bowen

Enfermedad de Bowen

La enfermedad de Bowen es una forma muy temprana de cáncer de piel que es fácilmente tratable. El signo principal es un parche rojo y escamoso en la piel.

Afecta a las células escamosas, que se encuentran en la capa más externa de la piel, y algunas veces se denomina carcinoma de células escamosas in situ.

El parche suele ser de crecimiento muy lento, pero hay pocas posibilidades de que se convierta en un tipo más grave de cáncer de piel si no se trata.

¿Es grave la enfermedad de Bowen?

La enfermedad de Bowen en sí misma no suele ser grave. Tiende a crecer muy lentamente durante meses o años, y hay varios tratamientos muy efectivos para ello.

La preocupación es que la enfermedad de Bowen eventualmente se convierta en un tipo diferente de cáncer de piel llamado cáncer de piel de células escamosas si no se diagnostica o se descuida.

Se estima que esto ocurre en hasta 1 de cada 20 a 1 de cada 30 personas con enfermedad de Bowen no tratada.

El cáncer de piel de células escamosas a menudo se puede tratar, pero puede extenderse más profundamente en el cuerpo y algunas veces es muy grave.

Síntomas de la enfermedad de Bowen

La enfermedad de Bowen generalmente aparece como un parche en la piel que tiene bordes claros y no se cura. Algunas personas tienen más de un parche.

El parche puede ser:

  • Rojo o rosa.
  • Escamoso o con costra.
  • Plano o en relieve.
  • Hasta unos pocos centímetros de ancho.
  • Picazón, pero no siempre.

El parche puede aparecer en cualquier parte de la piel, pero es especialmente común en áreas expuestas como la parte inferior de las piernas, el cuello y la cabeza. A veces pueden afectar el área de la ingle y, en los hombres, el pene.

Si el parche sangra, comienza a convertirse en una llaga abierta (úlcera) o desarrolla un bulto, podría ser una señal de que se ha convertido en cáncer de piel de células escamosas.

Cuándo consultar con el médico

Consulte a su médico de cabecera si tiene un parche rojo y escamoso persistente y no conoce la causa.

Es importante obtener un diagnóstico adecuado, ya que la enfermedad de Bowen puede verse como otras afecciones, como la psoriasis o el eczema.

Si es necesario, su médico de cabecera lo remitirá a un especialista en piel (dermatólogo) para determinar cuál es el problema.

Si no están seguros sobre la causa, es posible que necesiten extraer una pequeña muestra de piel para que pueda examinarse más de cerca (una biopsia).

Causas de la enfermedad de Bowen

La enfermedad de Bowen generalmente afecta a personas mayores de entre 60 y 70 años.

La causa exacta no está clara, pero se ha relacionado estrechamente con:

  • Exposición prolongada al sol o uso de camas solares, especialmente en personas con piel clara.
  • Tener un sistema inmune débil; por ejemplo, es más común en personas que toman medicamentos para suprimir su sistema inmunológico después de un trasplante de órganos o en personas con SIDA.
  • Después de un tratamiento de radioterapia.
  • El virus del papiloma humano (VPH) - un virus común que a menudo afecta el área genital y puede causar verrugas genitales.

La enfermedad de Bowen no es hereditaria y no se puede transmitir a otros.

Tratamientos para la enfermedad de Bowen

Hay una serie de opciones de tratamiento para la enfermedad de Bowen. Hable con su dermatólogo sobre el tratamiento más adecuado.

Los principales tratamientos son:

  • Crioterapia: se pulveriza nitrógeno líquido sobre la piel afectada para congelarla. El procedimiento puede ser doloroso y la piel puede permanecer un poco incómoda durante unos días. La piel afectada se erosionará y desaparecerá en unas pocas semanas.
  • Crema de imiquimod o crema de quimioterapia (como 5-fluorouracilo): se aplica a la piel afectada regularmente durante unas semanas. Puede causar que su piel se ponga roja e inflamada antes de que mejore.
  • Legrado y cauterio: el área afectada de la piel se raspa bajo anestesia local, donde se adormece la piel y se usa calor o electricidad para detener el sangrado, dejando que el área se seque y cicatrice después de algunas semanas.
  • Terapia fotodinámica: se aplica una crema sensible a la luz sobre la piel afectada y un láser se dirige a la piel unas horas más tarde para destruir las células anormales. La sesión de tratamiento dura aproximadamente 20-45 minutos. Es posible que necesite más de una sesión.
  • Cirugía: la piel anormal se corta con anestesia local y es posible que se necesiten puntos después.

En algunos casos, su dermatólogo puede recomendarle que controle su piel de cerca, por ejemplo, si está creciendo muy lentamente y sienten que los efectos secundarios del tratamiento superarán los beneficios.

Comparte este artículo!