El piropo y su incidencia en la Calidad de Vida

En el caso de las mujeres, este mal podría curarse de raíz con una dosis diaria de piropos, que nos ayudaría a recuperar la autoestima, nos levantaría las defensas y nos haría más resistentes a virus, bacterias ¡Y que sencillo sería!

Cada hombre debería decir por día unos diez piropos y así obraría milagros.

Lo único indispensable es que los piropos no sean solamente  un tributo a la belleza sino más bien un acto de grandeza, destinado a hacer brotar esa hermosura interior que, se supone, todas llevamos dentro.

Con sólo un piropo diario, tendríamos la mirada más brillante durante el resto del día, el busto erguido por dos o tres horas y el andar majestuoso por varias cuadras (calles).

Con dos piropos diarios tendríamos menos arrugas, soportaríamos las inclemencias del tiempo sin quejarnos, trabajaríamos cantando y volveríamos a casa con la energía necesaria para preparar la cena, y el postre incluido.

Con tres piropos diarios consumiríamos menos ansiolíticos y antidepresivos, gastaríamos menos en cosméticos, nuestro humor mejoraría notablemente y nos pondríamos mimosas cuatro noches por semana.

Con cinco piropos diarios dejarían de dolernos para siempre la cabeza y los ovarios, se nos borrarían las patas de gallo, se nos disolvería la celulitis y bajaríamos diez centímetros decintura.

Y con una sobredosis de diez piropos diarios, nos convertiríamos en verdaderas mujeres maravilla.

Usted medite sobre el tema y saque sus propias conclusiones.

Lic. Maide Abreu Montero
Lic. En Educación en la Especialidad de Marxismo e Historia
Directora del Proyecto de Locución Infantil "Voces del Futuro"

Comparte este artículo!