Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Rivalidad entre hermanos

Todos los padres de más de un niño sueñan en grande cuando se trata de criar hermanos: nos imaginamos a nuestros pequeños compartiendo ropa y juguetes, vistiendo atuendos a juego en las fotos de las fiestas y defendiéndose mutuamente contra los matones en el patio de recreo.

Sin embargo, la realidad es esta: cuando estás criando a dos o más niños, estás lidiando con personalidades y temperamentos muy diferentes. Habrá competencia. Habrá celos y resentimiento. Habrá peleas, y algunas serán intensas.

Entonces, ¿qué puedes hacer, como padre, para sembrar algunas semillas de paz? Aquí está todo lo que necesita saber sobre las fuentes de rivalidad entre hermanos y cómo puedes ayudar a tus hijos a comportarse más como amigos y menos como enemigos mortales.

¿Qué es la rivalidad entre hermanos?

La rivalidad entre hermanos describe el conflicto en curso entre los niños criados en la misma familia. Puede suceder entre hermanos de sangre, hermanastros e incluso hermanos adoptivos. Puede tomar la forma de:

  • Peleas verbales o físicas.
  • Insultos.
  • Disputas.
  • Estar en constante competencia por la atención de los padres.
  • Expresar sentimientos de envidia.

Es estresante para mamá o papá, pero es totalmente normal: te retamos a que encuentres un padre en el mundo que no haya lidiado con eso.

¿Qué causa la rivalidad entre hermanos?

Seamos honestos: a veces tienes ganas de pelear con tu cónyuge o pareja, ¿verdad? Por supuesto que sí. Viven juntos 24/7. Los lazos familiares unidos son algo bueno, pero también pueden generar una irritación perfectamente normal entre ellos.

Lo mismo sucede entre hermanos, y debido a que se trata de pequeñas personas inmaduras en el desarrollo, esas irritaciones pueden agravarse por otros factores:

  • Grandes cambios en la vida. Una mudanza, la llegada de un nuevo bebé, una separación o divorcio, etc. Son eventos estresantes para padres e hijos por igual, y muchos niños expresan sus frustraciones y ansiedades en el objetivo más cercano (es decir, su hermano pequeño).
  • Edades y etapas. Hay algunas etapas de desarrollo cuando la rivalidad entre hermanos es peor, como cuando ambos niños tienen menos de 4 años o hay brechas de edad especialmente grandes o pequeñas entre hermanos.
  • Celos. Tu hijo de 3 años pintó una hermosa imagen en la escuela infantil y lo elogiaste por eso... y ahora su hermano mayor amenaza con romperlo. ¿Por qué? Se siente celoso de los elogios.
  • Individualidad. Los niños tienen una inclinación natural a diferenciarse, incluso de sus hermanos. Esto puede provocar competiciones para ver quién puede construir la torre más alta, llegar primero al coche o comer la mayor cantidad de waffles. Puede parecer trivial para los adultos, pero se siente enormemente importante para ellos.
  • Falta de habilidades de resolución de conflictos. Si tus hijos te ven rutinariamente peleando con tu pareja de manera ruidosa o agresiva, pueden imitar ese comportamiento. Literalmente, podrían no conocer otra forma de manejar sus conflictos.
  • Dinámica de la familia. Si un niño tiene una enfermedad crónica o necesidades especiales, ha recibido un trato diferente debido al orden de nacimiento o ha reforzado sus comportamientos negativos, puede alterar la forma en que todos en la familia se comunican y se tratan entre sí.

Antes de comenzar a culparte por todas las elecciones de vida que has hecho que han hecho que tus hijos se odien a diario, respira profundamente. Los hermanos van a pelear, con o sin tu interferencia.

Tus elecciones pueden contribuir o incluso empeorar una rivalidad entre hermanos existente, pero es probable que no hayas causado directamente que tus hijos compitan entre sí. Además, no importa lo que hagas, no puedes detenerlo por completo.

Dicho esto, hay comportamientos parentales que pueden exacerbar la rivalidad entre hermanos. Si haces algo de lo siguiente (incluso sin saberlo), podrías estar empeorando la situación:

  • Constantemente alabas a un niño y críticas a otro.
  • Enfrentas a tus hijos en competencia.
  • Asignar roles familiares específicos (Ana es un genio de las matemáticas y David es el artista)
  • Prestas más atención a las necesidades e intereses de un niño que del otro.

Ejemplos de rivalidad entre hermanos

¿Cómo se ve realmente la rivalidad entre hermanos? Algunos ejemplos.

  • Tu hijo de 3 años "accidentalmente" se sienta sobre su hermanito de 2 meses mientras está acostado sobre una colchoneta. Cuando le preguntas a tu hijo mayor qué pasó, él dice: "¡No me gusta el bebé! No quiero que viva más aquí ".
  • Tus hijos de 5 y 7 años están jugando felizmente con sus trenes, y al minuto siguiente están gritando sobre quién puede empujar el tren azul por la vía. Cuando llegas a su habitación, ya lloran y se niegan a jugar entre ellos.
  • Después de la cena, sus tres hijos (de 6, 9 y 11 años) comienzan a discutir sobre qué programa ver en la televisión antes de acostarse. No hay consenso; cada niño piensa que su elección debería "ganar".

Como manejar las peleas

Cuando se desata una pelea entre tus hijos, debes tratar de mantenerte fuera de ella tanto como sea posible. Tus hijos no aprenderán cómo negociar sus propios conflictos si siempre interfieres.

Al mismo tiempo, tus hijos solo aprenderán cómo manejar adecuadamente los conflictos si ven una buena resolución de conflictos en acción (es decir, lo aprenden de los adultos con los que conviven) A continuación, te mostramos cómo modelar la resolución de conflictos en los ejemplos proporcionados en la sección anterior.

  • Mantén las cosas simples. Tal vez puedes decir: "Tu hermano es parte de nuestra familia y necesitamos cuidar a las personas de nuestra familia". Retira a tu hijo mayor (o al bebé) de la habitación hasta que el mayor esté tranquilo. Más tarde, es posible que desees calmar las inseguridades de tu hijo mayor prestándole atención personalizada o alentándolo a que hable sobre todas las cosas divertidas que puede hacer con su hermano pequeño a medida que crezca.
  • Por alguna razón, el tren azul se ha considerado "mejor", pero no puede estar en dos lugares a la vez. Tus hijos tienen una opción: pueden compartir el tren azul o perderlo. Presenta con calma esta elección y déjalos decidir. Si la lucha persiste, simplemente retira el tren azul. Si llegan a una tregua renuente, recuérdales que cualquier lucha continua dará como resultado que todos los trenes tomen un "tiempo de espera".
  • A esta edad, tus hijos pueden participar en la parte de resolución de conflictos que genera soluciones. Tal vez puedes decir: "Parece que no pueden ponerse de acuerdo. ¿Debo elegir yo? Cuando protesten, dales una oportunidad de resolverlo ellos mismos (es decir, dividiendo el tiempo de televisión entre selecciones o asignando a cada persona una "noche de elección de televisión" designada). Si no hay Ningún acuerdo pacífico en 5 minutos significa que no hay televisión, punto.

El hilo común en estos escenarios es, como padre, asumas el papel de asesor de línea lateral, no de árbitro en el campo. Al fomentar la resolución de conflictos entre tus hijos, es importante:

  • Evita tomar partido: a menos que hayas visto a un niño lastimar a otro sin provocación, todos los involucrados en la pelea tienen parte de la culpa.
  • Fomentar una solución que sea beneficiosa para todos, incluso si implica algún compromiso.
  • Establecer límites, no usar insultos o contacto físico ("Puedes decir que estás enfadado, pero no puedes golpear a tu hermano").
  • Enseña empatía, alentando a tus hijos a ponerse en el lugar de sus hermanos ("¿Recuerdan cuando Dani no compartió su libro para colorear ayer? ¿Cómo les hizo sentir eso?")

Facilitando la armonía

Recuerda, probablemente no causaste una rivalidad entre hermanos, pero puedes empeorarlo sin darte cuenta. Afortunadamente, hay algunas maneras fáciles de promover más camaradería en casa.

No puedes detenerlo por completo, pero la implementación de estas estrategias de crianza puede reducir la frecuencia con la que tus hijos pelean.

Si todos los niños son diferentes, entonces la forma en que crías a cada uno también debería ser diferente. Un niño puede necesitar un tipo diferente de atención, responsabilidad y disciplina para prosperar que otro.

Priorizar el tiempo uno a uno. Diariamente, trata de dedicar unos minutos individualmente con cada uno de tus hijos. Luego, semanal o mensualmente, intenten pasar un "tiempo a solas" haciendo una actividad favorita juntos.

Promueve una cultura de equipo en tu familia. Cuando los padres y hermanos actúan como un equipo que trabaja hacia objetivos comunes, los miembros tienden a llevarse mejor y no competir tanto.

Dale a todos un poco de espacio. Si tus hijos comparten una habitación, designa áreas de la casa donde puedan retirarse para tomarse un descanso.

Reuniones familiares. Esta es una gran oportunidad para que todos los miembros de la familia expresen sus quejas, ofrezcan soluciones y resuelvan los conflictos lejos del calor del momento.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!