defectos congenitos cardiacos

Un defecto cardíaco congénito es cuando se nace con alguna afección en el corazón.

Es el defecto de nacimiento más común. Hay al menos 18 tipos diferentes de defectos cardíacos congénitos. La mayoría afecta las paredes, válvulas o vasos sanguíneos de su corazón. Algunos son serios y pueden necesitar varias cirugías y tratamientos.

Agujero en el corazón (defecto septal)

Esto significa que se nace con un orificio en la pared o tabique que separa los lados izquierdo y derecho del corazón. El orificio permite que la sangre de los dos lados se mezcle.

Defecto Septal Auricular (DSA)

Un DSA es un orificio en la pared entre las cámaras superiores o las aurículas derecha e izquierda del corazón. Un orificio aquí permite que la sangre de la aurícula izquierda se mezcle con la sangre en la aurícula derecha.

Algunos DSA se cierran por sí solos. Es posible que su médico tenga que reparar un DSA mediano o grande con cirugía a corazón abierto u otro procedimiento.

Se podría sellar el agujero con un procedimiento de catéter mínimamente invasivo. Insertando un pequeño tubo, o catéter, en un vaso sanguíneo rumbo hasta su corazón. Luego puede cubrir el agujero con una variedad de dispositivos.

Defecto del septo ventricular (DSV)

Un DSV es un orificio en la parte del tabique que separa las cámaras inferiores de tu corazón o ventrículos. Si tiene un DSV, la sangre se bombea de vuelta a los pulmones en lugar de a su cuerpo.

Un DSV pequeño también puede cerrarse por sí mismo. Pero si el suyo es más grande, es posible que necesite una cirugía para repararlo.

Defecto del canal auriculoventricular completo (CAVC)

Este es el defecto septal más grave. Es cuando tiene un agujero en el corazón que afecta las cuatro cámaras.

Un CAVC impide que la sangre rica en oxígeno vaya a los lugares correctos en su cuerpo. Su médico puede repararlo con parches. Pero algunas personas necesitan más de una cirugía para tratarlo.

Defectos de la válvula

Las válvulas controlan el flujo de sangre a través de los ventrículos y las arterias del corazón. Y algunos defectos cardíacos menores pueden afectar a las válvulas, que incluyen:

  • Estenosis. Cuando sus válvulas se vuelven estrechas o rígidas, no se abren ni permiten que la sangre pase fácilmente.
  • Regurgitación. Sus válvulas no se cierran herméticamente, lo que permite que su sangre gotee hacia atrás a través de ellas.
  • Atresia. Esto ocurre cuando la válvula no está bien formada o no tiene una abertura para permitir el paso de la sangre. Causa problemas cardíacos más complicados.
  • La anomalía de Ebstein. Este es un defecto en otra válvula cardíaca, la válvula tricúspide, que puede evitar que se cierre herméticamente. Los bebés que tienen Ebstein también suelen tener un defecto en el tabique auricular (DAS).
  • Estenosis de la válvula pulmonar. Este es el defecto valvular más común en recién nacidos. Los bebés con casos severos a menudo tienen tensiones en los ventrículos derechos. Su médico generalmente puede tratarlo con un procedimiento de catéter. Ella usará un catéter, o tubo delgado, con un globo en el extremo para inflar y abrir la válvula tensa.

Tetralogía de Fallot

A veces, si tiene agujeros en el corazón o defectos septales, es posible que también tenga otros problemas cardíacos congénitos. Uno se llama tetralogía de Fallot, que es una combinación de cuatro defectos, que incluyen:

  • Un defecto septal ventricular grande.
  • Pared engrosada alrededor de su ventrículo derecho o cámara inferior.
  • Su aorta está ubicada sobre el orificio de la pared ventricular.
  • Válvula pulmonar rígida, que permite el flujo sanguíneo del corazón a los pulmones.

Un bebé nacido con tetralogía de Fallot puede necesitar cirugía a corazón abierto poco después del nacimiento para solucionar los problemas. Si el problema de la válvula pulmonar no es demasiado grave, el médico podría hablar con usted acerca de esperar hasta que su hijo sea un poco mayor.

Otros defectos

  • Conducto arterioso persistente. En pocas palabras, se trata de un agujero en la aorta de su bebé que no se cierra. Durante el embarazo, el orificio permite que la sangre de su bebé pase por alto sus pulmones y obtenga oxígeno de su cordón umbilical. Después de que nace, comienza a recibir oxígeno de sus propios pulmones, y el orificio debe cerrarse. Si no es así, se llama ductus arterioso persistente. En casos leves pueden mejorar por sí solos. Uno más grande podría necesitar cirugía.
  • Tronco arterioso. Es cuando su bebé nace con una arteria principal en lugar de dos que llevan sangre al resto de su cuerpo. Necesitará cirugía para reparar el defecto, y puede necesitar más procedimientos en el futuro.
  • I-transposición de las grandes arterias. Esto significa que las cámaras derecha e izquierda del corazón del bebé se invierten. Su sangre todavía fluye normalmente, pero con el tiempo, su ventrículo derecho no funciona tan bien porque debe bombear más fuerte.
  • D-transposición de las grandes arterias. En esta condición, las dos arterias principales del corazón del bebé se invierten. Su sangre no se mueve a través de los pulmones para obtener oxígeno, y la sangre rica en oxígeno no fluye por todo su cuerpo. Tendrá que someterse a una cirugía para reparar esta afección, por lo general, durante el primer mes de vida.
  • Defectos de ventrículo único. Los bebés algunas veces nacen con una pequeña cámara inferior del corazón, o con una válvula faltante. Los diferentes tipos de defectos de ventrículo único incluyen:
  • Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico: su bebé tiene una aorta no desarrollada y una cámara inferior izquierda o ventrículo.
  • Atresia pulmonar/tabique ventricular intacto: el bebé no tiene válvula pulmonar, que controla el flujo sanguíneo del corazón a los pulmones.
  • Atresia tricuspídea: el bebé no tiene válvula tricúspide, que debe estar entre las cámaras superiores e inferiores del lado derecho del corazón.

En algunos casos, su médico puede detectar problemas cardíacos congénitos cuando su bebé todavía está en el útero. Pero no siempre puede diagnosticar el defecto hasta después del nacimiento y su bebé muestra signos de un problema.

Muchos defectos cardíacos congénitos leves se diagnostican en la infancia o incluso más tarde porque no causan ningún síntoma obvio. Algunas personas no descubren que los tienen hasta que son adultos.

Cualquiera que sea el tipo de defecto cardíaco congénito, puede estar seguro de que con los avances en herramientas de diagnóstico y tratamientos, hay una posibilidad mucho mayor de una vida larga y normal que hasta hace años.

Comparte este artículo!