Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

trh menopausia

Terapia hormonal y menopausia

La menopausia marca el final de la menstruación en la vida de una mujer. Ocurre porque la mujer deja de ovular (liberando un óvulo maduro una vez al mes) y sus ovarios ya no producen estrógeno (una de las hormonas s e x u a l e s femeninas).

La menopausia significa "el último período". Es un evento natural que marca el final de los años reproductivos, al igual que el primer período menstrual durante la pubertad marca el comienzo.

Muchas mujeres, aunque no todas, experimentan síntomas incómodos antes y después de la menopausia, incluidos sofocos, sudores nocturnos, trastornos del sueño y sequedad vaginal. Estos síntomas y cambios físicos se pueden controlar de varias maneras, incluidos cambios en el estilo de vida, como una alimentación más saludable y un aumento del ejercicio, y mediante la terapia de reemplazo hormonal (TRH).

Terapia de reemplazo hormonal (TRH)

La TRH, también conocida como terapia hormonal (TH) o terapia hormonal para la menopausia, es un medicamento que contiene las hormonas que el cuerpo de la mujer deja de producir después de la menopausia. La TRH se usa para tratar los síntomas de la menopausia.

Si bien la TRH reduce la probabilidad de algunas enfermedades debilitantes como la osteoporosis, el cáncer colorrectal (intestino) y la enfermedad cardíaca, puede aumentar las posibilidades de desarrollar un coágulo de sangre (cuando se administra en pastillas) o el cáncer de mama (cuando algunos tipos se usan por mucho tiempo).

"Menopausia prematura" es cuando el último período menstrual ocurre antes de que la mujer tenga 40 años. "Menopausia temprana" es cuando el último período menstrual ocurre antes de que la mujer tenga 45. Para mujeres que experimentan menopausia prematura o temprana, se recomienda una TRH hasta el promedio Edad de la menopausia (alrededor de 51 años), a menos que haya una razón particular para que una mujer no la tome.

Síntomas de la menopausia y TRH

Los síntomas de la menopausia que pueden aliviarse con la TRH incluyen:

  • Sofocos y sudores nocturnos.
  • Sequedad vaginal.
  • Adelgazamiento de las paredes vaginales.
  • Infecciones vaginales y vesicales.
  • Incontinencia urinaria leve.
  • Achaques.
  • Insomnio y trastornos del sueño.
  • Cambios cognitivos, como la pérdida de memoria.
  • Deseo reducido.
  • Alteración del estado de ánimo.
  • Sensaciones anormales, como "picazón" o "rastreo" debajo de la piel.
  • Palpitaciones
  • Caída del cabello o crecimiento anormal del cabello.
  • Ojos secos y con picazón.

Dependiendo de los síntomas y factores de riesgo, se pueden usar otras terapias, que incluyen productos de estrógeno vaginal, antidepresivos u otros medicamentos. Busque el consejo de su médico.

Beneficios añadidos de la TRH

La TRH reduce el riesgo de diversas afecciones crónicas que pueden afectar a las mujeres posmenopáusicas, entre ellas:

  • Diabetes: el tratamiento de la TRH en el momento de la menopausia reduce el riesgo de una mujer de desarrollar diabetes.
  • Osteoporosis: la TRH previene la pérdida de densidad ósea, preservando la integridad ósea y reduciendo el riesgo de fracturas, pero generalmente no se recomienda como primera opción de tratamiento para la osteoporosis, excepto en mujeres posmenopáusicas más jóvenes (menores de 60 años).
  • Cáncer de intestino: la TRH reduce ligeramente el riesgo de cáncer colorrectal (cáncer de intestino).
  • Enfermedad cardiovascular: se ha demostrado que la TRH reduce los marcadores de enfermedad cardiovascular cuando se usa en la época de la menopausia.

Efectos secundarios de la TRH

La TRH debe ser prescrita para cada mujer individualmente. Algunas mujeres experimentan efectos secundarios durante las primeras etapas del tratamiento, según el tipo y la dosis. Estos efectos secundarios generalmente se resuelven dentro de los primeros meses de tratamiento y pueden incluir:

  • Sangrado por disrupción.
  • Sensibilidad en los senos.
  • Hinchazón.
  • Náuseas.

Riesgos para la salud relacionados con la TRH

Mientras que la TRH reduce el riesgo de algunas enfermedades debilitantes, puede aumentar el riesgo de otras. Estos pequeños riesgos deben equilibrarse con los beneficios de la TRH. Hable con su médico sobre cualquier inquietud que pueda tener.

Cáncer de mama y TRH

Las mujeres mayores de 50 años que usan un reemplazo combinado de estrógeno y progestágeno (progesterona) por menos de cinco años tienen poco o ningún riesgo mayor de cáncer de mama. Las mujeres que usan la TRH combinada durante más de cinco años tienen un riesgo ligeramente mayor. Las mujeres que toman estrógeno solo no tienen un riesgo mayor hasta 15 años de uso.

No hay evidencia que sugiera que una mujer con antecedentes familiares de cáncer de mama tendrá un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama si usa la TRH. El riesgo con el estrógeno y el progestágeno combinados es mayor que con el estrógeno solo o con agentes de la TRH más nuevos, como la tibolona (vendida como Livial o Xyvion), y también puede depender del tipo de progestágeno utilizado. Los estudios sugieren que el acetato de medroxiprogesterona y la noretisterona tienen mayores riesgos que la dydrogesterona y la progesterona.

Enfermedad cardiovascular y TRH

Las mujeres mayores de 60 años tienen un pequeño aumento del riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular en la TRH oral (pastillas) combinada. Aunque el aumento en el riesgo es pequeño, debe considerarse cuando se inicia la TRH, ya que el riesgo se presenta temprano en el tratamiento y persiste con el tiempo.

El uso de estrógeno por sí solo aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular si se toma en forma de pastillas, pero no si se usa un parche para la piel. Del mismo modo, la tibolona aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular en las mujeres a partir de los 60 años.

Las mujeres que comienzan la TRH en el momento típico de la menopausia tienen menores riesgos de enfermedad cardiovascular que las mujeres de 60 años o más.

Trombosis venosa y TRH

Las trombosis venosas son coágulos de sangre que se forman dentro de las venas. Las mujeres menores de 50 años, y las mujeres de 50 a 60 años de edad, corren un mayor riesgo de trombosis venosa si toman TRH oral. El aumento en el riesgo parece ser mayor en el primer o segundo año de terapia y en mujeres que ya tienen un alto riesgo de coágulos de sangre. Esto se aplica especialmente a las mujeres que tienen una predisposición genética a desarrollar trombosis, a las que normalmente no se les recomendaría usar TRH.

La investigación limitada hasta la fecha sugiere que el mayor riesgo de coágulos se relaciona principalmente con la combinación de estrógeno y progestágeno en forma oral (tableta) y también depende del tipo de progestágeno utilizado. Algunos estudios sugieren un riesgo menor con la terapia no oral (parches, implantes o geles) o tibolona.

Cáncer de endometrio y TRH

El endometrio es el revestimiento del útero. El uso de TRH solo con estrógenos aumenta el riesgo de cáncer de endometrio, pero este riesgo no se observa con el tratamiento combinado continuo de estrógeno y progestágeno. No hay riesgo si a una mujer le han extraído el útero (histerectomía).

Cáncer de ovario y TRH

El aumento del riesgo de cáncer de ovario es muy pequeño y se estima que es un caso adicional por cada 10.000 usuarias de TRH por año. Una revisión reciente relacionó la TRH con dos tipos de tumores: los cánceres serosos y los endometrioides.

Colecistitis y TRH

La colecistitis es una enfermedad en la cual los cálculos biliares en la vesícula biliar bloquean los conductos, causando infección e inflamación. En promedio, existe un riesgo ligeramente mayor de que una mujer desarrolle colecistitis cuando usa la TRH oral, pero el tratamiento con parches se asocia con un menor riesgo. El tratamiento para la colecistitis incluye cirugía para extirpar la vesícula biliar.

La TRH no causa aumento de peso

El aumento de peso en la menopausia se relaciona con la edad y los factores de estilo de vida. Un aumento en la grasa corporal, especialmente alrededor del abdomen, puede ocurrir durante la menopausia debido a cambios hormonales, aunque no está claro exactamente por qué sucede esto. La disminución normal del tejido muscular relacionada con la edad y la disminución de los niveles de ejercicio también puede contribuir al aumento de peso.

La mayoría de los estudios no muestran una relación entre el aumento de peso y el uso de TRH. Si una mujer es propensa al aumento de peso durante sus años intermedios, aumentará de peso tanto si usa TRH como si no.

Algunas mujeres pueden experimentar síntomas al inicio del tratamiento, como hinchazón, retención de líquidos y plenitud de los senos, que pueden interpretarse erróneamente como aumento de peso. Estos síntomas generalmente desaparecen una vez que se cambian las dosis de terapia para adaptarse a la persona.

Anticoncepción y TRH

La TRH no es una forma de anticoncepción. El tratamiento no contiene niveles suficientemente altos de hormonas para suprimir la ovulación, por lo que el embarazo todavía es posible en las mujeres en la perimenopausia (el momento de la inestabilidad hormonal que conduce a la menopausia).

Los períodos pueden ser erráticos en la perimenopausia, y la producción de huevos será menos frecuente, pero aún puede ocurrir hasta la menopausia. Para las mujeres menores de 50 años, se recomienda la anticoncepción durante al menos dos años después del último período. Para las mujeres de 50 años o más, se recomienda la anticoncepción durante al menos un año después de su último período...

Uso a largo plazo de la TRH

Actualmente se cree que, en general, los riesgos del uso a largo plazo (más de cinco años) de la TRH superan los beneficios. La TRH no debe recomendarse para la prevención de enfermedades, a excepción de las mujeres menores de 60 años con un riesgo sustancialmente mayor de fracturas óseas o en el contexto de una menopausia prematura.

No se ha probado clínicamente que ninguna terapia alternativa reduzca el riesgo de osteoporosis de una mujer menopáusica, incluido el uso de productos de soja, fitoestrógenos (estrógenos vegetales) y medicamentos a base de hierbas.

Las mujeres con enfermedad hepática, migrañas, epilepsia, diabetes, enfermedad de la vesícula biliar, fibroides, endometriosis o hipertensión (presión arterial alta) necesitan una consideración especial antes de que se les recete la TRH. En estas situaciones, la TRH a menudo se administra a través de la piel (por vía transdérmica).

A pesar de los riesgos del uso a largo plazo, en mujeres con síntomas menopáusicos severos y persistentes, la TRH puede ser la única terapia eficaz.

A las mujeres con menopausia prematura o temprana se les prescribe TRH a largo plazo debido a sus mayores riesgos de aparición temprana de enfermedad cardíaca, osteoporosis y algunas afecciones neurológicas en comparación con las mujeres que se someten a la menopausia alrededor de los 50 años. Busque el consejo de un especialista en menopausia o un especialista en menopausia. Se recomiendan revisiones regulares.

TRH para supervivientes de cáncer de mama

Es recomendable que las mujeres con antecedentes de cáncer de mama eviten la TRH a menos que otros tratamientos no sean efectivos y su calidad de vida sea intolerable por los síntomas de la menopausia. En estas circunstancias, la TRH solo debe prescribirse en consulta con el cirujano de mamas u oncólogo de la mujer.

La evidencia no ha demostrado de manera concluyente que la TRH aumentará el riesgo de recurrencia del cáncer de mama en una mujer con antecedentes de la enfermedad. Sin embargo, el estrógeno y los progestágenos (formas de progesterona) pueden estimular algunos tipos de células en el seno y algunos tipos de TRH se han asociado con un aumento en el riesgo de cáncer de seno en mujeres sin antecedentes de cáncer de pecho.

Fitoestrógenos y antecedentes de cáncer de mama

No se recomienda que las mujeres con alto riesgo de cáncer de mama, o supervivientes de cáncer de mama, tomen suplementos de soja altamente procesados ​​(que tienen un alto contenido de fitoestrógenos), pero comer cantidades moderadas de alimentos de soja completa parece ser saludable.

Otros tratamientos para los síntomas de la menopausia

Los estudios han demostrado que algunos medicamentos recetados pueden reducir los sofocos y la sudoración. Estos tratamientos pueden ser una opción si la TRH no se puede usar por motivos de salud u otros, y se debe consultar con un médico.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.