Los cánones de belleza femeninos son realmente duros e incluso, inhumanos. La realidad es que el modelo de mujer que vemos sobre las pasarelas se convierte en un referente para muchas chicas jóvenes.

La obsesión por la extrema delgadez impide que muchas personas disfruten del placer de la comida pero lo que es peor, causa un enorme sufrimiento en tanto que muchas personas no se sienten bien cuando se miran en el espejo. Siempre se comparan con otras personas sin centrarse en sí mismas y en su propia belleza. Lo cierto es que cada persona debe aprender a observar sus propias cualidades para fomentar su autoestima.

Sin embargo, en televisión vemos mujeres delgadas, guapas y aparentemente perfectas. Tomamos una revista y también contemplamos que las modelos que lucen las prendas de temporada tienen una imagen inalcanzable en muchos sentidos. Muchas mujeres viven constantemente a dieta y son incapaces de observar la belleza de un cuerpo real. Un cuerpo que tiene curvas.

Aceptar tu cuerpo es tan básico como aprender a disfrutar de tu propia compañía a nivel emocional. En la medida en que tú te sientes guapa los demás también te ven así, ya que no existe nada tan atractivo como la seguridad en uno mismo y la confianza. La autoestima positiva actúa como un imán tanto a la hora de hacer nuevas amistades como a la hora de conocer el amor.

Por otra parte, lejos de obsesionarte con la moda lo que debes hacer es comprar la ropa que mejor se adapte a tu estilo, a tu look y a tu personalidad. Para ello, quita de tu armario toda aquella ropa que no utilizas y renueva tu estilo. Verás qué bien te sientes. Pero en última instancia piensa que la subjetividad es clave a la hora de verte bien por dentro.