Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

enfermedad encias

Salud dental

La enfermedad de las encías es una afección muy común donde las encías se inflaman, adoloren o se infectan.

Muchos adultos tienen algún tipo de enfermedad de las encías y la mayoría de las personas la experimentan al menos una vez. Es mucho menos común en los niños.

Si tiene una enfermedad de las encías, sus encías pueden sangrar cuando se cepilla los dientes y es posible que tenga mal aliento. Esta etapa temprana de la enfermedad de las encías se conoce como gingivitis.

Si la gingivitis no se trata, se puede desarrollar una afección llamada periodontitis. Esto afecta a más tejidos que soportan los dientes y los mantienen en su lugar.

Si la periodontitis no se trata, el hueso de la mandíbula puede dañarse y se pueden abrir pequeños espacios entre la encía y los dientes. Sus dientes pueden aflojarse y eventualmente pueden caerse.

¿Qué causa la enfermedad de las encías?

La enfermedad de las encías es causada por una acumulación de placa en los dientes. La placa es una sustancia pegajosa que contiene bacterias.

Algunas bacterias en la placa son inofensivas, pero algunas son dañinas para la salud de las encías. Si no retira la placa de sus dientes al cepillarlos, se acumula e irrita las encías. Esto puede causar enrojecimiento con sangrado, hinchazón y dolor.

Cuando consultar con el dentista

Debe hacer una cita para ver a su dentista si sus encías están dolorosas, inflamadas o si sangran cuando se cepilla los dientes.

Su dentista puede realizar un examen dental completo para verificar la salud de sus encías, lo que puede implicar insertar una barra de metal delgada con una curva en un extremo (sonda periodontal) al lado de sus dientes.

En algunos casos, es posible que se necesiten varios rayos X para verificar el estado de sus dientes y la mandíbula.

Prevención y tratamiento de la enfermedad de las encías

Los casos leves de enfermedad de las encías generalmente se pueden tratar manteniendo un buen nivel de higiene bucal. Esto incluye cepillarse los dientes al menos dos veces al día y usar hilo dental regularmente. También debe asegurarse de asistir a revisiones dentales regulares.

En la mayoría de los casos, su dentista o higienista dental podrá limpiar a fondo sus dientes y eliminar cualquier placa endurecida (sarro). También podrán mostrarle cómo limpiar sus dientes de manera efectiva para ayudar a prevenir la formación de placa en el futuro.

Si tiene una enfermedad grave de las encías, generalmente necesitará un tratamiento médico y dental adicional y, en algunos casos, es posible que deba realizarse una cirugía. Esto generalmente lo realizará un especialista en problemas de encías (periodoncia).

Chequeos dentales

Es importante tener chequeos dentales regulares para que cualquier problema con sus dientes y encías se pueda detectar y tratar a tiempo.

Si nunca ha tenido una enfermedad de las encías y tiene buena salud bucal, es posible que solo tenga que visitar a su dentista cada uno o dos años para un chequeo.

Es posible que deba visitar a su dentista con más frecuencia si ha tenido problemas con la enfermedad de las encías en el pasado. En cada cita, su dentista le aconsejará cuando necesite su próxima cita.

Si tiene un mayor riesgo de desarrollar problemas en las encías, por ejemplo, si fuma o tiene diabetes, se le puede recomendar que visite a su dentista con más frecuencia para que sus dientes y encías puedan ser vigilados de cerca.

Complicaciones de la enfermedad de las encías

Si tiene una enfermedad de las encías no tratada que se convierte en periodontitis, puede llevar a otras complicaciones, como:

  • Abscesos en las encías (pus).
  • Retroceso de las encías.
  • Diente flojos.
  • Pérdida de dientes.

---

El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.