico podrá asesorarle sobre el crecimiento de su hijo.

¿Por qué los niños tienen sobrepeso?

Los niños tienen sobrepeso cuando la energía que "ingieren" (a través de la comida y la bebida) es mayor que la energía que "gastan" (a través de la actividad física y el ejercicio). Una dieta alta en energía y grasa, combinada con bajos niveles de actividad física y ejercicio, hará que una persona tenga sobrepeso.

Los niños heredan el tipo y la forma del cuerpo de sus padres. No puede cambiar estos factores, pero puede influir en los hábitos alimenticios y patrones de actividad de su hijo, lo que también afectará su peso corporal.

Posibles problemas para niños con sobrepeso

Los niños con sobrepeso pueden enfrentar muchas dificultades. Pueden sentirse diferentes a otros niños, lo que puede afectar su confianza. También pueden ser objeto de intimidación por parte de otros niños. Esto puede hacer que los padres se sientan preocupados porque sus hijos participen en actividades cotidianas como los deportes escolares. Desafortunadamente, este ciclo puede dificultar el control de peso.

Aunque los problemas de salud son menos comunes en la infancia, los niños que continúan teniendo sobrepeso hasta la edad adulta tienen un mayor riesgo de desarrollar:

  • Enfermedades del corazón.
  • Diabetes tipo 2.
  • Presión sanguínea alta.
  • Problemas articulares.
  • Problemas respiratorios.
  • Algunas formas de cáncer.

Es raro que una afección médica haga que un niño tenga sobrepeso, pero siempre consulte con su médico si le preocupa.

Cómo ayudar a su hijo con sobrepeso

Si su hijo tiene sobrepeso, es importante buscar el consejo de un profesional de la salud. Los niños pequeños no deben seguir dietas que limiten severamente la ingesta de alimentos. Se le puede recomendar que realice cambios permanentes en el estilo de vida y los patrones de alimentación de su familia. Todos en el hogar deben participar en estos cambios, independientemente del peso corporal, para que ningún niño se sienta señalado. Hacer los cambios correctos protegerá a sus hijos de desarrollar problemas de alimentación y dieta más adelante en la vida.

Pueden pasar varios intentos antes de que los niños estén felices de cambiar sus elecciones de alimentos o volverse más activos. Esto puede ser frustrante. No se rinda. Recuerde mantenerse positivo. Los niños con sobrepeso necesitan saber que son amados e importantes, independientemente de su peso.

Formas de fomentar cambios saludables en la alimentación de su hijo

Las sugerencias incluyen:

  • Compre, prepare y ofrezca los alimentos que le gustaría que comiera su hijo. Permítales elegir qué y cuánto de estos alimentos comerán.
  • Siga ofreciendo alimentos saludables incluso si se rechazan al principio.
  • Incluya las opciones de alimentos de su hijo en el menú familiar de vez en cuando.
  • Actuar como un modelo a seguir. Asegúrese de que su hijo lo vea comiendo alimentos saludables.
  • Involucre a los niños en la preparación de alimentos simples, como hacer una ensalada.
  • Deje que su hijo decida si ha tenido suficiente, incluso si deja comida en su plato. Esto anima a los niños a comprender mejor los sentimientos de hambre y saciedad. Estos hábitos pueden ayudar a controlar el apetito y evitar comer en exceso a medida que crecen.
  • Fomente la alimentación lenta. Ofrezca alimentos crujientes que necesiten mucha masticación.
  • Ayude a su hijo a reconocer si come cuando está aburrido, triste o solo. Intenta sugerir otra actividad para ayudar a distraerlos.
  • Trate de no castigar, recompensar o animar a su hijo con comida. A veces puede ser tentador usar la comida de esta manera, pero establece una relación poco saludable con la comida.

Actividad familiar divertida

Un estilo de vida activo es importante para toda la familia, independientemente de su edad o peso. La actividad física ayuda a desarrollar habilidades, hace sentir mejor y ayuda a protegernos de muchas enfermedades del estilo de vida.

La actividad debe ser divertida, sin centrarse solo en la competencia o las habilidades.

Consejos para aumentar la actividad diaria.

Las sugerencias incluyen:

  • Mantenerse activo para que los hijos sigan el ejemplo.
  • Fomentar pasar tiempo al aire libre.
  • Intente usar el coche menos. Caminen o vayan en bicicleta.
  • Ayude a su hijo a encontrar un equilibrio entre el deporte organizado, actividades divertidas y deportes individuales como la natación y el baile.
  • Encuentre una actividad que su hijo disfrute y que sea divertida, fácilmente disponible, asequible y que coincida con la edad y el nivel de habilidad de su hijo. Pregúntele al maestro de educación física de su hijo, u otros educadores sobre las opciones.
  • Sea solidario y alentador. Algunos niños se sienten avergonzados e incómodos por sus habilidades físicas o su apariencia.
  • Motive a sus hijos a mantenerse activos, aunque no siempre es fácil.

Televisión y visualización de pantalla

Ver demasiada televisión está estrechamente relacionado con el sobrepeso en los niños. Cuando los niños ven televisión, no están activos. También es más probable que vean anuncios de alimentos que los alienten a comer, ya sea que tengan hambre o no. Las sugerencias incluyen:

Limite la actividad sedentaria como ver televisión, videos, juegos y uso de ordenadores. Estas actividades no deben sumar más de dos horas al día para niños de cinco años en adelante y no más de una hora por día para niños de dos a cinco años.

Evite comer mientras la televisión está encendida. Esto puede ser una distracción del tiempo en familia.

Empezar

Comience despacio. Es mejor administrar uno o dos cambios pequeños antes de pasar al siguiente cambio. Descubra lo que funciona para su familia: todos somos diferentes. Pueden ocurrir pequeños contratiempos, pero trate de ser paciente y recompense el esfuerzo y el progreso de su hijo con libros o salidas especiales.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.