Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cancer infantil

El cáncer en niños. ¿Qué es el cáncer? ¿Cómo se produce? Recomendaciones para prevenirlo y la importancia de un diagnóstico precoz.

El organismo lo forman millones de células. Cada una tiene su misión asociada a un plan vital específico. Algunas células sólo viven unos meses, por ejemplo, las de la piel. Otras, unas semanas y otras, toda la vida, como las neuronas.

Muchas de las células pueden seguir multiplicándose a lo largo de la vida, por ejemplo, las encargadas de regenerar tejidos. Pero el crecimiento llega a un límite. Si ese límite se rompe en una célula y empieza a multiplicarse sin control, aparece el Cáncer.

Hay muchos factores externos a los que estamos expuestos y que alteran los genes, originando el cáncer. Estos pueden ser:

  • Radiación artificial y solar.
  • Ambiente contaminado: químicos, tabaco, hidrocarburantes…
  • Infecciones víricas: hepatitis, papiloma…
  • Mala alimentación. Exceso de comida basura y artificial.

Todo lo anterior es muy dañino para los genes. El organismo es capaz de reparar genes dañados y a diario se eliminan células cancerosas, pero por desgracia a veces el sistema defensivo no funciona bien.

¿Cómo se puede mejorar las defensas de nuestro cuerpo? Manteniendo una alimentación sana y equilibrada, libre de alimentos perjudiciales. Descansando lo suficiente a diario, para que podamos regenerarnos y evitando el estrés.

¿Qué origina el cáncer infantil?

  • Predisposición genética. 
  • Factores ambientales. 
  • Infecciones virales. 

¿Qué se puede hacer para prevenir el Cáncer Infantil?

  1. Llevar una vida lo más sana posible y con hábitos saludables, que deben ser transmitidos a los niños desde que nacen. Recomendaciones:
  2. Nada de tabaco, los niños fuman a través de los adultos que lo hacen a su alrededor y además será un hábito que también acabarán adquiriendo más pronto que tarde. Somos su ejemplo, y si nosotros lo hacemos, ellos lo verán tan normal. ¿Cómo decirles a nuestros hijos que no fumen si siempre nos han visto con un cigarro en la mano?
  3. La dieta familiar debe ser sana y equilibrada. Hay alimentos que favorecen la aparición del cáncer: Azúcar, grasas saturadas, edulcorantes, conservantes, colorantes. Hay que cambiar esas meriendas con chuches y bollería, por otras opciones sanas.
    Limita el consumo de grasas y proteínas animales, así como de lo fritos y asados. Una buena opción es elegir frutas, verduras y alimentos ecológicos. También es muy importante beber una par de litros de agua al día. Nada de refrescos o zumos artificiales, sólo aportan azúcar, que es veneno para nuestro cuerpo.
  4. El ejercicio es muy importante, tanto para el cuerpo como para la mente, y si se hace al aire libre y en familia mucho mejor.
  5. Se debe evitar el estrés en la medida de lo posible, es necesario que los niños se encuentren tranquilos en casa, en un ambiente de tranquilidad y bienestar emocional. El estrés, los nervios, las peleas, pueden afectar mucho la salud de nuestros niños.
  6. El descanso y respetar las horas de sueño es fundamental para que nuestro cuerpo pueda regenerarse y sanarse cada día.
  7. Si puedes, opta por vivir en una zona donde con poca contaminación.

¿Cómo se puede detectar el Cáncer Infantil?

El Cáncer Infantil, es una terrible enfermedad, no hay nada más doloroso que tener a un hijo sufriendo por esta causa, pero en muchos casos las posibilidades de curación son mucho mayores en los niños que en los adultos. Pero para superarlo con éxito es fundamental detectarlo lo antes posible. Por ejemplo, si en una familia hay antecedentes de cáncer infantil o tendencia a sufrir un tipo de cáncer en concreto se pueden hacer revisiones periódicas.

Es importante saber que síntomas pueden indicar que se trate de un cáncer. Y aquí no hay duda, los síntomas siempre van a más, no se tienen una semana, desaparecen y luego vuelven al par de meses. Te pongo unos ejemplos: Un dolor de cabeza, que no se quita y dura días y semanas e incluso se hace más intenso. Fiebre constante que no desaparece tras varios días o semanas. Cuando aparece sangre en las heces durante días. Cuando aparece un dolor en una zona y sin un golpe previo, y ese dolor va en aumento y permanece semanas.

Por eso, si aparecen síntomas de repente y perduran según pasan los días, acude al médico para que lo evalúe. Más vale prevenir que curar y no se trata de obsesionarse con eso, simplemente si intuimos que algo no es normal, cuanto antes lo consultemos mejor y en caso de que se trate de cáncer las posibilidades de curación serán mucho mayores.