Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Prácticas correctas en la compra, preparación, elaboración y conservación de los alimentos en casa.

intoxicaciones-alimentarias

¿Qué es una toxiinfección alimentaria?

Las toxiinfecciones alimentarias, generalmente, son enfermedades producidas por la ingestión de alimentos contaminados por microorganismos patógenos o sus toxinas. Es posible que su aspecto, olor y sabor sean normales.

Suelen producir trastornos gastrointestinales, tales como dolor abdominal, diarreas, náuseas y vómitos, a veces acompañados de fiebre.

Los alimentos más  propensos o de alto riesgo son: carnes, aves, huevos, marisco, arroz cocinado, productos lácteos, platos con pasta cocinada, ensaladas de consumo en crudo, sobre todo si entre sus ingredientes se encuentran salsas, cremas y natas.

Recomendaciones para hacer la compra

  • Comprar los alimentos en los cauces comerciales autorizados, sujetos a control sanitario periódico.
  • No comprar alimentos en mal estado, caducados o con envases deteriorados.
  • Los alimentos refrigerados, congelados y los platos preparados calientes se adquirirán al final de la compra y durante su transporte se mantendrán separados.

En casa

Evitar Contaminaciones Cruzadas en la Preparación

  • Extremar la limpieza y desinfección de la cocina, especialmente de las superficies donde se manipulen alimentos, así como bayetas, utensilios.
  • Mantener una correcta higiene personal.
  • Las manos se lavarán con agua caliente y jabón, siempre antes de preparar un alimento después de utilizar el servicio higiénico, haber tenido contacto con materiales sucios o alimentos crudos.
  • No utilizar las mismas superficies, equipos y utillaje para  manipular alimentos crudos y cocinados.
  • Retirar de la cocina los embalajes (cartones, cajas de vegetales) y los productos de limpieza.
  • Las frutas y verduras que vayan a consumirse en crudo se lavarán y desinfectarán (sumergiéndolas en agua con unas gotas de lejía de uso alimentario) y se aclararán con abundante agua potable.
  • Impedir el acceso de animales a la cocina.

Prácticas correctas de elaboración

  • Elaborar los alimentos con la menor antelación posible a su consumo.
  • Los alimentos que deban descongelarse antes de su preparación culinaria, se someterán a tratamiento por calor (horno de convección o microondas) o se colocarán en la parte inferior del  frigorífico.
  • La carne y el pescado se descongelarán completamente antes de su cocinado, para permitir la difusión del calor en su interior.
  • Mantener los alimentos descongelados en el frigorífico hasta su cocinado.
  • Las verduras y platos congelados se cocinarán siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • No volver a congelar los alimentos.
  • Utilizar salsas y cremas industriales, evitar elaborar salsas caseras con huevo crudo.
  • Cocinar y recalentar los alimentos de manera que en toda su masa, se alcance una temperatura superior a +70 grados.

Prácticas correctas de conservación

  • Mantener los alimentos refrigerados y/o congelados a las temperaturas adecuadas.
  • Revisar las fechas de caducidad o de consumo preferente.
  • Consumir los alimentos elaborados lo antes posible, en caso contrario, se guardarán en refrigeración.
  • Se conservarán los alimentos en envases limpios y adecuados, separando los  crudos de los cocinados.
  • No guardar alimentos dentro de latas abiertas en el frigorífico.

Ante una infección alimentaria recuerde:

Acudir inmediatamente a un centro sanitario o consultar con su médico.

No automedicarse.

Ante la sospecha de una enfermedad relacionada con el consumo de un alimento, se contactará con las OMIC (servicios de sanidad y consumo).

Fuente: Instituto de Salud Pública de Madrid