Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

bulimia nerviosa

Bulimia - Causas, Etapas, Síntomas, Diagnóstico y tratamiento.

La bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio que se caracteriza por un fuerte deseo de comer grandes cantidades de alimentos seguido de un período de arrepentimiento en el que el individuo intenta purgar las calorías y evitar el aumento de peso.

Causas

Hay muchos factores que pueden estar involucrados en la causa de la bulimia nerviosa, que incluyen:

  • Predisposición genética.
  • Cambios hormonales.
  • Baja autoestima.
  • Predisposición a la depresión o la ansiedad.
  • Acontecimientos de la vida estresantes o emocionales.
  • Antecedentes de abusos y violencia.
  • Presión extrema para mantener un peso corporal bajo.

La mayoría de los pacientes con bulimia nerviosa tienen varios de estos factores de riesgo y desarrollan síntomas de bulimia nerviosa debido a múltiples causas. Sin embargo, la causa exacta no está bien establecida, y muchas otras personas con factores de riesgo similares no se ven afectados por el trastorno.

Etapas de la bulimia

Las personas con bulimia nerviosa tienden a pasar por las siguientes etapas distintas:

  • Estricta dieta y miedo a aumentar de peso.
  • Ansiedad debido a los antojos de alimentos prohibidos.
  • Consumo de grandes cantidades de alimentos en poco tiempo. (Aproximadamente 3000-5000 calorías en una hora).
  • Inducción al vómito, o uso de laxantes y/o diuréticos para evitar el aumento de peso.
  • La vergüenza del episodio de atracones y la dieta estricta renovada para controlar el peso.

A medida que el ciclo continúa, las personas afectadas sienten que su consumo de alimentos está cada vez más fuera de control y su obsesión por el peso corporal se incrementa. Esto a menudo hace que apliquen una dieta más estricta para controlar el peso corporal, lo que conduce a la desnutrición, a una mayor obsesión por los alimentos y a una mayor probabilidad de atracones como respuesta natural.

Los pacientes con bulimia a menudo se sienten avergonzados por la condición y pueden tratar de ocultar los síntomas o evidencia de atracones de amigos y familiares.

Signos y síntomas

Cuando un individuo se ve afectado por la bulimia nerviosa, pueden ocurrir varios cambios en el cuerpo que pueden volverse evidentes.

Como resultado de desnutrición, vómitos frecuentes o uso de laxantes o diuréticos, la concentración de electrolitos (por ejemplo, potasio, magnesio y sodio) en la sangre puede verse alterada. Esto puede causar efectos consecuentes, como cambios en el ritmo del corazón (arritmias). Otros síntomas relacionados con el sistema cardiovascular incluyen disminución de la masa muscular en el corazón, insuficiencia cardíaca, hipotensión, bradicardia y anemia.

El sistema gastrointestinal también puede verse afectado y los pacientes pueden tener dolor o calambres abdominales, hinchazón o úlceras estomacales. Además, los movimientos intestinales irregulares, el estreñimiento o la diarrea son particularmente comunes en personas que usan laxantes como mecanismo de purga.

La mayoría de las personas con bulimia tienen un peso normal o un poco de sobrepeso, debido a los hábitos de atracones y purgas. También es común que el peso corporal fluctúe considerablemente. Esto se debe a que los métodos de purga no son completamente efectivos para eliminar las calorías de una sesión de atracones, ya que el cuerpo comienza a absorber los alimentos tan pronto como se consumen. Se estima que los vómitos eliminan menos de la mitad de las calorías y otros métodos (por ejemplo, laxantes o diuréticos) incluso menos aproximadamente al 10%.

Muchos pacientes con bulimia nerviosa también se ven afectados por síntomas psicológicos como resultado de la afección. Pueden tener un miedo intenso a aumentar de peso o problemas de ansiedad, además de sentimientos de vergüenza y baja autoestima vinculados a sus patrones dietéticos. Las personas afectadas también tienen más probabilidades de deprimirse y experimentar otros problemas de salud mental.

Signos de vómitos frecuentes

No todos los pacientes con bulimia nerviosa se inducen vómitos, y pueden recurrir a otros métodos como el ejercicio intenso o el uso de laxantes o diuréticos. Sin embargo, los vómitos frecuentes son una característica común de las personas con bulimia y pueden causar signos y síntomas específicos de la enfermedad. Estos pueden incluir:

  • Manos con cicatrices o callosas por inducir el vómito con los dedos en la garganta.
  • Mejillas hinchadas.
  • Dientes descoloridos del ácido del estómago en la boca.
  • Dolor de garganta o ronquera.
  • Enfermedad de las encías.
  • Dientes sensibles.

Complicaciones

Existen varias complicaciones que pueden afectar a las personas con bulimia, particularmente asociadas con los métodos de purga después de un episodio de atracones de comida.

Un desequilibrio de electrolitos en la sangre puede tener consecuencias graves, como la aparición de arritmias en el corazón, que pueden ser fatales. Además, los problemas psicológicos asociados con la afección pueden aumentar la probabilidad de pensamientos y conductas suicidas.

Otras complicaciones asociadas con la purga por vómitos o uso de laxantes incluyen caries dental, enfermedad de las encías, daño esofágico, daño intestinal y estreñimiento permanente.

Diagnóstico

  • Episodios recurrentes de atracones: incapacidad para detener o controlar la cantidad de alimentos y comer cantidades anormales de alimentos en un período de tiempo determinado.
  • Sensación de falta de control durante la vergüenza o culpa después de los episodios de atracones.
  • Purgar las calorías extra después de una sesión de atracones para evitar el aumento de peso por uno de varios métodos (por ejemplo, vómitos, ejercicio excesivo, ayuno, uso de diuréticos o laxantes).
  • Atracones y purgas al menos una vez a la semana durante tres meses consecutivos o más.
  • El peso y la forma del cuerpo afectan la autoconfianza más de lo que se considera normal.
  • Sin diagnóstico de anorexia con patrones de alimentación extremadamente restrictivos y bajo peso.

Estos criterios están diseñados para diferenciar la bulimia nerviosa de otros trastornos alimentarios similares, como la anorexia y el trastorno por atracón, que ayudarán en las decisiones de tratamiento. La severidad del diagnóstico de bulimia generalmente está determinada por la frecuencia de las sesiones de atracones y purgas.

El proceso de diagnóstico generalmente incluirá una consulta con el paciente, un examen físico y una evaluación psicológica con el fin de hacer un diagnóstico preciso de la bulimia nerviosa. También se pueden requerir otras pruebas de diagnóstico, como un análisis de sangre, una prueba de orina o un ecocardiograma para investigar la gravedad y las posibles complicaciones.

El examen físico implica un chequeo general de salud para detectar cualquier factor anormal que pueda ser indicativo de otro problema de salud. El peso corporal y el índice de masa corporal (IMC) pueden ser indicadores útiles en el proceso de diagnóstico. La mayoría de las personas con bulimia nerviosa tienen sobrepeso normal o leve, en contraste con los pacientes con anorexia nerviosa que generalmente tienen bajo peso.

La evaluación psicológica puede incluir una entrevista médico-paciente o un cuestionario autoinformado, que evalúan las características que son indicativas del trastorno. El Examen de trastornos alimentarios se usa comúnmente para este propósito, aunque también hay otras pruebas válidas que se pueden usar. También se pueden requerir otros exámenes o cuestionarios de salud mental, particularmente si el paciente informa síntomas de depresión o ansiedad.

También hay otras pruebas que pueden usarse para descartar otras afecciones que pueden estar causando los síntomas o para investigar la gravedad de la afección y posibles complicaciones. Esto puede incluir:

  • Hemograma completo.
  • Examen de sangre para los desequilibrios electrolíticos y los niveles de proteína.
  • Análisis de orina.
  • Electrocardiograma.
  • Radiografía de pecho.
  • Prueba para investigar anormalidades en función del hígado, riñón o tiroides.
  • Examen de densidad ósea.

A menudo puede ser muy difícil para los pacientes aceptar el diagnóstico de bulimia, particularmente si no creen que haya algo intrínsecamente incorrecto con los hábitos alimentarios. En muchos casos, los pacientes pueden tratar de ocultar los síntomas de la afección, pero los familiares o amigos finalmente se dan cuenta de los signos y pueden alentarlos a ver a un profesional médico.

Tratamiento

El componente principal del tratamiento de la bulimia nerviosa es la psicoterapia para abordar los problemas psicológicos subyacentes que están relacionados con la imagen corporal negativa y los hábitos alimentarios no saludables. La terapia cognitiva conductual (TCC), la terapia basada en la familia y la terapia interpersonal se encuentran entre los tipos más comunes de psicoterapia utilizados para pacientes bulímicos.

En algunos casos, los medicamentos pueden estar indicados para ayudar a controlar los síntomas particulares de la bulimia nerviosa. Vale la pena señalar que la psicoterapia es más efectiva para la mayoría de los pacientes, pero la farmacoterapia también puede ser beneficiosa, especialmente si la depresión o la ansiedad es un importante factor causante. La fluoxetina es un tipo de antidepresivo llamado inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) que está indicado para su uso junto con la psicoterapia. También hay algunas pruebas que sugieren que puede ser beneficioso para los pacientes que no sufren de depresión. Otros antidepresivos también se usan en el plan de tratamiento para algunos pacientes.

Un plan de alimentación es útil para ayudar a los pacientes a lograr y mantener un peso saludable. Un nutricionista o dietista puede participar en el proceso para diseñar el plan de dieta y ayudar al paciente a crear estrategias para cumplir el plan.

Un programa supervisado médicamente diseñado para la pérdida de peso a menudo puede ser beneficioso para ayudar al individuo a perder peso y sentir el control de su imagen corporal, sin sentimientos de culpa por no cumplir con las estrictas dietas autoevaluadas.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la bulimia implica estrategias a largo plazo para mantener hábitos alimentarios sanos y peso corporal, pero en casos graves puede requerirse tratamiento agudo y hospitalización.

Esto es particularmente evidente en el caso de desequilibrios electrolíticos después del vómito o el uso de laxantes, que pueden causar complicaciones cardiovasculares potencialmente fatales. Se puede usar un ecocardiograma para identificar las arritmias cardíacas y ayudar a guiar las decisiones de tratamiento apropiadas para evitar resultados graves.

Es esencial que los pacientes tengan acceso a una sólida red de apoyo que pueda alentarlos y apoyarlos durante su período de recuperación. Esto a menudo implica una combinación de comprensión de los miembros de la familia, el apoyo de profesionales de la salud y un grupo de apoyo para trastornos alimentarios con otras personas que tienen problemas similares.

Epidemiología

La bulimia nerviosa es más común en adolescentes y mujeres jóvenes, con aproximadamente 1-2% de este grupo de población afectado. De hecho, el 80% de los pacientes con bulimia nerviosa son mujeres, aunque la incidencia en los hombres va en aumento.