Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

manía depresión bipolaridad

Comprender la manía y la depresión en el trastorno bipolar

El trastorno bipolar, también conocido como enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca, afecta a millones de personas en el mundo. La mayoría de las personas con este trastorno pasan de la depresión a estados maníacos.

¿Qué es la manía en el trastorno bipolar? - Características y/o síntomas habituales

Aumento de la energía y de la actividad mental

¿Y a quién no le gustaría experimentar este efecto? Una de las razones por las que a algunas personas con trastorno bipolar no les gusta la medicación que equilibra el estado de ánimo es que pierden esta ventaja, que casi siempre termina con una depresión.

Confianza exagerada en sí mismo

Algunas personas con trastorno bipolar experimentan un estado de ánimo elevado y una gran autoconfianza durante sus "altibajos".

Comportamiento agresivo

Un episodio aislado de enfado o furia puede sucederle a cualquiera. Sin embargo, los que padecen del trastorno bipolar experimentarán una irritabilidad excesiva o un comportamiento agresivo durante las fases maníacas.

Insomnio

Las personas con trastorno bipolar a veces experimentan una menor necesidad de dormir sin fatiga durante sus fases maníacas, y se sienten mucho más productivas.

Sentirse invencible

Está bien tener una alta autoestima, pero durante una fase maníaca, las personas con trastorno bipolar a veces experimentan pensamientos grandiosos y un sentido inflado de auto importancia. Lo que puede llevarles a un comportamiento imprudente y a no ser capaces de controlar sus acciones.

Discurso y pensamientos apresurados

¿Sabes cuándo algunas personas hablan y piensan tan rápido que apenas puedes seguir lo que están diciendo? Durante una fase maníaca, las personas con trastorno bipolar a veces experimentan pensamientos atropellados, inconexos y rápidamente cambiantes y un comportamiento social inadecuado.

Comportamiento peligroso

Muchas personas con trastorno bipolar asumen riesgos durante la fase maníaca, desde el comportamiento sexual inapropiado hasta el robo de coches. La impulsividad, el mal juicio y la distracción son todos los sellos distintivos de la manía.

Alucinaciones

En los casos más severos, las personas con trastorno bipolar pueden experimentar delirios y alucinaciones.

Depresión en el Trastorno Bipolar - Características y/o síntomas habituales

Tristeza extrema

Cuando los episodios tristes se presentan sin motivo y no disminuyen, puede ser un signo de depresión. Las personas con trastorno bipolar a veces experimentan tristeza prolongada o episodios de llanto inexplicables.

Cambios en el apetito

Si aparece inapetencia, incluso con los alimentos o comidas que normalmente gustan mucho o en el caso contrario se dan atracones por motivos emocionales, puede ser un signo de depresión. Las personas con bipolaridad a veces experimentan cambios significativos en el apetito y los patrones de sueño.

Ansiedad

¿Preocupado sin razón? Las personas con trastorno bipolar a veces experimentan irritabilidad, enojo, preocupación, agitación y ansiedad.

Indiferencia

Las personas con este trastorno a veces experimentan pesimismo e indiferencia.

Energía baja

¿Alguna vez sientes que no tienes energía ni fuerza para nada, especialmente después de una fase maníaca durante la cual sentiste que no podías parar? Las personas con bipolaridad a veces experimentan pérdida de energía.

Sentirse sin valor

Las personas con trastorno bipolar a veces experimentan sentimientos de culpa e inutilidad.

Indecisión

¿Alguna vez sientes que no puedes decidirte? En este trastorno muchos se sienten cohibidos por la indecisión.

Sentirse desinteresado

En la bipolaridad a veces se experimenta incapacidad para disfrutar de intereses que con anterioridad se disfrutaban. Perdida de interés en general.

Malestar físico

Las personas con trastorno bipolar a veces experimentan molestias y dolores inexplicables.

Sentimientos suicidas

Los que sufren bipolaridad son más propensos a cometer suicidio que el resto de la población general, y es más probable que consideren suicidarse cuando están en la fase depresiva en comparación a cuando están en una fase maníaca.