¿Cómo vestir a tu bebé para salir en invierno?

El frío suele ser una fuente de preocupación para los padres, que no siempre saben cómo vestir a su bebé en invierno. Muchos tienden a abrigar demasiado a su pequeño cuando no es necesario. No te preocupes, puedes sacar a tu bebé incluso con el tiempo más fresco, siempre que tomes algunas precauciones y vistas a tu bebé adecuadamente. Si no tienes ropa de abrigo para tu hijo puedes encontrar fácilmente lo que buscas en www.condor.es

Para combatir el frío, puedes comprar pelele para bebe de punto la prenda perfecta para mantener a tu bebé cómodo y caliente dentro y fuera de casa. Además, es muy recomendable que, en las primeras semanas y meses de vida de tu hijo, elijas prendas que se cierren con broches de presión. Así será más fácil ponérselos y quitárselos si tienes que cambiarlo.

¿Por qué es tan importante elegir la ropa de invierno adecuada?

El reflejo en invierno es elegir ropa de abrigo calentita, así que, para el bebé, tendemos a hacer lo mismo. Pero cuidado, para adoptar una buena técnica de vestir en invierno, es imprescindible tener en cuenta las funciones corporales de tu bebé:

  • Los bebés aún no son capaces de regular su propio equilibrio térmico.
  • Los vasos sanguíneos de la cabeza están muy cerca de la superficie de la piel, por lo que se emite más calor que en otros lugares.
  • Los bebés aún no tienen suficiente pelo para proporcionar una buena protección térmica a la cabeza.
  • Las manos y los pies aún no reciben toda la sangre y, por lo tanto, se enfrían rápidamente.

El secreto para que tu bebé responda mejor al frío es adoptar la técnica de la cebolla. ¿Qué es?

La idea es poner varias capas finas en lugar de una gruesa. La primera capa es la base para mantener la temperatura. Suele ser un body de manga larga. A continuación, añade 2 capas y posiblemente una más dependiendo de la temperatura.

¿Cuántas capas debo ponerle a mi bebé? Es difícil dar una respuesta general, ya que depende del frío que haga. Una buena regla general es poner una capa más a tu bebé que a ti mismo.

Varias capas finas no solo mantienen al bebé más abrigado que una sola capa gruesa, sino que también es bueno poder ir quitando capas poco a poco cuando se pasa del frío al calor, para que el bebé no sude y se sobrecaliente.

¿Cómo vestir al bebé en casa en invierno?

En primer lugar, es importante saber que tu bebé recién nacido aún no es capaz de controlar correctamente su temperatura corporal. Por lo tanto, es más sensible al frío que tú. Por lo tanto, debes asegurarte de que tu bebé vaya bien abrigado, pero no en exceso, ya que el objetivo es no hacerle sudar.

La mejor manera de saber si tu bebé tiene demasiado calor es tocarle la nuca. Si el cuello está caliente y húmedo, el niño tiene demasiado calor y es mejor quitarle una capa de ropa. Si la nuca está fría, añade una capa más. Como las manos y los pies suelen estar más fríos, no son buenos indicadores.

A la hora de dormir, asegúrate de que la temperatura de la habitación de tu bebé esté alrededor de 18°C. Para ello, utiliza un simple termómetro o un dispositivo electrónico. Además, un body de manga larga, un pijama y un saco de dormir le mantendrán caliente en su cama. Hay algunos signos que indican que tu bebé tiene demasiado calor, como la piel húmeda, el pelo mojado o la inquietud. En ese caso quita una capa de ropa.

¿Cómo vestir al bebé para salir en invierno?

Aunque haga mucho frío los paseos al aire libre mantienen al bebé saludable y feliz. Aunque solemos centrarnos en proteger a nuestro bebé del frío, también debemos tener en cuenta los riesgos de sobrecalentamiento, que son igual de importantes.

Es importante que tu hijo salga para tomar aire fresco y ver la luz del día. Por lo tanto, puedes salir todos los días a dar un pequeño paseo con él. Sin embargo, si tu bebé está malito, es mejor que te quedes en casa. Antes de salir, cubre la cabeza de tu hijo con un gorro que se ajuste a la barbilla y que también cubra las orejas.

Además, las manos y los pies de tu hijo se enfrían más rápidamente, así que cúbrelos bien antes de salir y asegúrate de que estén siempre calientes durante el paseo. Para ello, elige guantes, calcetines y, posiblemente, botines.

Para vestir bien a tu bebé en invierno, no dudes en ponerle varias capas de ropa. Estas actúan como aislantes. De esta manera, será más fácil quitar o añadir ropa si es necesario. Recuerda la norma, tu bebé debe llevar siempre una capa de ropa más que tú. Como no se mueve, su cuerpo se enfría más rápidamente.

¿Llevas a tu pequeño de paseo en un cochecito? Puedes añadir una manta de forro polar para protegerle aún más del frío. Sin embargo, su cara debe mantenerse siempre despejada para que pueda respirar correctamente. En caso de viento, lluvia o nieve, una cubierta de plástico también es muy práctica.

El viento y el calor pueden dañar la fina y delicada piel del recién nacido. Por eso, ya sea dentro o fuera de casa, recuerda hidratar la piel de tu bebé frotando un poco de crema en su cara y manos, que son las partes más expuestas de su cuerpo.

Para concluir

El frío suele preocupar a los padres primerizos, que prefieren no salir a la calle con su recién nacido en invierno. Pero no te preocupes, puedes llevar a tu bebé de paseo en un cochecito y con la ropa adecuada. También puedes poner a tu hijo en un portabebés, donde podrá disfrutar del calor de tu cuerpo. Las salidas de invierno son tan buenas para ti como para tu bebé, siempre que tomes ciertas precauciones.

Comparte este artículo!