sintomas depresion medico

¿Cómo reconocer la depresión? ¿Cuándo hay que pedir ayuda?

Sentirse deprimido de vez en cuando es una parte normal de la vida. Pero cuando te invade una tristeza implacable o desesperanza que te impide seguir con tu rutina habitual, es hora de prestar atención: es el signo distintivo de la depresión clínica, y se estima que un 7% de los adultos la experimentarán. Incluso con este signo revelador en su lugar, es difícil para una persona deprimida saber si realmente tiene la enfermedad. Casi todos los síntomas de la depresión son experimentados por todos en un momento u otro. Si has estado lidiando con cuatro o más de los siguientes síntomas todos los días durante dos semanas, y han alterado la forma en que generalmente funcionas (por ejemplo, te impidió trabajar, ser un padre responsable o ver a tus amigos), es hora de consultar con un médico.

Cambios en los hábitos alimenticios

Unos de los síntomas habituales de la depresión es la pérdida de apetito. Si el cerebro está preocupado con pensamientos negativos, puede olvidarse de comer o perder interés en cocinar o preparar comidas. Por otro lado, a veces la enfermedad produce el efecto opuesto, lo que le da hambre y lo conduce a comer en exceso. La mezcla de emociones que tienden a acompañar a la depresión, la tristeza, el pesimismo sobre el futuro y la baja autoestima, pueden obligar a tratar de calmar los sentimientos con los atracones de comida.

Cambios en el sueño

Algunas personas con depresión no quieren salir de la cama. Dormir más es también una forma en que las personas deprimidas escapan de su tristeza, se convierte en un refugio. Otras personas con depresión experimentan sueño inquieto o interrumpido o incluso insomnio: están demasiado atados por pensamientos obsesivos o reflexiones para relajarse y dormir las siete u ocho horas diarias que la mayoría de los adultos necesita. La cosa es que los cambios en el sueño no solo son un indicio de la enfermedad, sino que también empeoran las cosas. Cuando no obtienes la cantidad de sueño y descanso adecuado, el reloj interno del cuerpo se desincroniza, y la persona se encuentra aún más cansada y desenfocada... y menos capaz de sobrellevar la situación.

Cualquier cosa causa enfado o incomodidad

Es un signo furtivo que pocas personas reconocen: la depresión puede manifestarse como una irritabilidad elevada. Cuando las personas tienen dolor físico, a menudo se enojan e irritan fácilmente, y ocurre lo mismo con el dolor psicológico: no te sientes bien o no te gusta tu yo habitual, y eso te quita la paciencia y te pone más nervioso, incluso ante cosas pequeñas e insignificantes.

Falta de concentración

Olvidos en el trabajo o en rutinas habituales, como no recoger a los niños, no entregar un trabajo, que se queme la comida, etc. La mente se parece a una foto desenfocada, y la falta de claridad ha hecho mella en la forma en que sopesa las elecciones y toma decisiones. Así es el cerebro en la depresión. Estar preocupado con pensamientos de tristeza y vacío puede sumergirlo en una niebla que afecta al trabajo, memoria y habilidades para tomar decisiones. A su vez, ese pensamiento desenfocado puede llevar a tomar malas decisiones o asumir un comportamiento poco saludable y arriesgado.

No disfrutas de las cosas que una vez te hicieron feliz

No tener ganas de hacer nada, ni participar en cosas que antes causaban diversión, porque ya no dan placer es un signo revelador de depresión. Una persona que está deprimidad podría esquivar algunas salidas, y luego volver al ritmo habitual. Pero la depresión te hace apático sobre actividades y pasatiempos que una vez te dieron alegría, y eso te hace aislarte. Establece ese círculo vicioso: la depresión te roba tu capacidad de obtener placer de las experiencias, por lo que dejas de hacer las cosas que podrían alegrar tu estado de ánimo.

Te sientes desanimado y sin valor

Si constantemente te estás menospreciando, o te sientes inútil o intrascendente, algo está pasando. Los pensamientos repetitivos como 'No soy lo suficientemente bueno' o 'No me importa' son peligrosos porque pueden alimentar el comportamiento autodestructivo. Cuando piensas de esta manera, tiendes a encontrar formas de verificar la negatividad, y eso a su vez te hace estar más deprimido y en mayor riesgo. La culpa extrema de las cosas de las que no eres el único responsable (por ejemplo, una ruptura grave o la pérdida repentina de un empleo) también afecta la autoestima y es un indicio de depresión.

Estás preocupado con pensamientos de muerte

Pensamientos persistentes acerca de terminar con tu vida, preguntándote cómo se sentirían los amigos y la familia si lo hicieras, reflexionando sobre las diferentes formas de llevar a cabo el acto e incluso pensamientos generales sobre la muerte son indicadores sólidos de que es hora de buscar ayuda profesional. Debido a que estos pensamientos representan una amenaza tan directa para la vida, es importante buscar ayuda si se experimenta diariamente o casi todos los días durante dos semanas, incluso si no se reconoce ningún otro síntoma de depresión.

Pánico y ansiedad

Los sentimientos abrumadores de miedo generalmente se cree que significan un trastorno de ansiedad. Y a pesar de que a menudo es cierto, también pueden ser una pista para la depresión. Los sentimientos de ansiedad a menudo coinciden con la depresión, y algunas personas deprimidas tienen ataques de pánico. La ansiedad es más que la aprensión normal que la mayoría de nosotros sentimos cuando nos desafían; es una sensación constante de pánico y pensamientos obsesivos que a menudo aparecen en los síntomas físicos, como latidos cardíacos rápidos, sudoración excesiva y problemas para dormir. Lo difícil es que, aunque la ansiedad puede indicar depresión, es posible que una persona con depresión también tenga un trastorno de ansiedad. Si se siente una ansiedad abrumadora es otra razón crucial para buscar ayuda médica.

Nivel de energía bajo

El letargo relacionado con la depresión puede ser simplemente la consecuencia de no comer lo suficiente o de dormir demasiado. Pero también es el resultado de tener una nube negra de tristeza o desesperanza sobre uno todo el tiempo. Lidiar con el dolor emocional crónico es una gran cantidad de energía y te hace estar demasiado cansado para hacer frente a las tareas rutinarias, por no mencionar las responsabilidades laborales y familiares. Sentirse abrumado por la vida cotidiana, es normal, incluso levantarse de la cama y tomar una ducha se vuelve agotador". Cuando siempre se está cansado y la fatiga afecta a la vida diaria, es hora de buscar ayuda.

Dolores inexplicables

El dolor emocional de la depresión para el que no recibes ayuda se puede canalizar por todo tu cuerpo y aparecer como dolencias físicas, como dolores de cabeza, problemas estomacales, dolor de cuello y espalda, incluso náuseas. No todos los calambres o punzadas son un síntoma de depresión, por supuesto. Pero si padeces una enfermedad crónica, no puedes atribuirla a otra causa que no se solucione por sí sola, consulta a un médico para que valore y también considere una posible señal de depresión.

Comparte este artículo!