La enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune causado por una intolerancia al gluten.

El gluten es el nombre general de las proteínas que se encuentran en el trigo, el centeno, y la cebada y otros granos derivados de ellos.

En los niños con la enfermedad celíaca, el gluten daña las vellosidades del intestino delgado, encargado de absorber los nutrientes de los alimentos, al no poder absorber los nutrientes que el cuerpo necesita, el niño puede sufrir desnutrición.

sin-gluten

La enfermedad celíaca puede conducir a una amplia variedad de síntomas en diferentes personas. Los bebés pueden dejar de ganar peso y la altura que se esperaba (una condición llamada retraso en el desarrollo). En los niños mayores, la enfermedad puede causar diarrea, dolor abdominal y distensión abdominal, pérdida de peso, fatiga, erupciones en la piel o dolor. Algunas personas que tienen la enfermedad celíaca no experimentan ningún síntoma en absoluto.

Los médicos no saben con certeza que es lo que provoca que el sistema inmunológico reaccione al gluten. No hay cura, aunque los investigadores están trabajando en el desarrollo de un tratamiento.

Pero si su hijo es diagnosticado con la enfermedad celíaca, hay maneras de minimizar los síntomas y los daños a los intestinos.

Síntomas de la enfermedad celíaca

Los síntomas de la enfermedad celíaca pueden ocurrir en cualquier momento en la vida de un niño. Algunos síntomas se experimentan desde la primera vez que se expone al gluten, mientras que otros desarrollan síntomas más adelante, después de consumir productos con gluten sin problemas durante años.

Una primera señal de que un niño puede tener la enfermedad celíaca puede ocurrir poco después de la introducción de alimentos sólidos, como los cereales. Un bebé que ha iniciado el consumo de alimentos que contienen gluten puede tener diarrea y dolores de estómago, y dejar de aumentar de peso a un ritmo saludable.

También pueden aparecer erupciones en la piel, sobre todo alrededor de los codos, las nalgas y las rodillas. Con el tiempo, el niño puede desarrollar anemia y llagas en la boca, y llegar a ser retraído o irritable.

Causas de la enfermedad celíaca

Las causas de la enfermedad celíaca son desconocidas. Aunque se ha relacionado con otras enfermedades.

La enfermedad celíaca tiende a darse en familias, así que si hay un historial familiar de la enfermedad celíaca, su hijo puede tener un mayor riesgo de desarrollarla. Si un niño es diagnosticado con la enfermedad celíaca, sus hermanos, padres y abuelos deben hacerse pruebas también, ya que pueden tener la enfermedad, pero ser libre de síntomas. Y a la larga puede traer problemas de salud.

Diagnóstico de la enfermedad celíaca

El diagnóstico de la enfermedad celíaca suele comenzar con un simple análisis de sangre que mide el nivel de anticuerpos al gluten y otras proteínas en el revestimiento del intestino. Si se encuentran niveles elevados de estos anticuerpos, el médico probablemente ordenará una biopsia del intestino delgado y la enviará a un laboratorio para su análisis.

Los médicos toman esta muestra de tejido mediante la inserción de un tubo largo y delgado llamado endoscopio a través de la boca y el estómago hasta el intestino delgado.

Cambios en la dieta

Si se diagnostica la enfermedad celíaca, el médico le dirá los alimentos que su hijo puede comer y cuáles debe evitar. Debido a que estos cambios van a afectar en gran medida la vida cotidiana de su familia y de la dieta de su hijo, el médico puede sugerirle que consulte con un nutricionista para obtener más consejos.

Algunos alimentos e ingredientes relacionados con el gluten (Aquí no está todo):

  • El trigo, la cebada, el centeno y cereales relacionados deben ser eliminados de la dieta de su niño.
  • Empanados (tales como el recubrimiento de piezas de pollo, croquetas…)
  • Jarabe de arroz integral (a menudo hecho de cebada)
  • Harina a base de trigo
  • Cuscús
  • Cremas de verduras y caldos envasados
  • Pollo frito
  • Salsas
  • Almidón alimenticio modificado
  • Aderezos para ensaladas
  • Condimentos (especias puras están bien, pero revise mezclas de aliños para los aditivos que contienen gluten)
  • Algunas infusiones y cafés con sabor
  • Mezclas para sopas y sopas enlatadas
  • Salsa de soja y los sólidos de salsa de soja (que pueden ser fermentados con trigo, no lo use a menos que compruebe que están bien con un dietista)
  • Espesantes
  • Pasta
  • Galletas, pan
  • Yogures con almidón de trigo

Por lo general, es seguro para un niño con la enfermedad celíaca a consumir avena, siempre y cuando la avena provenga de una fuente no contaminada. Esto significa que la avena se ha procesado en un molino que no procesa los granos que contienen gluten en el mismo equipo. La etiqueta en el paquete de la avena debe indicar claramente si ese es el caso.

Es muy importante leer cuidadosamente las etiquetas de todos los alimentos antes de comprarlos o consumirlos. Debe enseñar y acostumbrar a su hijo a hacerlo siempre. En caso de duda, lo más seguro es asumir que el producto contiene gluten y dejarlo fuera.

Incluso si usted toma precauciones, es probable que el niño pueda ingerir gluten accidentalmente en algún momento. Un poco de la ingestión de gluten puede causar una leve inflamación en el intestino, pero probablemente no causará síntomas inmediatos. Normalmente, el revestimiento del intestino delgado se renueva completamente a sí mismo cada 3-4 días, así que después de un solo incidente, las células dañadas son reemplazadas rápidamente por otras nuevas. Sin embargo, la exposición repetida al gluten conducirá a un daño permanente de la mucosa intestinal.

Cómo ayudar a su hijo a sobrellevar la enfermedad celíaca

Lo que los expertos saben acerca de la enfermedad celíaca se está desarrollando tan rápidamente que muchos libros y sitios web no están actualizados. Para asegurarse de que siempre tiene la información más actualizada y precisa, considere unirse a una organización nacional de celíacos. En algunos lugares hay campamentos de verano sin gluten y grupos de apoyo especiales sólo para niños y adolescentes.

Si el niño tiene enfermedad celíaca, es importante mantener al tanto a todas las personas que lo rodean, maestros, familiares, padres de amigos, etc. y explicarles la importancia de mantener los alimentos con gluten lejos de su hijo. Enseñe a los niños a no aceptar alimentos que les puedan ofrecer personas que no están al tanto de su enfermedad.

Puede ser difícil para su hijo a adaptarse a una dieta libre de gluten y, al principio, puede ser difícil para usted también. Pero con el tiempo, usted y su hijo se conocerán los alimentos que son seguros y los que están fuera prohibidos.

Muchos niños con síntomas que son diagnosticados con la enfermedad celíaca se sienta mejor rápidamente después de eliminar el gluten de su dieta y hacen una transición sin problemas a una alimentación libre de gluten. Sin embargo, cuando los síntomas son leves o inexistentes, a los niños les cuesta mucho más hacer cambios en la dieta. En esos casos, el apoyo de la familia es muy importante.

También ayuda a encontrar grupos de apoyo, muchos de los cuales tienen eventos especiales para los niños para ayudarles a darse cuenta de que no están solos con estos problemas dietéticos. Hable con su médico acerca de la búsqueda de estos recursos en su comunidad.

Comparte este artículo!