Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Jefes difíciles

Nuestro ambiente de trabajo puede volverse psicológicamente tóxico cuando no tenemos una buena relación funcional con nuestro jefe. Muchos de nosotros pasamos una gran cantidad de tiempo en el trabajo y algunos incluso más tiempo que en casa. Por lo tanto, es beneficioso tener relaciones profesionales saludables con aquellos con quienes trabajamos. Las malas relaciones laborales pueden agregar estrés psicológico desagradable que puede tener un efecto perjudicial en el rendimiento, los niveles de motivación y la satisfacción laboral general. Entonces, ¿qué puedes hacer cuando tienes una mala relación con tu jefe?

Las relaciones en el lugar de trabajo no siempre son armoniosas y es natural experimentar desacuerdos y conflictos ocasionales. Al igual que otros tipos de relaciones (es decir, románticas, de amistad), las relaciones que tenemos en el lugar de trabajo se pueden trabajar y mejorar. Recuerda, el cambio comienza desde adentro y con suficiente tiempo y esfuerzo verás resultados. Las siguientes pautas están diseñadas para ayudarte a comprender mejor y hacer frente a tu jefe.

  • Obtén una idea completa: antes de comenzar a trabajar para mejorar la relación con tu jefe, debes evaluar qué tipo de relación tienen. Con frecuencia, las personas se centran solo en los aspectos negativos de su relación con el jefe, es decir, "Odio la forma en que me habla" o "Ella exige demasiado de mí". Cuando nos enfocamos en los elementos negativos de nuestras relaciones, perdemos la visión general y filtrar los aspectos positivos da como resultado una perspectiva sesgada e inútil.
  • Identifícate: hazte la pregunta: "¿Qué es exactamente lo que me parece difícil de mi relación con mi jefe?". Intenta hacer una lista de las cosas que te parezcan problemáticas sobre tu relación con él/ella y luego ordénalas de la más problemática a las que menos lo son. Organizar los problemas de esta manera ayudará a identificar claramente las áreas problemáticas de la relación y  te mostrará lo que necesita más atención. Una vez que hayas hecho una lista, puedes usarla como una especie de "Plan de mejora de la relación". Tenerlo te proporcionará el punto de partida donde puedes comenzar a trabajar para descansar los aspectos problemáticos.
  • Evaluar: después de identificar en qué vas a trabajar. Pregúntate si esto es algo que se puede mejorar pensando de manera diferente, comportándose de manera diferente, o ambos. Si piensas de manera diferente, trata de encontrar formas alternativas de pensar. Proyectar una luz diferente sobre la relación laboral profesional podría ser la solución que estás buscando. Si crees que el comportamiento diferente es la solución, identifica lo que estás haciendo que alimenta el problema. Una vez identificado, puedes llegar a comportamientos alternativos para reemplazar las acciones inútiles actuales que complican las cosas. Pensar críticamente te ayudará a encontrar soluciones en las que quizás no hayas pensado antes. Muchas veces, las cosas que nos molestan sobre nuestras relaciones pueden mejorarse si hacemos los esfuerzos adecuados para abordar la causa raíz de lo que nos molesta. Usar tu ojo crítico debería ayudar a asegurar de que la solución no se convierta en parte del problema y exacerbe la situación.
  • Comienza: Ls relación no mejorará automáticamente por sí sola. ¡Debes trabajar en ello para mejorarla! Usando la lista que hiciste, elije un solo problema para comenzar. No tienes que elegir el tema más difícil ni el más fácil. ¡El punto esencial es que comienzas y que eliges una cosa en la que enfocarte a la vez! ¡Hacer esto ayudará a asegurar que concentres todos sus esfuerzos en un área a la vez y maximices así tus posibilidades de éxito! Recuerda, al elegir un área para comenzar a trabajar, elije algo que sea manejable. Lo más importante es elegir algo que esté bajo tu control y capacidad de cambiar realmente. Si no es así, elije otra cosa: ¡desea prepararte para el éxito y no para el fracaso!
  • Práctica: debes ser coherente con probar tus nuevos pensamientos y comportamientos para evaluar si se dirigen o no en la dirección correcta. Para tener éxito en mejorar tu relación, debes usar los nuevos pensamientos y comportamientos útiles de manera constante y frecuente. Sin esto, probablemente no lograrás los resultados que deseas.
  • Paciencia: Tu relación con tu jefe no se convirtió en lo que es de la noche a la mañana; Le tomó tiempo desarrollarse. Recuerda que también te llevará tiempo mejorarlo. Al principio, usar la lista puede resultar difícil. Sin embargo, cuando te encuentres en medio de lo que estás tratando de cambiar, recuerda que reconoces que te encuentras en una situación difícil y que estás trabajando para mejorarla. Simplemente declararse a sí mismo que una situación es desafiante y que está haciendo esfuerzos para mejorar las cosas ayudará a enmarcar la situación de una manera que pueda ayudarte a mantenerte en el camino correcto.

Las relaciones no siempre son fáciles y nuestra relación con nuestro jefe puede resultar especialmente difícil. Evaluar tu comportamiento y tus pensamientos sobre tu asociación con tu jefe puede proporcionar pistas importantes sobre cómo mejorar esta relación. No importa cuán difíciles puedan parecer a veces, nuestra relación con los demás se puede mejorar. A menudo, al cambiar la forma en que vemos e interactuamos con quienes nos rodean, podemos mejorar significativamente nuestras relaciones. Finalmente, si estás luchando con tus relaciones profesionales, hablar con un terapeuta puede resultarle útil.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.