Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Enfermedad de Osgood Schlatter

La rodilla es una articulación articulada, situada entre el hueso del muslo (fémur) y las espinillas (tibia y peroné). La contracción de los músculos en la parte delantera del muslo (cuádriceps) endereza la rodilla, mientras que la contracción de los músculos en la parte posterior del muslo (los isquiotibiales) dobla la rodilla.

El músculo cuádriceps se une al hueso de la espinilla debajo de la rótula a través del grueso tendón de la rótula. El punto de unión del tendón de la rótula al hueso de la espinilla es la protuberancia ósea (tuberosidad tibial) justo debajo de la rodilla.

El síndrome (o enfermedad) de Osgood-Schlatter es una afección dolorosa de la rodilla que tiende a afectar a los adolescentes. Los niños se ven más afectados que las niñas, aunque esto podría deberse a diferentes patrones de actividad. Se cree que alrededor del 13 por ciento del dolor de rodilla en los adolescentes se debe al síndrome de Osgood-Schlatter.

A menudo ocurre durante un período de crecimiento acelerado y está asociado con la actividad física. Se cree que el tendón que une los músculos cuádriceps al hueso de la espinilla se tensa y causa inflamación y microfracturas en la tuberosidad tibial.

La tuberosidad tibial se hincha y se siente dolorosa durante ciertas actividades, como correr, arrodillarse o subir escaleras. El síndrome de Osgood-Schlatter generalmente se resuelve solo con el tiempo. Las opciones de tratamiento incluyen modificación de la actividad, hielo, medicamentos para aliviar el dolor, estiramientos y fisioterapia.

Síntomas del síndrome de Osgood-Schlatter

Los síntomas de la enfermedad de Osgood-Schlatter dependen de la gravedad de la afección, pero pueden incluir:

  • Dolor en una o ambas rodillas.
  • Dolor al enderezar la articulación de la rodilla o ponerse en cuclillas.
  • Dolor al correr o al subir y bajar escaleras.
  • Dolor que alivia con el descanso.
  • Una tuberosidad tibial hinchada.
  • Piel roja e inflamada sobre la tuberosidad tibial.
  • Músculos cuádriceps que a veces pueden perder fuerza y ​​volumen.

El riesgo de fractura con el síndrome de Osgood-Schlatter

Los músculos cuádriceps están unidos a la tuberosidad tibial por el tendón de la rótula. Durante el crecimiento óseo, el tendón puede tensarse. Cuando el músculo cuádriceps se contrae, tira aún más del tendón apretado, y el punto donde el tendón se une al hueso de la espinilla se inflama y se producen microfracturas en el hueso. En algunos casos, el hueso puede desalojarse parcialmente (fractura por avulsión parcial).

El cuerpo repara las fracturas colocando tejido óseo adicional. El resultado es una protuberancia más grande de lo normal en la tuberosidad tibial.

Causas del síndrome de Osgood-Schlatter

Algunas de las causas de la enfermedad de Osgood-Schlatter pueden incluir:

  • Crecimiento acelerado: la afección tiende a afectar a los niños adolescentes. Los niños afectados suelen tener entre 13 y 14 años, mientras que las niñas afectadas suelen tener entre 10 y 11 años.
  • Ejercicio: los niños activos, particularmente aquellos que participan en atletismo y deportes, tienen un mayor riesgo.
  • Género: los niños son más susceptibles que las niñas, pero quizás esto se deba a que los niños suelen practicar deportes más vigorosos.
  • Lesión: aproximadamente la mitad de todos los niños con la afección informan una lesión previa en la rodilla.

Diagnóstico del síndrome de Osgood-Schlatter

La enfermedad de Osgood-Schlatter se diagnostica principalmente por presentación clínica (síntomas de presentación y examen físico). Sin embargo, se pueden usar pruebas adicionales, como una radiografía o una ecografía, para descartar otras posibles causas de los síntomas.

Tratamiento para el síndrome de Osgood-Schlatter

El síndrome de Osgood-Schlatter generalmente se resuelve por sí solo dentro de los 12 meses. Sin embargo, la rodilla puede permanecer incómoda hasta que finalice el crecimiento.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Modificación de la actividad o descanso relativo: evitar por completo las actividades que son dolorosas durante al menos un par de semanas seguidas de un retorno gradual a la actividad guiado por los niveles de síntomas.
  • Uso frecuente de bolsas de hielo para reducir el dolor local y la hinchazón.
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para los cuádriceps, isquiotibiales y músculos de la pantorrilla: un fisioterapeuta puede proporcionar un programa adecuado.
  • Medicamentos, incluidos analgésicos y antiinflamatorios.
  • Muy raramente, cirugía, solo en caso extremo y una vez que el crecimiento ha terminado.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.