ejercicios pulmonares, enfermedades pulmón

Ejercicios para enfermedades respiratorias

Los ejercicios de respiración específicos y un poco de actividad física pueden ayudar a algunas personas con enfermedad pulmonar. Es importante que siempre planifique cualquier rutina de ejercicios después de consultar a su médico o profesional de la salud.

Las enfermedades pulmonares causan problemas respiratorios

Hay muchas enfermedades que pueden impedir que sus pulmones funcionen tan bien como deberían. Algunas de estas condiciones incluyen:

  • Asma
  • Enfisema
  • Bronquiectasias
  • Bronquitis crónica.

Sentirse sin aliento es uno de los síntomas más comunes de la enfermedad pulmonar y debe hablar con su médico si le cuesta respirar.

Músculos involucrados en la respiración

Su cuerpo absorbe oxígeno y emite dióxido de carbono a medida que el aire entra y sale de sus pulmones. Las estructuras que mueven el aire dentro y fuera de sus pulmones son los músculos de su caja torácica y su diafragma, una capa de músculo que se encuentra debajo de sus pulmones y sobre su abdomen.

El aire se transporta a través de los pulmones desde la boca hasta pequeñas estructuras que son como sacos huecos. Cada saco contiene una malla de vasos sanguíneos donde el oxígeno puede entrar en el torrente sanguíneo. Cuando los niveles de oxígeno son demasiado bajos, el cerebro envía señales a los músculos que controlan su respiración para que trabajen más duro. Esto significa que las personas con dificultades respiratorias tienen que esforzarse más para obtener suficiente oxígeno.

Si los pulmones están rígidos y no son flexibles, el diafragma también tiene que trabajar más. Además de los músculos que controlan directamente la respiración, las personas con problemas respiratorios a menudo usan otros músculos para respirar, incluidos los músculos del cuello y los hombros. Todo este esfuerzo puede hacer que la respiración sea muy agotadora.

Ejercicios de respiración específicos

Si tiene una afección pulmonar, debe consultar a su médico o profesional de la salud antes de comenzar cualquier ejercicio de respiración.

La evaluación previa al ejercicio se usa para identificar a las personas con afecciones médicas que pueden ponerlas en un mayor riesgo de experimentar un problema de salud durante la actividad física. Es un filtro o "red de seguridad" para ayudar a decidir si los beneficios potenciales del ejercicio superan los riesgos para usted. Imprima una copia de la herramienta de evaluación previa al ejercicio y discútala con su médico o profesional del ejercicio.

Las formas en que los ejercicios de respiración específicos pueden ayudar a su condición incluyen:

  • Mejorar la fuerza del diafragma.
  • Más capacidad pulmonar.
  • Ayuda a que la mucosa se asiente profundamente.
  • Mantiene móviles los pulmones y la pared torácica.

Respiración profunda relajada

Siéntese, relaje los hombros y respire por la nariz y exhale por la boca. El abdomen debe moverse hacia adentro y hacia afuera mientras respira. Esto demuestra que está utilizando su diafragma y que está respirando profundamente.

Respiración prolongada

Inhale dos veces y exhale tres o cuatro. Esto ayuda a expulsar el aire atrapado para que haya más espacio para el aire fresco cuando tome la próxima respiración.

Ejercicio físico para mejorar la respiración

Algunas personas con problemas respiratorios evitan la actividad física porque les hace sentir dificultad para respirar. Pero evitar la actividad física podría reducir aún más la función pulmonar.

Asegúrese de discutir las posibilidades de un programa de ejercicios con su médico o profesional de la salud antes de comenzar cualquier actividad nueva.

Algunos ejemplos de actividad física que pueden ser útiles incluyen:

  • Caminar: comience con unos minutos cada semana y aumente lentamente.
  • Estiramiento: mantenga sus músculos flexibles.
  • Entrenamiento con pesas: use mancuernas pequeñas de mano.
  • Tai chi: practique técnicas de respiración y movimientos lentos que pueden ayudar a relajar y rejuvenecer el cuerpo, aumentar la energía, calmar la mente y mejorar la postura y el equilibrio.
  • Hidroterapia: ejercicios en agua tibia.

Si empieza a sentirse sin aliento, debe parar, sentarse y practicar sus ejercicios de respiración.

**El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!