habitos acidez

Comer bien, alivia la acidez estomacal

Los antiácidos de venta libre y los medicamentos recetados son los tratamientos más comunes para la “enfermedad por reflujo gastroesofágico” (ERGE). En los casos más severos, incluso se puede requerir cirugía. Pero independientemente de qué tan malos sean sus síntomas de ERGE, combatir con éxito la acidez estomacal y el reflujo ácido también requiere algunos cambios en el estilo de vida, que van desde los alimentos que consume hasta la ropa que usa.

Si los respeta todos los días, estos siete hábitos pueden ayudar a minimizar los síntomas de ERGE.

Comidas en pequeñas cantidades y de forma frecuente

Las comidas son a menudo un desencadenante de los síntomas de ERGE. De hecho, los buffets de "comer todo lo que se quiera" son casi siempre una receta para la acidez estomacal.

Un estómago muy lleno puede hacer que la válvula entre el estómago y el esófago (conocida como esfínter esofágico inferior) se relaje y empuje los ácidos del estómago hacia el esófago.

Coma varias comidas pequeñas durante el día en lugar del desayuno, el almuerzo y la cena estándar. (No haga esa última comida demasiado tarde, sin embargo: comer cerca de la hora de acostarse también puede desencadenar los síntomas de ERGE).

Eliminar alimentos de la dieta

Ya sea chocolate o cafeína, ciertos alimentos y bebidas son notorios por exacerbar los síntomas de ERGE.

La lista incluye alimentos picantes, carne roja grasa, papas fritas (y otras comidas fritas), frutas cítricas, cebolla cruda, tomates, mantequilla, aceite, menta, chocolate y cafeína.

Evitar el alcohol

El alcohol es una mala idea para la mayoría de las personas con ERGE, especialmente si bebe demasiado o con regularidad.

El alcohol relaja el esfínter esofágico inferior, lo que permite que el ácido del estómago se infiltre en el esófago.

Otra razón para no tener peso extra

El exceso de peso puede contribuir a la acidez estomacal y al reflujo ácido. Un estudio de 2003 de más de 10.000 personas en el International Journal of Epidemiology encontró un fuerte vínculo entre los síntomas de ERGE y el índice de masa corporal (IMC). Las personas obesas tienen casi tres veces más probabilidades que las personas de peso normal de tener acidez estomacal y reflujo ácido.

Los expertos no están exactamente seguros de por qué. El exceso de grasa abdominal puede ejercer presión sobre el estómago, pero también puede causar cambios químicos u hormonales que hacen que el cuerpo sea más susceptible al reflujo ácido.

No usar ropa ajustada

Al igual que el exceso de grasa del vientre, la ropa ajustada alrededor de la sección media puede empujar contra el estómago y forzar la entrada de ácido en el esófago.

Seguro que esos pantalones se ven lindos, pero ¿vale la pena? Si tiene acidez estomacal, omita cinturones, pretinas y ropa interior que pueden ser demasiado apretada.

Cabeza alta para dormir mejor

¿Qué tiene que ver el sueño con la acidez estomacal? Más de lo que piensa. Evite comer antes de acostarse y eleve su cabeza unos centímetros mientras duerme.

Esta posición no necesariamente reduce la frecuencia de reflujo ácido, pero la investigación muestra que ayuda al drenaje del ácido estomacal del esófago más rápidamente. Un estudio informó un aumento del 67% en el tiempo de eliminación del ácido.

¿No tiene una cama ajustable? Apoye su cama en bloques especialmente diseñados o use una cuña de espuma, que puede encontrar en la mayoría de las tiendas de artículos para el hogar. (Apilar las almohadas no es tan efectivo.)

Dejar de fumar

Todo el mundo sabe que fumar daña el corazón y los pulmones. Pero, ¿qué hay del sistema digestivo? Sí, eso también.

La nicotina, como el alcohol, puede empeorar los síntomas de ERGE al relajar el esfínter esofágico inferior, lo que hace que el ácido del estómago fluya de vuelta al esófago.

Fumar también hace que las sales biliares migren desde el intestino delgado hacia el estómago y reduce la cantidad de saliva que produce. (La saliva ayuda a eliminar el ácido estomacal del esófago y contiene un ácido natural combatiente, bicarbonato).

Comparte este artículo!