¿Cuánto tiempo debe durar la siesta de un niño?

La importancia de la siesta en los niños pequeños

Las necesidades de sueño de los bebés son mucho mayores que las de los adultos. Por supuesto, las necesidades de sueño de un recién nacido no son las mismas que las de un niño de 4 años. Hay que saber adaptar estos momentos al ritmo de la familia respetando las necesidades del bebé.

Dependiendo de si tiene 2 meses, 1 año o 4 años, el bebé no tiene las mismas necesidades de sueño. Una cosa es cierta, es que dormir durante el día es necesario para él. Incluso teniendo en cuenta su edad, es difícil dar un tiempo preciso en cuanto a los períodos de sueño. Hay pequeños y grandes durmientes, y no hay mucho que los padres puedan hacer al respecto. Sin embargo, pueden y deben permanecer atentos al comportamiento de su hijo, que indicará si está durmiendo lo suficiente o no.

La siesta del bebé: ¿cómo hacer que duerma bien?

Sea cual sea su edad, el bebé necesita un ambiente tranquilo y sereno, que le permita dormirse y dormir.

Así que antes de acostarlo, ya sea para la siesta o para ir a la cama:

  • Reducir el ruido en la casa para la hora de la siesta: apagar la TV, dejar de hacer juegos ruidosos.
  • También hablar con el bebé, hacerle entender que es casi la hora de dormir y que es un momento especial que debe saber apreciar.
  • No dudes en introducir un ritual de siesta: canción de cuna, abrazo, pequeño cuento... Nota: los rituales tienen su lugar antes de la hora de la siesta y pueden ayudar al bebé a reconocer cuándo es hora de irse a la cama. Pero estos rituales no deben durar horas, por supuesto, ya que la separación, al ser una sola, no dura mucho tiempo.
  • Deja que el niño tenga algo que lo tranquilice, por ejemplo, una mantita, peluche, etc.
  • La temperatura ambiente debería estar entre 18 y 20 grados centígrados.
  • Entonces déjalo que se duerma solo.

La siesta y la necesidad de dormir

Las necesidades de sueño de un niño se satisfacen si éste está tranquilo y se comporta con normalidad. La calma no significa apatía, por supuesto, sólo que el niño no es ni hiperactivo ni sobreexcitado durante el día y especialmente por la noche.

Además, es esencial estar atento a los signos de cansancio que muestra el niño:

  • Enfado.
  • No quiere jugar más.
  • Llora por un sí o un no.
  • Se frota los ojos, bosteza, etc.

Aquí, no debes intentar retrasar el sueño sólo porque no es la hora o porque tienes que hacer recados. Si está cansado, el niño debe dormir.

Es igual de importante que tenga un ritmo regular. No te preocupes, los niños suelen adaptarse naturalmente al ritmo de la familia. Una vez que sus hábitos de sueño están en su lugar, no hay duda de que no afectara en la rutina.

No debes llevar al bebé de compras durante su período de sueño habitual. El truco es darle un ritmo regular y respetar ese ritmo. Son los padres los que deben adaptarse a las necesidades del bebé y no al revés.

Siesta mes a mes

  • Hasta los 6 meses, el niño a menudo necesita tres siestas: una por la mañana y dos por la tarde.
  • De 9 a 12 meses, la siesta de la tarde en muchos casos no suele ocurrir.
  • De 15 a 18 meses, a menudo sólo toma una siesta, a primera hora de la tarde.

Ten en cuenta que en los recién nacidos (hasta unos 3 meses), la necesidad de dormir es muy importante.  Tienen un ritmo particular, en ciclos de 3 o 4 horas, día y noche. Por lo tanto, es absolutamente normal que se despierten en medio de la noche. Después de 3 meses, los despertares nocturnos son menos frecuentes y el bebé se las arregla para adoptar un ritmo día/noche más acorde con el ritmo social de los padres.

Además, no si el niño es llevado a un centro infantil los ritmos no serán los mismos que si se quedara en casa todo el día. Sin embargo, sabe adaptarse a las condiciones de vida.

Finalmente, después de 2 años, las necesidades son menos importantes: una siesta de 2 horas a primera hora de la tarde suele ser suficiente. Pero hasta los 4 años, la siesta sigue siendo una necesidad fisiológica. Una vez más, no es una generalidad, algunos niños dormirán más, otros mucho menos, lo principal es que esté en forma y descansado.

¿Una siesta impide que el bebé duerma por la noche?

Sólo porque el bebé duerma una buena siesta durante el día no significa que tenga problemas para dormirse por la noche. Por lo tanto, es inútil que se salte la siesta para que duerma por la noche. Por el contrario, cuanto más tranquilo y descansado esté un niño durante el día, mejor dormirá por la noche. La falta de sueño durante el día se traduce en hiperactividad por la noche y problemas de comportamiento. Estará inquieto, malhumorado, pero tendrá grandes dificultades para dormirse.

A partir de los 2 años, hay una relación inversa entre el tiempo de sueño diurno y el tiempo de sueño nocturno. Así, cuanto más duerme el niño durante el día, menos duerme por la noche. Si la siesta de la tarde es demasiado tarde y larga, puede retrasar la hora de acostarse. Sin embargo, una siesta tomada por un niño que la necesita, a primera hora de la tarde, y que no sea demasiado larga, tiene un efecto beneficioso sobre su estado de ánimo y su comportamiento y le permite dormir bien por la noche. 

¿Qué debo hacer si mi bebé no puede dormir la siesta?

A veces el bebé es reacio a la siesta. Deja claro que no quiere ir o expresa su disgusto llorando. A veces ni siquiera puede dormirse.

Así que, si el niño tiene problemas para dormir o comportarse, debes ver al pediatra.

El médico Pregunta a los padres sobre el comportamiento y los hábitos del niño, pero también sobre los propios padres. De hecho, muy a menudo, los niños sienten y expresan a su manera los problemas sociales, psicológicos y de otro tipo de sus padres. Por eso es esencial ofrecer al niño un ambiente tranquilo y sereno, pero también no ceder al más mínimo de sus caprichos.

Encontrar un equilibrio entre sus necesidades y tu ritmo es a veces delicado y puede llevar tiempo. Simplemente hay que ser paciente y permanecer atentos a las necesidades del niño.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!