Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Amiloidosis

¿Qué es la amiloidosis?

Amiloidosis es el nombre de un grupo de afecciones graves y poco frecuentes causadas por la acumulación de una proteína anormal llamada amiloide en los órganos y tejidos de todo el cuerpo.

La acumulación de proteínas amiloides (depósitos) puede dificultar que los órganos y tejidos funcionen correctamente. Sin tratamiento, esto puede conducir a insuficiencia orgánica.

Este artículo se centra en la amiloidosis AL (anteriormente conocida como amiloidosis primaria), que es el tipo más común, y en la amiloidosis cardiaca por transtiretina (ATTR), que ahora se diagnostica con mucha más frecuencia que en el pasado.

Signos y síntomas de la amiloidosis AL

Los síntomas de la amiloidosis AL dependen de los tejidos y órganos afectados.

Insuficiencia renal

La mayoría de las personas con amiloidosis AL tienen una acumulación de proteínas amiloides (depósitos amiloides) en los riñones y corren el riesgo de insuficiencia renal.

Los síntomas de insuficiencia renal incluyen:

  • Hinchazón, a menudo en las piernas, causada por retención de líquidos (edema).
  • Cansancio.
  • Debilidad.
  • Pérdida de apetito.

Insuficiencia cardiaca

Los depósitos de amiloide en el corazón pueden hacer que los músculos se vuelvan más rígidos, haciendo que sea más difícil bombear sangre alrededor del cuerpo.

Esto puede provocar insuficiencia cardíaca, que puede causar síntomas como:

  • Falta de aliento.
  • Edema.
  • Latidos anormales del corazón (arritmia).

Otros síntomas

Las proteínas amiloides también pueden acumularse en otros órganos y tejidos, como el hígado, el bazo, los nervios o el sistema digestivo.

Esto significa que puede tener alguno de los siguientes síntomas:

  • Sentirse mareado o desmayarse, particularmente después de levantarse o sentarse.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en las manos y los pies (neuropatía periférica).
  • Náuseas, diarrea o estreñimiento.
  • Entumecimiento, hormigueo y dolor en la muñeca, manos y dedos (síndrome del túnel carpiano).
  • Lengua agrandada.

La amiloidosis AL no afecta el cerebro, por lo que no causa ningún problema con la memoria o el pensamiento, por ejemplo.

Consulte a un médico de cabecera si tiene alguno de los síntomas anteriores y está preocupado. Su médico puede recetar tratamientos para ayudar con estos síntomas.

En algunos casos, la amiloidosis AL puede estar relacionada con un tipo de cáncer de hueso llamado mieloma múltiple.

Causa de la amiloidosis AL

La amiloidosis AL es causada por una anormalidad en ciertas células que se encuentran en la médula ósea, llamadas células plasmáticas.

Las células plasmáticas anormales producen formas anormales de proteínas de la cadena ligera, que ingresan al torrente sanguíneo y pueden formar depósitos amiloides.

Las personas sanas tienen proteínas normales de cadena ligera en la sangre que son parte de sus proteínas de anticuerpos naturales, que ayudan a proteger al cuerpo de enfermedades e infecciones.

Las cadenas ligeras anormales en pacientes con amiloidosis AL se agrupan en cuerdas en forma de hilo (fibrillas amiloides) que el cuerpo no puede eliminar fácilmente.

Con el tiempo, las fibrillas amiloides se acumulan como depósitos de amiloide AL en tejidos y órganos. Esto gradualmente deja de funcionar correctamente, causando los muchos síntomas de la amiloidosis AL.

A diferencia de otros tipos de amiloidosis, la amiloidosis AL no se hereda, por lo que una persona con la afección no puede transmitirla a sus hijos.

Tratamiento de la amiloidosis AL

Actualmente no existe una cura para la amiloidosis. Los depósitos de amiloide no se pueden eliminar directamente.

Pero existen tratamientos para detener la producción de más proteínas anormales y tratar sus síntomas.

Estos tratamientos pueden darle tiempo a su cuerpo para limpiar gradualmente los depósitos antes de que se acumulen nuevamente y pueden ayudar a prevenir el daño a los órganos.

En la mayoría de los casos, el tratamiento implicará recibir quimioterapia. La quimioterapia daña las células anormales de la médula ósea y las detiene produciendo las proteínas anormales que forman depósitos amiloides.

Los esteroides generalmente se administran junto con la quimioterapia para aumentar el efecto de los medicamentos. También pueden disminuir sus posibilidades de tener una mala reacción a los medicamentos de quimioterapia.

Su médico también puede hablar sobre el uso de otros tratamientos, como un trasplante de células madre.

También es posible que necesite medicamentos especiales si tiene insuficiencia cardíaca o insuficiencia renal.

Es posible que necesite diálisis si tiene insuficiencia renal terminal.

Algunas personas con insuficiencia renal pueden ser adecuadas para un trasplante de riñón, aunque el problema subyacente con la médula ósea deberá tratarse con quimioterapia para prevenir la acumulación de amiloide en el nuevo riñón.

Después de la quimioterapia, necesitará chequeos regulares cada 6 a 12 meses para buscar signos de reaparición (recaída) de la amiloidosis AL. Si tiene una recaída en cualquier etapa, es posible que deba comenzar la quimioterapia nuevamente.

Diagnóstico de la amiloidosis AL

El diagnóstico de amiloidosis AL puede ser difícil, ya que los síntomas a menudo son vagos y no específicos.

Se puede tomar una pequeña muestra de tejido (una biopsia) de la parte afectada de su cuerpo. Su médico le hablará sobre cómo se hará esto.

La biopsia se examinará con un microscopio en un laboratorio para ver si hay depósitos de amiloide en ella.

Otras pruebas

También es posible que le hagan otras pruebas para evaluar cómo los depósitos de amiloide han afectado sus órganos individuales.

Por ejemplo:

  • Tomar una muestra de su médula ósea.
  • Una ecografía cardíaca (un ecocardiograma) para verificar la condición de su corazón.
  • Varios análisis de sangre diferentes para detectar daños en el corazón, los riñones u otros órganos.
  • Una tomografía computarizada o una resonancia magnética para verificar la salud de diferentes órganos en su cuerpo.

Amiloidosis ATTR

La amiloidosis ATTR es causada por depósitos amiloides de versiones anormales de una proteína de la sangre llamada transtiretina (TTR).

La amiloidosis ATTR puede aparecer en familias y se conoce como amiloidosis ATTR hereditaria. Las personas con amiloidosis ATTR hereditaria portan mutaciones en el gen TTR.

Esto significa que sus cuerpos producen proteínas TTR anormales a lo largo de sus vidas, que pueden formar depósitos amiloides. Estos generalmente afectan los nervios o el corazón, o ambos.

Otro tipo de amiloidosis ATTR no es hereditaria. Esto se llama amiloidosis ATTR de tipo salvaje o amiloidosis sistémica senil.

En esta condición, los depósitos de amiloide afectan principalmente al corazón y también pueden causar el síndrome del túnel carpiano en algunas personas.

La amiloidosis ATTR hereditaria puede causar síntomas a cualquier edad a partir de los 30 años. Los síntomas de la amiloidosis ATTR de tipo salvaje generalmente solo aparecen después de los 65 años.

En los últimos años, como resultado de nuevas técnicas de imagen, se ha hecho evidente que la amiloidosis ATTR de tipo salvaje puede ser mucho más común de lo que se pensaba.

La amiloidosis ATTR se puede diagnosticar mediante:

  • Una muestra de los tejidos afectados (biopsia de tejido).
  • Prueba genética.
  • Escáneres cardíacos, como un ecocardiograma, una resonancia magnética cardíaca o un tipo especial de escáner llamado DPD.

Tratamiento para la amiloidosis ATTR

Un nuevo medicamento está disponible como tratamiento para la amiloidosis ATTR. La evidencia muestra que ralentiza la progresión de la enfermedad.

Actualmente se están desarrollando otros medicamentos nuevos para la amiloidosis ATTR.

Algunos tipos de amiloidosis ATTR hereditaria se pueden tratar con un trasplante de hígado.

La insuficiencia cardíaca se puede tratar controlando cuidadosamente la cantidad de sal que tiene y la cantidad que bebe, y tomando medicamentos para la insuficiencia cardíaca. El trasplante de corazón rara vez puede ser una opción.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.