cancer higado

Cáncer de hígado

El cáncer de hígado puede ser un cáncer primario, lo que significa que comienza en el hígado, o un cáncer secundario, lo que significa que comienza en otra parte del cuerpo y se propaga al hígado. Los cánceres de hígado secundarios son más comunes que los cánceres de hígado primarios. El cáncer de hígado generalmente no presenta síntomas en las primeras etapas.

Funciones del hígado

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo. Se encuentra en el lado derecho del abdomen y está protegido por la caja torácica. El hígado funcionará normalmente con solo una pequeña porción de él en funcionamiento.

Sus funciones incluyen:

  • Destruir sustancias nocivas, como el alcohol, y eliminar los productos de desecho.
  • Convertir los alimentos que contienen grasas y azúcares en energía que utiliza el cuerpo.
  • Produce bilis para ayudar con la digestión de los alimentos.

Cánceres primarios de hígado

El cáncer primario de hígado es más frecuente en hombres y personas mayores de 65 años. La mayoría de los cánceres de hígado primarios comienzan en las células hepáticas (a esto se les llama carcinoma hepatocelular), mientras que otros se originan en un conducto biliar y se conocen como colangiocarcinoma.

En las culturas occidentales, la mayoría de las personas que desarrollan cáncer de hígado primario también tienen cirrosis hepática. Esto es una cicatrización del hígado debido a causas como el consumo excesivo de alcohol durante un largo período de tiempo. Sin embargo, solo una pequeña cantidad de personas que tienen cirrosis hepática desarrollan cáncer primario de hígado. La infección con hepatitis B, C o D también puede aumentar el riesgo de cirrosis y, más tarde, de cáncer primario de hígado.

Cánceres hepáticos secundarios

El cáncer de hígado secundario es el cáncer de hígado más común. Un cáncer de hígado secundario comienza en otra parte del cuerpo y se propaga (hace metástasis) al hígado.

La mayoría de los cánceres se pueden diseminar al hígado. Los tipos más comunes que hacen esto son los cánceres de mama, estómago e intestino. Estos cánceres de hígado llevan el nombre del cáncer primario (por ejemplo, el cáncer de mama que se ha diseminado al hígado se denomina cáncer de mama metastásico). A veces, el cáncer de hígado se descubre primero, lo que conduce al diagnóstico del cáncer primario.

Causas del cáncer de hígado

El cáncer de hígado a menudo es causado por un daño al hígado debido a:

  • Cirrosis - cicatrización del tejido hepático por el alcohol.
  • Infección a largo plazo con un virus de la hepatitis: hepatitis B, C o D.
  • Algunos productos químicos (por ejemplo, arsénico) que ahora se usan raramente.
  • Tabaquismo: la infección por hepatitis B o C aumenta el riesgo de cáncer de hígado en las personas que fuman.
  • Diabetes: las personas con diabetes tienen un riesgo de cáncer de hígado que es dos o tres veces mayor que las personas que no tienen diabetes.

Las causas del cáncer de hígado secundario son muy diferentes a las de un cáncer de hígado primario. Esto se debe a que los cánceres de hígado secundarios significan que el cáncer comenzó en otras partes del cuerpo (donde se encuentra el cáncer primario). Las causas del cáncer de hígado secundario serán las mismas que para el tipo de cáncer primario.

Los síntomas del cáncer de hígado

Los síntomas a menudo no aparecen en las primeras etapas del cáncer de hígado. Hay pocos nervios a través del hígado, por lo que una persona con este tipo de cáncer no siente dolor. Los síntomas son los mismos tanto para el cáncer de hígado primario como para el secundario.

En etapas posteriores, el cáncer de hígado puede causar un dolor en la parte superior del abdomen o en la espalda. En lugar de sentir dolor en el hígado, se siente en el área circundante debido a la distensión (hinchazón), irritación o inflamación del hígado.

Otros síntomas incluyen pérdida de apetito, debilidad y pérdida de peso (particularmente pérdida de músculo en los brazos y piernas), náuseas, fiebre e ictericia (color amarillo de la piel y el blanco de los ojos). El abdomen también puede estar inflamado.

Si tiene uno de estos síntomas, recuerde que el cáncer de hígado es poco frecuente y es probable que su síntoma se deba a otra cosa. Sin embargo, consulte a su médico si tiene algún síntoma que persiste durante más de dos semanas. No se demore en ver a un médico si tiene signos de ictericia o pérdida inexplicable de músculos en sus brazos y piernas.

Diagnóstico de cáncer de hígado

El cáncer de hígado generalmente se diagnostica con una serie de pruebas diferentes, que pueden incluir:

  • Análisis de sangre: para verificar su estado general de salud y detectar una sustancia química que generalmente se encuentra en niveles elevados en personas con cáncer primario de hígado
  • Ecografía: se toma una imagen del hígado con ondas de sonido.
  • Tomografía computarizada (TC): una radiografía especializada que se toma desde muchos ángulos diferentes para crear una imagen tridimensional (3-D) del cuerpo.
  • Imagen de resonancia magnética (IRM): similar a una tomografía computarizada, pero utiliza un potente imán y un campo magnético en lugar de rayos X para crear una imagen del cuerpo
  • Biopsia del hígado: se extrae una pequeña porción de tejido del hígado con una aguja y se examina para detectar células cancerosas.
  • laparoscopia: se hace un pequeño corte en la parte inferior del abdomen y esto permite insertar un mini telescopio delgado (laparoscopio) para mirar el hígado y tomar una muestra de tejido hepático.

Si las pruebas muestran que tiene cáncer de hígado secundario, es posible que necesite más pruebas para averiguar dónde se encuentra el cáncer primario.

Tratamiento para el cáncer de hígado

El tratamiento para el cáncer de hígado dependerá de si se trata de un cáncer primario o secundario. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Cirugía - para extirpar el cáncer y el tejido dañado. Este es el tratamiento principal para el cáncer primario de hígado. La cirugía solo es útil para el cáncer de hígado secundario si las células cancerosas solo afectan un área del hígado.
  • Ablación del tumor: por lo general, utiliza ondas de radio o microondas para calentar y destruir las células cancerosas. Se puede usar si hay uno o dos tumores pequeños presentes y la cirugía no es una opción. Se utiliza principalmente para el cáncer primario de hígado. Rara vez se utiliza para el cáncer de hígado secundario.
  • Quimioterapia: es el tratamiento principal para el cáncer de hígado secundario y, a veces, también se usa para el cáncer de hígado primario.
  • Radioterapia: se utiliza para atacar y eliminar las células cancerosas. La radioterapia puede ayudar en el tratamiento de algunos tipos de cánceres de hígado primarios y puede usarse para aliviar los síntomas de dolor y malestar causados ​​por el cáncer de hígado secundario.
  • Terapias complementarias y alternativas: cuando se usan junto con su tratamiento convencional contra el cáncer, algunas de estas terapias pueden hacer que se sienta mejor y mejore su calidad de vida. Otros pueden no ser tan útiles y en algunos casos pueden ser perjudiciales.

Todos los tratamientos pueden tener efectos secundarios. Su equipo médico los discutirá con usted antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento.

Investigación del cáncer de hígado

La detección temprana y un mejor tratamiento han mejorado la supervivencia de las personas con cáncer de hígado. Las investigaciones para el cáncer de hígado están en curso.

Cuando no es posible una cura para el cáncer de hígado

Si el cáncer de hígado se diagnosticó en sus últimas etapas, es posible que el cáncer se haya propagado hasta el punto de que ya no sea posible una cura. Luego, el tratamiento se enfoca en mejorar la calidad de vida aliviando los síntomas (esto se denomina tratamiento "paliativo"). Las opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos para aliviar el dolor, las náuseas y los vómitos.

** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!