Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

neuroblastoma

Neuroblastoma

El neuroblastoma es un tipo raro de cáncer que afecta principalmente a bebés y niños pequeños.

Se desarrolla a partir de células nerviosas especializadas (neuroblastos) que quedan del desarrollo de un bebé en el útero.

El neuroblastoma ocurre con más frecuencia en una de las glándulas suprarrenales situadas sobre los riñones, o en el tejido nervioso que corre a lo largo de la médula espinal en el cuello, el tórax, la barriga o la pelvis.

Se puede diseminar a otros órganos como la médula ósea, los huesos, los ganglios linfáticos, el hígado y la piel.

La causa es desconocida. Hay casos muy raros en que los niños de la misma familia se ven afectados, pero en general el neuroblastoma no se presenta en las familias.

Síntomas del neuroblastoma

Los síntomas del neuroblastoma varían según dónde se encuentre el cáncer y si se ha diseminado.

Los primeros síntomas pueden ser vagos y difíciles de detectar, y pueden confundirse fácilmente con los de las condiciones más comunes de la infancia.

Los síntomas pueden incluir:

  • Barriga inflamada y dolorosa, a veces asociada con estreñimiento y dificultad para orinar.
  • Falta de aire y dificultad para tragar.
  • Bulto en el cuello.
  • Bultos azulados en la piel y moretones, especialmente alrededor de los ojos.
  • Debilidad en las piernas y una marcha inestable, con adormecimiento en la parte inferior del cuerpo, estreñimiento y dificultad para orinar.
  • Fatiga, pérdida de energía, piel pálida, pérdida de apetito y pérdida de peso.
  • Dolor óseo, cojera e irritabilidad general.
  • Raras veces, movimientos bruscos del ojo y músculos.

Consulte a su médico de cabecera si le preocupa que su hijo pueda estar gravemente enfermo.

Pruebas de neuroblastoma

Se pueden realizar varias pruebas si se cree que su hijo podría tener un neuroblastoma.

Estas pruebas pueden incluir:

  • Un examen de orina: para detectar ciertos químicos producidos por las células de neuroblastoma que se encuentran en la orina.
  • Exploraciones, tales como ecografías, tomografías computarizadas y exploraciones de resonancia magnética de varias partes del cuerpo para observar estas áreas en detalle.
  • Una exploración de mIBG: esto implica la inyección de una sustancia captada por células de neuroblastoma.
  • Una biopsia: la extracción de una muestra de células del tejido del tumor para examinarlas con un microscopio para que se pueda identificar el tipo de cáncer; La muestra generalmente se extrae bajo anestesia general con una aguja especial.
  • Biopsias de médula ósea: para ver si hay células cancerosas en la médula ósea.

Una vez que se hayan completado estas pruebas, generalmente será posible confirmar si el diagnóstico es un neuroblastoma y determinar en qué etapa se encuentra.

Etapas del neuroblastoma

Como con la mayoría de los cánceres, el neuroblastoma tiene una etapa. Esto indica si se ha extendido y, si es así, hasta dónde.

El sistema de estadificación utilizado para el neuroblastoma es:

  • Etapa L1: el cáncer está en un solo lugar y no se ha diseminado, y se puede extirpar mediante cirugía.
  • Etapa L2: el cáncer está en un solo lugar y no se ha diseminado, pero no se puede extirpar de manera segura mediante cirugía.
  • Etapa M: el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.
  • Etapa Ms: el cáncer se ha diseminado a la piel, el hígado o la médula ósea en niños menores de 18 meses.

Conocer la etapa del neuroblastoma de su hijo permitirá a los médicos decidir cuál es el mejor tratamiento.

Tratamiento y perspectivas para el neuroblastoma

Los principales tratamientos para el neuroblastoma son:

  • Cirugía para extirpar el cáncer: a veces esto es todo lo que se necesita.
  • Quimioterapia (donde se usa la medicación para matar las células cancerosas): este puede ser el único tratamiento necesario o se puede administrar para reducir el tamaño del cáncer antes de la cirugía.
  • Radioterapia (donde se usa la radiación para destruir las células cancerosas): algunas veces, esto se puede usar después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa restante en el área afectada.
  • Quimioterapia de dosis alta seguida de un trasplante de células madre: donde las células madre de su hijo se recolectan, se congelan y se almacenan antes de la quimioterapia intensiva, y luego se las devuelven.
  • Inmunoterapia: se administra un medicamento que se dirige directamente a las células del neuroblastoma, aunque todavía no se usa de manera rutinaria.

Es posible que algunos bebés y niños menores de 18 meses con neuroblastoma en estadio L1 o Ms que no presenten síntomas no necesiten ningún tratamiento, ya que algunas veces el cáncer puede desaparecer por sí solo.

El pronóstico para el neuroblastoma varía considerablemente, y generalmente es mejor para los niños más pequeños cuyo cáncer no se ha diseminado. Sus médicos podrán brindarle información más específica sobre su hijo.

Casi la mitad de los neuroblastomas son un tipo que puede regresar a pesar del tratamiento intensivo. Tratamiento adicional a menudo será necesario en estos casos.

Grupos de apoyo y organizaciones

Que le digan a su hijo que tiene cáncer puede ser una experiencia angustiosa y desalentadora.

Puede resultarle útil ponerse en contacto con un grupo de apoyo o una organización o asociación.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.