Llega el verano, momento de descansar y disfrutar de placeres tan notables como el de leer un buen libro, dormir durante más horas, dar un paseo al atardecer por la orilla de la playa, bailar un sábado por la noche en la discoteca…

Sin embargo, en verano también es muy posible que el amor llame a tu puerta. Por una sencilla razón, durante estos meses estamos más receptivos para los planes sociales y tenemos más tiempo para apostar por el ocio de calidad. En el lugar más inesperado puedes conocer gente interesante. ¿Crees en la magia de los amores de verano?

La realidad es que yo te invito a que dejes de pensar que un amor que nace en el mes de julio tiene fecha de caducidad porque si te lo propones, puede que ese chico que conozcas en la playa este verano, se convierta en el gran amor de tu vida. Y puedas construir junto a la otra persona tu “para siempre” particular. El amor tiene vocación de eternidad, el sentimiento nace con una sensación de plenitud enorme.

Por ello, es importante que aprendas a cuidar de los inicios de una historia de amor de la forma adecuada. Un inicio tiene más significado del que parece a simple vista aunque de forma curiosa, muchas personas se dan cuenta de todo lo que hicieron mal cuando ya es demasiado tarde, es decir, al final de una historia. De hecho, un final puede llegar a atormentar el corazón durante mucho tiempo. Si quieres reflexionar sobre esta cuestión, te invito a disfrutar de una película excelente: La boda de mi mejor amigo, protagonizada por Julia Roberts y Cameron Diaz.

Merece la pena luchar por el amor verdadero. Por ello, toma tus errores del pasado como una oportunidad para aprender a vivir mejor.