cancer testiculo

Cáncer testicular

El cáncer de testículo es un cáncer poco común que se presenta principalmente en hombres de entre 25 y 44 años. En la mayoría de los casos, el cáncer testicular es curable.

Los testículos son dos órganos pequeños, de forma ovalada, ubicados detrás del pene en un saco de piel llamado escroto. Son parte del sistema reproductor masculino. El esperma y las hormonas sexuales son producidos por los testículos.

Causas del cáncer testicular

La causa exacta sigue siendo desconocida, pero hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de un hombre de desarrollar cáncer testicular.

Estos factores de riesgo incluyen:

  • Testículos no descendidos (criptorquidia): los hombres que nacen con testículos no descendidos son más propensos a desarrollar cáncer testicular. La corrección quirúrgica de los testículos no descendidos puede reducir, pero no compensar completamente este riesgo.
  • Antecedentes familiares: si tiene un padre o hermano que ha tenido cáncer de testículo.
  • Una anomalía del pene y la uretra, conocida como hipospadias, significa que tiene el doble de probabilidades de desarrollar cáncer testicular, en comparación con otros hombres en la población general.
  • Infertilidad (dificultad para concebir un bebé): la infertilidad comparte una serie de factores de riesgo con el cáncer testicular.
  • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): existe cierta evidencia de que los hombres con VIH tienen un mayor riesgo de cáncer testicular.
  • Antecedentes personales: los hombres que han tenido cáncer testicular previamente en un testículo tienen más probabilidades de desarrollar cáncer en el otro testículo.

No se conoce ningún vínculo entre el cáncer testicular y la lesión testicular. Sin embargo, las lesiones a menudo pueden causar hinchazón y bultos, lo que puede dificultar la detección del cáncer testicular. Si tiene hinchazón testicular debido a una lesión, consulte a su médico.

Autoexamen de los testículos

Los cánceres que se detectan temprano son los más fáciles de tratar. Los hombres deben familiarizarse con el nivel habitual de abultamiento de sus testículos y consultar a su médico si notan un cambio. Un buen momento para que los hombres examinen sus testículos es después de un baño o una ducha tibia, cuando la piel escrotal está relajada. Debes intentar adquirir el hábito de hacer esto regularmente.

Algunos hombres necesitan estar especialmente atentos. Incluyen hombres y niños con antecedentes familiares (padre o hermano) de cáncer testicular, y hombres y niños cuyos testículos no descendían normalmente cuando eran bebés.

Síntomas del cáncer testicular

En algunos hombres, el cáncer testicular no causa ningún síntoma notable. Otros hombres pueden notar uno o más síntomas, incluyendo:

  • Hinchazón o bulto en el testículo, generalmente sin dolor.
  • Sensación de pesadez en el escroto.
  • Cambio en el tamaño o la forma del testículo (por ejemplo, dureza o hinchazón).
  • Desigualdad entre los testículos.
  • Dolores en la parte baja del abdomen, testículo o escroto.
  • Dolor de espalda.
  • Dolores de estómago.

La mayoría de los bultos testiculares no son cáncer, pero es importante que consulte a su médico si tiene alguno de estos síntomas.

Un bulto canceroso puede ser tan pequeño como un guisante o mucho más grande. En la mayoría de los casos, solo se afecta un testículo. A veces, las células del cáncer de testículo se diseminan hacia los ganglios linfáticos y otros órganos del cuerpo (más comúnmente los pulmones). Si esto sucede, es posible que tenga otros síntomas, como tos o dificultad para respirar. Incluso si el cáncer testicular se disemina, generalmente se puede curar.

Tipos de cáncer testicular

Los dos tipos principales de cáncer testicular son el “no seminoma” y el “seminoma”.

El cáncer testicular no seminoma es:

  • Un cáncer más raro que tiende a desarrollarse más rápidamente que los cánceres de seminoma.
  • Más común en los hombres más jóvenes, generalmente en sus 20.
  • Compuesto por subtipos que se agrupan, como el teratoma, el tumor del saco vitelino, el coriocarcinoma y el carcinoma de células embrionarias.

Cáncer testicular seminoma:

  • Tiende a desarrollarse más lentamente que los cánceres no seminoma.
  • Generalmente ocurre en hombres de 25 a 50 años, pero también ocurre en hombres mayores de 60 años.

Ocasionalmente, los tumores testiculares pueden ser una mezcla de ambos tipos.

Diagnóstico de cáncer testicular

Si siente una inflamación o cualquier otro tipo de cambio inusual en uno de sus testículos, es importante que consulte a su médico.

El diagnóstico de cáncer testicular implica una serie de pruebas, que incluyen:

  • Examen - un examen físico de los testículos.
  • Ecografía: para ayudar a distinguir entre cánceres y bultos debidos a otras causas.
  • Análisis de sangre: muchos cánceres de testículo producen una hormona que se puede medir en la sangre. Los médicos los llaman "marcadores". Hay tres tipos diferentes de marcadores para el cáncer testicular.

Si los resultados de la ecografía sugieren cáncer, el testículo afectado deberá extirparse quirúrgicamente. Las células del bulto serán examinadas bajo un microscopio. Desafortunadamente, esta es la única manera de confirmar el cáncer testicular. Los médicos solo realizarán esta operación si están bastante seguros de que es cáncer.

Si su médico sospecha que el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, le harán otras pruebas, como una radiografía de tórax y exploraciones, ya sea una exploración por imágenes de resonancia magnética (IRM) o una tomografía computarizada (TC).

Los resultados de las pruebas pueden tardar unos días. Es muy natural sentirse ansioso esperando obtener sus resultados. Puede ayudar hablar con un amigo cercano o familiar sobre cómo se siente.

Tratamiento del cáncer testicular

La extirpación quirúrgica del testículo afectado (orquidectomía) suele ser el primer tratamiento para el cáncer testicular. El testículo puede ser reemplazado por uno falso llamado prótesis. Por lo general, puede irse a casa el día de la cirugía. Si el cáncer no se ha diseminado más allá del testículo, este puede ser el único tratamiento que necesitará. Sin embargo, durante algunos años, tendrá que acudir a un especialista para chequeos regulares.

Perder un testículo no afecta su fertilidad, siempre que el testículo restante esté sano. Su capacidad para tener una erección tampoco se ve afectada. Sin embargo, si tiene ambos testículos extirpados, será infértil.

Si necesita más tratamiento médico para el cáncer o necesita que le extraigan los dos testículos, es posible que pueda hacer una donación al banco de esperma. Esto le dará la opción de ser padre en el futuro. Es importante hablar sobre esto con su médico antes de continuar con cualquier tratamiento.

El tratamiento adicional para el cáncer de testículo puede incluir:

Radioterapia: para matar las células cancerosas, haciendo el menor daño posible a las células normales. Se puede administrar radioterapia para evitar que el cáncer regrese después de la cirugía o para tratar cualquier célula cancerosa que se haya diseminado. El cáncer de testículo con mayor frecuencia se disemina a los ganglios linfáticos de la pelvis y la región abdominal inferior. La radioterapia no lo hace radiactivo, por lo que es seguro que esté con otras personas, incluidos los niños, después de su tratamiento.

Quimioterapia: esto implica el uso de medicamentos contra el cáncer para destruir las células cancerosas circulando en el torrente sanguíneo y llegando a las células cancerosas en cualquier parte del cuerpo. Este tratamiento puede administrarse:

Si el cáncer se ha diseminado fuera de su testículo.

Junto con la cirugía, o menos frecuentemente, con radioterapia (tratamiento adyuvante), si existe un riesgo moderado de propagación o reaparición del cáncer.

Como tratamiento primario, si el cáncer se ha diseminado a otras partes de su cuerpo.

Cirugía adicional: si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos de su abdomen y permanece después de la quimioterapia o la radioterapia, los ganglios linfáticos se pueden extirpar quirúrgicamente. Esto puede causar infertilidad al prevenir la eyaculación de esperma a través del pene. Sin embargo, la función sexual y la capacidad de orgasmo permanecen intactas.

Terapias complementarias y alternativas: cuando se usan junto con su tratamiento convencional contra el cáncer, algunas de estas terapias pueden hacer que se sienta mejor y mejore su calidad de vida. Otros pueden no ser tan útiles y en algunos casos pueden ser perjudiciales.

**El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!