Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

motivacion, motivarse

En este artículo te contaremos qué es la motivación, qué tipos de motivación existen, cómo motivarse, cuáles son los conceptos erróneos sobre la motivación, así como las cualidades de las personas motivadas.

¿Qué es la motivación?

La motivación es una combinación de factores internos y externos que estimulan el deseo y la energía de una persona para mantener el interés y la dedicación a una determinada actividad o ejercer esfuerzos para lograr un objetivo. La motivación es la voluntad de hacer algo. La motivación surge como resultado de la interacción de factores conscientes e inconscientes, como el deseo o la necesidad, el valor de la recompensa, las expectativas del individuo. Estos factores son las razones por las cuales una persona se comporta de cierta manera.

Según la investigación de Anders Ericsson, la motivación es un importante precursor del éxito. Los más exitosos son aquellos que constantemente continúan avanzando hacia su objetivo. Las personas con alta motivación, por regla general, están preparadas de la mejor manera y tienen la máxima productividad, lo que en última instancia conduce a resultados positivos. Es más fácil estar motivado por una actividad que te apasione. Entonces, pregúntate: ¿qué te excita mucho y qué te aburre? Mientras haces lo que amas, no solo estarás motivado, sino que también podrás atraer a otras personas a tu trabajo y obtener el apoyo que necesitas para completar tu plan.

Tipos de motivación

  • Incentivo. Este es un tipo de motivación que incluye recompensas, tanto monetarias como intangibles. Muchas personas se guían al darse cuenta de que serán recompensadas de cierta manera como resultado del logro de sus objetivos.
  • Miedo. La motivación por miedo está asociada con la posibilidad de castigo o la aparición de consecuencias adversas. Este tipo de motivación se usa a menudo cuando falla la motivación de incentivos. Este tipo de motivación a menudo se usa en el sistema educativo, así como en el campo profesional para regular el comportamiento de los empleados. Si un estudiante o empleado incumple las reglas establecidas para ellos o no logra su objetivo, se les aplicarán incentivos negativos.
  • Logro. La motivación para el logro también se llama a menudo la búsqueda de la competencia. Nos esforzamos por lograr objetivos y resolver nuevos problemas. Queremos mejorar nuestras habilidades y demostrar nuestra competencia tanto a los demás como a nosotros mismos. Como regla, la motivación de logro por su naturaleza es un compañero integral del hombre. Sin embargo, en ciertas circunstancias, la motivación de logro puede incluir la necesidad de reconocimiento externo. A menudo tenemos el deseo o la necesidad de recibir una evaluación positiva de nuestro entorno: seres queridos, colegas, etc. Esta necesidad puede incluir cualquier cosa: desde estímulo material hasta un simple apretón de manos por un trabajo bien hecho.
  • Autodesarrollo. La necesidad de superación personal es una fuerza impulsora interna muy fuerte. La motivación para el autodesarrollo se manifiesta mejor en el deseo de cambio. Por supuesto, no todos, pero muchos de nosotros nos esforzamos por mejorar nuestro mundo interior y nuestro cuerpo. La mayoría de nosotros estamos condicionados a nuestra propia personalidad o educación, que se convierten en el punto de partida para realizar cambios en nuestro ser interno, conocimiento o entorno externo, porque el estancamiento no es un indicador que deba cumplirse.
  • Poder. La motivación para el poder puede tomar la forma de un deseo de administrar la propia vida, o un deseo de controlar a las personas. Nos esforzamos por desarrollar la capacidad de influir en nuestra vida presente, así como para mejorar las condiciones de vida en el futuro. Además, a menudo tratamos de controlar a otras personas, y algunos de nosotros tenemos el deseo de controlar a quienes nos rodean y es mucho más fuerte que otros. A veces, un deseo pronunciado de poder alienta a las personas a comportamientos negativos, inmorales o incluso ilegales. En otras situaciones, el deseo de poder es simplemente un deseo de influir en los demás. Sentimos la necesidad de que las personas hagan lo que queremos y cómo lo queremos.
  • Social: muchas personas están motivadas por factores sociales. Este puede ser el deseo de pertenecer y ser aceptado por un determinado grupo de personas, o el deseo de interactuar con otras personas en diferentes áreas. Las personas tienen una necesidad innata de sentirse conectados con los demás, así como la necesidad de aceptación y pertenencia a la sociedad. Otra forma de motivación social puede ser un deseo genuino y apasionado de contribuir a la vida de otras personas. Si deseas cambiar el mundo que te rodea, eso suele ser un signo de motivación social.

Concepto erróneo frecuente sobre la motivación

Una de las propiedades más sorprendentes de la motivación es que a menudo surge después de que se realizan nuevas acciones, y no las precede. Las personas experimentan una idea errónea común de que la motivación proviene de explorar pasivamente un video motivador o leer un libro inspirador. Sin embargo, la inspiración activa es un motivador mucho más fuerte. Muy a menudo, la motivación se convierte en el resultado de una acción, no en su causa. El primer paso es una forma de inspiración activa, que da ímpetu a nuevas acciones.

Por lo tanto, una vez que hayas salido de un estado de inacción, es mucho más fácil continuar avanzando. Casi todas las dificultades para resolver un problema están al principio. Pero después de que ya hayas comenzado, el progreso se produce de forma más natural. En otras palabras, a menudo es más fácil completar una tarea que comenzar su implementación. Por lo tanto, una de las claves de la motivación es simplificar la etapa inicial.

Mitos de la motivación

  • Escribe tus objetivos y el éxito está garantizado: en Internet a menudo puede encontrar una historia según la cual se realizó un estudio en 1953. A los graduados de la Universidad de Yale se les ha preguntado si tienen objetivos específicos que les gustaría alcanzar en el futuro. Solo el 3% de los encuestados respondió afirmativamente. Veinte años después, los investigadores descubrieron que este 3% de los estudiantes con objetivos específicos en el pasado lograron una mayor prosperidad financiera que el 97% restante. ¿No es asombroso? Y tal desarrollo de eventos se convertiría en un hecho realmente impresionante si fuera cierto, pero esto no es así. En 1997, la revista Fast Company expuso esta historia, clasificándola como una leyenda. Además, incluso una persona como Forrest Mars (Jr.), el CEO de Mars, así como el nieto de su fundador, respondieron negativamente a la pregunta de si tenía perspectivas de empleo al momento de graduarse de la Universidad de Yale. Desearía que todo fuera tan simple. Sin embargo, debe agregarse que la presencia de objetivos específicos es un aspecto importante para lograr el éxito. El objetivo en sí es necesario, pero no es suficiente.
  • Haz tu mejor esfuerzo. Se cree que la actitud psicológica de “hazlo tú mismo” es un gran motivador. Esto no es así. Indudablemente, tal convicción conlleva una acusación positiva, pero no tiene un efecto significativo. Los psicólogos Edwin Locke y Gary Latham dedicaron mucho tiempo a estudiar las diferencias entre el objetivo de "hacer lo mejor" y su oponente, un objetivo difícil de alcanzar con un plan concreto para su implementación. Los resultados de la investigación muestran que los objetivos que establecen el listón alto, además de detallar lo que se debe hacer para alcanzarlos, conducen a una productividad mucho mayor que simplemente tratar de "dar lo mejor". Esto se debe al hecho de que las tareas más complejas pero bien desarrolladas obligan a las personas, a menudo inconscientemente, a realizar grandes esfuerzos, aumentar la concentración y mantenerse fieles a sus objetivos, persistir por más tiempo y utilizar mejor las estrategias más efectivas.
  • Simplemente visualiza el éxito. Visualizar el éxito no solo es inútil, sino que es una excelente manera de prepararse para el fracaso. Las personas de mentalidad realista están convencidas de que tendrán éxito, pero también están listas para hacer los esfuerzos necesarios, ser persistentes y también tomarse el tiempo para planificar cuidadosamente y elegir las estrategias correctas. No rehúyen pensar en los obstáculos que tendrán que enfrentar y en cómo superarlos. Las personas de mentalidad poco realista creen que el éxito vendrá por sí solo si visualizan de manera constante y extensa. Pero, irónicamente, este enfoque solo puede conducir al agotamiento de la energía interna necesaria para lograr los objetivos al pasar demasiado tiempo fantaseando con un futuro hermoso, privándose así del combustible necesario para alcanzarlos. Se puede desarrollar una perspectiva optimista más realista combinando la confianza en la capacidad para tener éxito con una evaluación objetiva de los problemas que pueden surgir en el camino. No participes en una visualización constante y agotadora de tu éxito, pero al mismo tiempo visualiza los pasos que sigues para implementar tu plan.

Cómo motivarte

1. Simplemente comienza y deja que la motivación te alcance. No necesitas esperar a estar motivado. Si quieres trabajar de manera constante, todos los días, entonces todo lo que necesitas hacer es dar el primer paso. Después de un tiempo, todo se vuelve más fácil y más interesante, y la motivación te alcanzará.

2. Comienza con algo pequeño: si un proyecto u objetivos son demasiado grandes y difíciles de implementar, no permitas que estas circunstancias lo restrinjan. En lugar de vestir tus pensamientos con sombras negativas, divide las tareas en objetivos intermedios y luego, concentrándote en el más cercano, comienza a avanzar.

3. Reduce las distracciones diarias. Cuando estás rodeado de distracciones, te resulta difícil concentrarte. Por lo tanto, cierra la puerta de la oficina, pon el teléfono en modo silencioso y deja de revisar las redes sociales.

4. Obtén motivación de las personas que te rodean. Pasa menos tiempo con personas negativas que siempre y en todo ven el lado negativo de las cosas, filtra lo que les dices o excluye por completo la comunicación con ellas. Presta más atención al ambiente positivo y exitoso, cuya energía pasará a ti y te cobrará por los nuevos logros.

5. Obtén la motivación de otras personas que no conoces. No te límites a la motivación que puedes obtener exclusivamente de las personas cercanas. Hay una gran cantidad de libros motivacionales, videos e historias de éxito que puedes usar para motivarte.

6. Escucha música que te de energía. Una de las cosas más fáciles para ayudarte a motivarte cuando sientes falta de energía o motivación es escuchar música que te pueda inspirar. Por lo tanto, crea una lista de reproducción de música que pueda cargarte de energía.

7. Busca oportunidades en eventos negativos. Una actitud pesimista puede agotar tu energía y motivación. Por otro lado, una forma positiva y constructiva de ver una situación puede ser una gran ayuda para motivarte. Por lo tanto, cuando enfrentes un evento negativo, hazte las siguientes preguntas: "¿Qué hay de bueno en esto?" y "¿Cuál es la oportunidad oculta aquí?" Luego considera la experiencia adquirida y toma medidas para mejorar lo que haces.

8. Sé amable contigo mismo al cometer errores: es muy fácil caer en la trampa de la autoflagelación y el odio a ti mismo cuando tropiezas o fallas. Pero esta actitud es un vehículo de energía negativa, que mata la motivación y disminuye la autoestima. Por lo tanto, sé amable con tu hermosa personalidad y, en caso de fracaso, Levántate y sigue tu camino nuevamente, dando el siguiente paso adelante.

9. Mira hacia atrás y evalúa los resultados: en lugar de matar tu motivación comparándote con los que están al frente, mira hacia atrás. Todavía te queda un largo camino por recorrer, pero valora hasta dónde has llegado.

10. Competencia amistosa. Como norma, el elemento de competencia anima la situación. Por lo tanto, encuentra un oponente y desarrolla una competencia amistosa con un colega, un compañero de clase u otra persona involucrada en la misma actividad. Para fines de motivación adicional, se puede determinar un premio.

11. Recuerda por qué estás haciendo esto: cuando no sabes cómo motivarte, es fácil perder de vista por qué lo estás haciendo, por qué lo empezaste todo. Por lo tanto, toma 2 minutos de tiempo libre y escribe 3 razones principales para realizar tus acciones, obtener una educación, implementar un proyecto, ahorrar dinero, etc., luego coloca este letrero en un lugar visible.

12. Piensa en lo que puedes perderte: puedes motivarte para seguir avanzando hacia tu objetivo considerando las consecuencias negativas de terminar tus acciones. Lo que al final te puedes perder. Pregúntate: ¿cuáles pueden ser los resultados si sigo haciendo esto por otro año? ¿Y por 5 años?

13. Sé agradecido por lo que tienes: cuando el nivel de motivación es pobre, es fácil comenzar a observar tu vida en tonos sombríos. Para acusarse de algo positivo, así como centrarte en lo que tienes y en quién eres, hazte la pregunta: "¿Cuáles son las 3 cosas en mi vida que doy por sentadas, pero puedo estar agradecido por ellas?"

14. Limpia tu lugar de trabajo: tener un espacio de trabajo ordenado y minimalista te ayuda a pensar con mayor claridad. Te sentirás más concentrado y listo para resolver el siguiente problema.

15. Reduce la lista de tareas a una tarea. Una lista de tareas sobrecargada puede ser una verdadera causa de motivación, así que trata de reducir la lista de tareas actual a una. Elige la más importante o una tarea que hayas pospuesto durante demasiado tiempo y luego procede a su implementación. Te sorprenderá lo pronto que se completarán todas las cosas.

16. No te olvides de los descansos: si quieres comprender mejor cómo motivarte, deja de trabajar sin parar. En cambio, trabaja durante 45 minutos cada hora y tome un descanso para comer algo, salir al aire libre o hacer ejercicio.

17. Calibración del objetivo. Si la escala del objetivo te asusta, identifica un objetivo más pequeño para encontrar la motivación nuevamente. Si la insignificancia de la meta no parece inspiradora, establece una barra más alta y observa cómo afecta tu motivación.

18. Actividad física. La actividad física tiene un efecto positivo no solo en tu cuerpo. 20-30 minutos de ejercicio reducirán el estrés interno y te permitirán concentrarte nuevamente.

19. Celebra tus logros: si esperas la recompensa que recibirás después de alcanzar tu objetivo, tu motivación tiende a aumentar. No importa cuán grandes o insignificantes sean tus éxitos actuales, marca tus resultados u obséquiate un regalo.

20. A Tener en cuenta antes de comenzar. Aprender sobre los logros de los demás en tu área de interés te ayudará a evitar dificultades y establecer un cronograma realista para alcanzar las metas. De lo contrario, puedes desmotivarte si no avanzas tan rápido como pensabas originalmente.

21. Tómate un descanso en la meditación. Cuando tu mente está un poco o muy cansada, el suministro de energía y motivación se agotan. Por lo tanto, por la tarde, o cuando lo consideres necesario, puedes hacer meditación. Simplemente cierra los ojos y concéntrate en tu respiración por un período de tiempo que sea conveniente para ti. La meditación purifica la mente y reduce la tensión interna.

22. Sal a caminar. Caminar al aire libre ayuda a motivarse, así como a despejar la cabeza y estirar el cuerpo.

Síntomas de personas motivadas

1. Alegría. Las personas motivadas esperan un futuro feliz y tienen estrategias para lograr sus objetivos.

2. Perseverancia. No tratan los posibles obstáculos como problemas insolubles.

3. Energía. Son la encarnación misma del entusiasmo, y no ven ninguna razón para desvanecerse de los arrepentimientos y decepciones. Las personas motivadas siempre continúan haciendo esfuerzos para lograr resultados.

4. Positividad. Saben que todo estará bien y, sin esperar el momento feliz por venir, disfrutan de la próxima tarea.

5. Concentración. Entienden a dónde van y no se distraen de lo que pretendían.

6. Confianza. Son conscientes de sus debilidades, pero en lugar de manifestar un complejo de inferioridad, las personas motivadas los compensan con otras cualidades. Como resultado, existe la confianza de que los objetivos establecidos ciertamente se lograrán.

7. Conciencia. No pierden el tiempo, sino que obtienen nuevos conocimientos y mejoran sus habilidades.

8. Perfeccionismo. Siempre intentan encontrar las mejores formas de realizar una tarea, centrándose más en la calidad.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.