La vida es un constante mirar hacia delante, sin embargo, de forma curiosa, a veces, la mente humana te hace mirar al pasado.

Esta lectura del ayer puede ayudarte a no volver a cometer los mismos errores, también puede servirte como una fuente de gozo emocional cuando aprendes a recordar los buenos momentos que has vivido. Por el contrario, cuando siempre te recreas en la tragedia corres el peligro de sufrir una y mil veces por un hecho que sólo está en tu mente en forma de idea. Yo te invito a romper con el pasado, a superar las barreras y a poner fin a las cadenas que te impiden sentir de cerca el placer de la libertad. Lo cierto es que eres libre a la hora de elegir qué camino deseas tomar en tu vida, de qué personas quieres rodearte y qué esperas de los demás.

Para romper con el pasado de una forma positiva lo primero que debes hacer es parar la mente. Centrarte en el aquí y en el ahora. Dejar de perder energía en un tema que ya no existe. Toma un folio en blanco y un lápiz y comienza a hacer una lista de aquellos sueños que todavía te quedan por cumplir, analiza qué proyectos te gustaría realizar, piensa en qué es lo que puedes hacer para mejorar tu vida. Lo cierto es que lejos de tomar una actitud pasiva ante la vida lo que debes hacer es asumir que eres totalmente responsable de tu propio bienestar interior.

Apuesta por mejorar tu situación a nivel profesional pero también, intenta apostar por las relaciones sociales, disfruta del placer de conocer gente nueva. Nuevos amigos te esperan en el lugar más inesperado. La vida es bella, no lo olvides. Sueña, confía en ti y actúa.