Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Poesías fruta

Doña Rosa, la manzana,

va rodando entre las sillas.

Tiene adentro un gusanito

que le hace muchas cosquillas.

Una pera la saluda:

—Buenos días, doña Rosa.

Y se ríe la manzana

porque sí o de cualquier cosa.

 

—Ja ja já, señora pera,

¡luce usted de maravilla!

—Más o menos, doña rosa:

hoy estoy muy amarilla.

 

—Ja ja já, pobre vecina:

hoy no se siente bien.

— ¿Y de qué se ríe, Rosa?

¿No ve que ando mal de piel?

 

—Ja ja já, querida pera,

no me río de malicia.

Es que guardo un gusanito

que la panza me acaricia.

 

—Yo la ayudo de inmediato

y el problema se le pasa:

¡gusano! —grita la pera—,

¡andá a buscarte otra casa!

 

Abandona el gusanito

su vivienda tan lozana.

Con su gorro de linyera

va a buscar otra manzana.

 

Pasa el tiempo y doña Rosa

va muy seria y muy precisa

a pasear con doña pera,

pero… ¡ha perdido la risa!

 

Se arrepienten ambas frutas

de haber echado al gusano

y van juntas a rogarle

que regrese vivo y sano.

 

El gusano no lo piensa

ni siquiera media vez,

y regresa a su manzana.

—Ja ja já —ríen los tres.

 

Enviado por Martina