Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

hepatitis tipos

¿Qué es la hepatitis?

Hepatitis significa inflamación (hinchazón y dolor) del hígado. El hígado es importante para una variedad de funciones en el cuerpo. Estos incluyen regular el metabolismo, producir proteínas, almacenar vitaminas y hierro, eliminar toxinas y producir bilis.

Si el hígado no funciona correctamente, puede causar una enfermedad grave o incluso la muerte. La hepatitis puede ser causada por infecciones, virus, químicos, alcohol y otras drogas y otros factores. La hepatitis crónica significa una inflamación continua del hígado, independientemente de la causa subyacente.

Las diversas formas de hepatitis viral llevan nombres de diferentes letras del alfabeto. Estos incluyen la hepatitis A, B, C, D y E. También a veces se les llama hep A, hep B, hep C y así sucesivamente. Si bien todos estos virus afectan al hígado, se propagan de diferentes maneras y tienen diferentes tratamientos. Los tipos más comunes de hepatitis viral son la hepatitis A, B y C.

Otros virus también pueden causar hepatitis, como el virus de la fiebre amarilla y el virus que causa la fiebre glandular.

Síntomas de hepatitis

No todas las personas con hepatitis tienen síntomas. En términos generales, cuando se presentan síntomas, pueden incluir:

  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Malestar abdominal.
  • Orina oscura.
  • Letargo (cansancio).
  • Articulaciones dolorosas.
  • Edema (hinchazón).
  • Moretones con facilidad.
  • Ictericia (piel y ojos amarillos).

Hepatitis A

Cualquier persona puede infectarse si entra en contacto directo con el virus de la hepatitis A a través de alimentos, bebidas u objetos contaminados por las heces (excremento) de una persona infectada.

Los síntomas pueden durar varias semanas, pero la persona generalmente se recupera por completo. La infección con hepatitis A dará inmunidad de por vida. Sin embargo, esto no ofrece inmunidad contra los otros tipos de hepatitis. Hay una vacuna disponible para proteger contra la hepatitis A.

Hepatitis B

El virus de la hepatitis B se transmite cuando la sangre, el semen, las secreciones vaginales u otros fluidos corporales de una persona infectada con hepatitis B entran en el torrente sanguíneo de una persona que no está infectada con hepatitis B.

Las actividades que podrían permitir la propagación de la hepatitis B incluyen las relaciones no seguras o el uso de equipos de inyección no estériles. La hepatitis B también puede transmitirse de madre a hijo, ya sea a través del útero (rara vez), en el momento del parto o poco después del nacimiento.

Las personas que están expuestas al virus de la hepatitis B pueden desarrollar hepatitis B a largo plazo (donde el virus permanece en su cuerpo durante toda la vida). Los bebés y los niños que se infectan son mucho más propensos que los adultos a desarrollar hepatitis B a largo plazo.

Una vacuna altamente efectiva y segura está disponible para prevenir la infección por hepatitis B. Se incluye en el calendario de vacunación estándar, que comienza en la infancia. La detección de la madre antes del nacimiento puede prevenir la infección de los recién nacidos. Si una madre tiene un resultado positivo, el bebé recibe inmunoglobulina contra la hepatitis B cuando nace, así como una vacuna contra la hepatitis B.

Hepatitis C

La hepatitis C es un virus transmitido por la sangre que se transmite cuando la sangre de una persona con hepatitis C ingresa al torrente sanguíneo de otra persona.

Alrededor del 20 a 30 por ciento de las personas que se infectan con hepatitis C pueden eliminar el virus de la sangre sin tratamiento. Estas personas ya no tienen hepatitis C y no pueden transmitirla.

Alrededor del 70 a 80 por ciento de las personas con hepatitis C, si no reciben tratamiento, continúan teniendo el virus en la sangre y es probable que tengan hepatitis C crónica. De éstas, aproximadamente del 10 al 20 por ciento desarrollarán cirrosis, que es una cicatriz grave del hígado. Esto puede tardar 20 años o más en desarrollarse. Una pequeña cantidad de personas con cirrosis pueden desarrollar cáncer de hígado.

El tratamiento con medicamentos antivirales de acción directa ha mejorado enormemente los resultados para las personas con hepatitis C. Estos tratamientos pueden ayudar a disminuir la inflamación en el hígado y pueden eliminar el virus en hasta el 90 por ciento de las personas, y los efectos secundarios son mínimos.

No existe una vacuna disponible para prevenir la infección por hepatitis C.

Hepatitis D

El virus de la hepatitis D se puede adquirir como una coinfección (se produce al mismo tiempo) con el virus de la hepatitis B o como una superinfección en personas con hepatitis B positiva.

Puede contraer la hepatitis D a través de relaciones íntimas sin protección, compartiendo equipos de inyección no estériles y otras actividades en las que la sangre de una persona infectada ingresa en el torrente sanguíneo.

Hepatitis E

La hepatitis E es más común en los países en desarrollo. No hay una infección crónica (a largo plazo) asociada con este virus. La hepatitis E es más grave entre las mujeres embarazadas, especialmente en el tercer trimestre.

El virus de la hepatitis E se encuentra en las heces de personas y animales infectados y se transmite al comer o beber alimentos o agua contaminados. La transmisión de persona a persona ocurre con menos frecuencia que con el virus de la hepatitis A.

Se recomienda encarecidamente a las mujeres embarazadas que no viajen a áreas donde hay mucha hepatitis E, especialmente durante los últimos tres meses de embarazo.

Diagnóstico de hepatitis

Las pruebas que se usan para diagnosticar la hepatitis pueden incluir análisis de sangre y una ecografía o fibroscan del hígado (una prueba rápida y no invasiva que usa una ecografía para medir la "rigidez" de su hígado).

Tratamiento para la hepatitis

El tratamiento depende del tipo de hepatitis. Hable con su médico sobre el tratamiento que se le recomienda. La hepatitis viral crónica, ya sea por hepatitis B o C, puede, después de muchos años, provocar cirrosis y cáncer primario de hígado.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.