Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

videojuegos-tecnologias

Hoy en día, los videojuegos se han convertido en una herramienta de ocio frecuente entre los niños.

Al contrario de lo que ocurre con otras nuevas tecnologías, como Internet o el teléfono móvil, en el caso de los videojuegos, son los más pequeños los que más los utilizan. En concreto, los menores entre los 7 y los 13 años.

Además de la videoconsola, actualmente podemos usar otros soportes para jugar: máquinas de salas recreativas, dispositivos portátiles, ordenadores, Internet,… Los adolescentes utilizan especialmente el ordenador y la consola (para juegos adquiridos) y, cada vez con más frecuencia, Internet (para juegos online) y los teléfonos móviles.

En el mercado existe una gran variedad de juegos que pueden clasificarse en función de su contenido en:

  • Juegos de acción: en ellos, el jugador interactúa con diversos elementos y ambientes. A medida que se van superando niveles, la dificultad para controlar la situación aumenta. El objetivo final es superar el grado máximo de dificultad u obtener la máxima puntuación. Por ejemplo: Call of Duty, Grand Theft Auto (clasificados para más de 18 años).
  • Juegos de carreras: el jugador conduce un vehículo por distintos circuitos con el objetivo de llegar a la meta sorteando obstáculos, más rápido que el resto de competidores... Por ejemplo: Need for Speed, F1.
  • Juegos de estrategia: el jugador debe alcanzar una meta, para lo cual es necesario que analice la información que se va encontrando, gestione los recursos y tome decisiones. Por ejemplo: Command & Conquer.
  • Juegos de aventura: el jugador adopta el papel de un personaje, que debe de ir superando situaciones y pruebas, para llegar a elaborar una historia. Por ejemplo: Monkey Island, Sherlock Holmes o Tomb Raider.
  • Juegos de deporte: el jugador se basa en las normas reales de un deporte (fútbol, baloncesto, golf…), para jugar en un entorno virtual. Por ejemplo: Pro Evolution Soccer, NBA.
  • Juegos de simulación: el jugador asume un personaje (rol) y, teniendo a su disposición las posibilidades del juego, debe de construir su propia historia, una forma de vida. Por ejemplo: Los Sims.
  • Juegos de ritmo y baile: el jugador se mueve al ritmo del juego o la música. Por ejemplo: Singstar.
  • Juegos educativos: el jugador aprende de manera lúdica diferentes materias (idiomas, ortografía, geografía, matemáticas…) También están dentro de este grupo, todos aquellos juegos que permiten entrenar la memoria, la percepción, mejorar la agilidad mental… Por ejemplo: Brain Training.

De todos estos géneros, los preferidos de los menores son: acción, deportes, carreras y aventuras.

Fuente: LaRiojaSalud