Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Celebraciones y tradiciones Halloween - Día de los muertos

Día de los muertos

El origen del día de muertos es incierto, según estudios se remonta hasta el año 800 a.c. en el llamado Festival de muertos, celebrado entre los aztecas durante los meses de julio y agosto, como una fiesta para celebrar el final de la cosecha de maíz, frijol, garbanzo y calabaza, que formaban parte de la ofrenda a la diosa Mictecacihuatl. Esta Diosa, reina de Chinahmictlan era la guardiana del noveno nivel del infierno, llamado Mictlan.

 La tradición del festival se mezcla con la costumbre prehispánica de enterrar a los muertos con objetos, comida y ofrendas para su viaje a la otra vida. Esto surge por la creencia de que al morir, las personas pasan al reino de Mictlán, donde tienen que estar un tiempo para después ir al cielo o Tlalocan. Para el viaje, nuestros seres queridos necesitan comida y agua para el camino; velas para alumbrarse; monedas, para pagar al balsero que los cruza por el río, antes de llegar a Mictlán y un palo espinoso para ahuyentar al diablo. Colocando todo esto en su tumba o altar.

Al llegar los españoles, estas costumbres se adaptaron al calendario cristiano y se celebran el 1 y 2 de Noviembre. El primero se celebra el Día de Todos los Santos, dedicado a los niños (Los altares son adornados con papel de muchos colores, flores juguetes, dulces etc.) y el 2 al resto de las personas queridas, siendo estos los únicos días en que las almas tienen permiso para regresar a visitar a sus seres queridos.

El día 2 se celebra festividad de los muertos en México. Desde la madrugada se llevan flores a las tumbas, y las familias hacen altares sobre las lápidas o en las casas. Algunos de estos altares son verdaderas obras de arte.

Algunos visitan el cementerio y comen sobre la tumba, acompañados por el alma de su difunto, les llevan flores y limpian la tumba, los que pueden, acompañan la comida con un conjunto norteño o mariachi.

Es una tradición hacer calaveritas para los seres queridos, o regalarles pequeños cráneos de azúcar con su nombre.

craneos de azúcar, día de los muertos

Desde principios de octubre pueden encontrarse todo tipo de dulces y flores para el altar de muertos en las tiendas y puestos de la ciudad. En general se venden calaveritas, papel picado, fruta seca y de papel mache, alfeñiques (pequeñas figuras en forma de vaca que, en Guanajuato se regala la gente para mostrar su aprecio y desear buena suerte, por el día de muertos) y Alebrijes de barro para espantar al demonio.

La comida tiene un papel importante, se tiene el pan de muertos que es redondo, azucarado y tiene pequeños pedazos de masa en forma de hueso para adornar, pero además se prepara mole, arroz, tortillas y se acompaña con tequila o aguardiente.

Pan de muerto

El pan de muerto es un tipo especial de pan que se prepara en México para el día de todos los muertos.

Existen muchas variedades de pan de muerto, las cuales adquieren características distintivas del lugar donde provengan.
Todos tienen unos cuatro o seis huesos, con o sin representación del cráneo:
Azucarado (el más común y comercial en el centro del país, pan sencillo espolvoreado de azúcar)
Tradicional (pan sencillo)
Con ajonjolí de Puebla (pan sencillo con semillas de ajonjolí)
Azucarado de la Mixteca (azúcar roja para las ofrendas)
Pan de yema de Oaxaca
De vainilla o naranja
Con pan de chocolate (cubierto de azúcar)
Con cubierta de chocolate (pan de chocolate y cubierta de chocolate)
Relleno con figuras (pan azucarado relleno con calaveras, similar a la Rosca de Reyes)
Figuras de muertos con adornos de colores.

Receta pan de muerto:

500 gramos de harina de trigo
150 gramos de azúcar
1 cucharadita de sal
1 cucharada de levadura instantánea
3 huevos
1 cucharadita de eencia de azahar
Ralladura de un limón
150 mililitros de agua de cempazuchitl: calentar 150 ml de agua y al hervor agregar los pétalos de dos botones de flor de cempazuchitl (flor de cuatrocientas vidas). Si no se dispone de la flor se puede agrgar solo agua o leche en la misma proporción.
250 gramos de mantequilla
1/3 taza de mantequilla fundida para el acabado y 200 gramos de azúcar para espolvorear.

---

Mezclar la harina, el azúcar, la sal y la levadura. Volcar sobre una mesa y formar una cavidad al centro.

Agregar los huevos mezclados con la esencia de azahar y la ralladura de limón al centro de la fuente y amasar.

Según se va formando una masa pegajosa, agregar el agua de cempazuchitl poco a poco. Mientras amasar enérgicamente unos 20 minutos para lograr una masa elástica de apariencia homogénea.

A continuación incorporar a la masa la mantequilla a temperatura ambiente. Continúar amasando hasta que la masa despegue de la mesa.

Dejar reposar la masa para que fermente, en un lugar cálido y húmedo por espacio de una hora o hasta que doble su tamaño.

Cortar la masa en proporciones del tamaño de un puño.

Tomar una porción modelar hasta obtener una pieza redondeada. Colocar la pieza sobre una placa para hornear ligeramente enharinada y con la palma de la mano golpéala para aplanarla. Esta porción de masa representa la "tumba".

Cortar dos porciones pequeñas de masa y ruédalas con la mano y los dedos entreabiertos para formar las "canillas" que representan la osamenta. Coloca una sobre el pan y formar una más que se colocará de forma cruzada.

Para terminar de formar los panes, tomar una pequeña porción de masa y dar forma de canica. Esta pieza representa el "cráneo" y se coloca al centro.

Dejar reposar los panes nuevamente en un lugar cálido y húmedo por espacio de 30 minutos para que adquieran su tamaño final.

Precalentar el horno durante 15 minutos y hornear a 200°C hasta que los panes adquieran un color dorado.

Al salir del horno, barnízalos con mantequilla fundida y espolvorea con suficiente azúcar. Esta parte tiene como significado contrarrestar la tristeza de la muerte con el azúcar.