ninos vacaciones

Ha llegado el fin de curso y los niños están exentos de horarios, obligaciones, colegio.

Los más pequeños necesitan un tiempo de descanso, el curso ha sido largo, madrugar, estudiar (para los más mayorcitos), las rutinas. Merecen, sin duda, un largo descanso. Pero descansar no ha de ser sinónimo de caos. Están de vacaciones, sí, pero no por ello debemos olvidarnos de horarios, normas, y pasar a no hacer nada. Eso no favorece a los niños, que acaban aburridos, irritables, enfadados.

El tiempo de ocio ha de ser activo, lo que significa divertido. Ahora no hay horarios rígidos, clase, tareas, sino que lo convertimos en juegos y divertimento.

Los profesionales de la enseñanza nos recomiendan seguir algunas pautas que harán que los niños se sientan más felices y tranquilos durante el periodo estival:

  • Definir un horario. Mucho menos rígido que el horario escolar, por supuesto, pero los niños han de tener unas horas establecidas, de comidas, de sueño, de juegos, de actividades lúdicas. Esto ayuda a que los pequeños no se descentren demasiado.
  • Preparar actividades para hacer cada día. Si los padres trabajan, siempre pueden recurrir a las escuelas de verano o ludotecas durante unas horas, donde se fomenta el juego, el divertimento guiado. Si los padres disponen de las mismas vacaciones que los niños siempre podremos buscar actividades para realizar: dibujo, música, tareas de escritura, inglés divertido, cocina, manualidades. Internet es una fuente inmensa de información, de donde podremos sacar juegos, tareas, y muchas cosas qué ofrecer a nuestros hijos en función de sus edades. Establecer rutinas diarias donde refuercen los conocimientos adquiridos durante el curso escolar es necesario y además pasarán un rato de lo más entretenido. Por supuesto actividades más físicas se unen a lo ya comentado: nadar, ir al parque, excursiones al campo o montaña, picnic, escapadas a localidades cercanas.
  • Podemos buscar actividades programadas en centros de ocio infantil: Cuentacuentos, manualidades, pintura. Un par de veces por semana serán suficientes para sacarles de la rutina.
  • Cuando llegue el periodo vacacional para toda la familia, si se trasladan a otro lugar por unos días, los niños realizarán actividades novedosas: ir a la playa, paseos por la montaña, senderismo, conocer nuevos amigos. Esto les estimulará sobremanera, al tiempo que podrán disfrutarlo con la familia al completo.

Hagamos que sus vacaciones sean creativas, divertidas y estimulantes. De este modo el regreso a las aulas en Septiembre será más sencillo y los niños estarán llenos de energía y buenas experiencias para empezar el nuevo curso.

Puedes encontrar dibujos, fichas, cuentos y muchas cosas más en nuestro apartado de Recursos Educativos

Comparte este artículo!