Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mi papá es un Desastre - En Familia - Susana Rico

Mi papá es un desastre (Ediciones Idampa) es el libro de Susana Rico, de la colección En Familia, que nos habla de la figura del papá con mucho amor y mucho humor y también nos ayuda a recordar ¡Cuánto nos quiere nuestra familia! y ¡Cuánto les queremos nosotros!.

  • Título: Mi papá es un desastre
  • Autor: Susana Rico Calleja
  • Ilustrador: Susana Rico Calleja
  • PVP: 11,00€
  • Disponible en librerías

Las ilustraciones esconden mosaicos, telas, fotografías, acrílicos, botones, cremalleras, broches cartones, hilos, estropajos, plastilina, mimos, caricias

¿Qué tipo de papá eres?

Seguro que muchos papás no sabrían definir qué tipo de papa son, pero los hijos sí: A veces papá está sordo y no nos oye, si está viendo la tele no nos escucha, cocina fatal, es despistado, torpón y miedoso. Se queda dormido mientras nos lee un cuento, se le dan mal los deportes y todo esto nos hace enfadar… Pero, sin embargo, no cambiaríamos a nuestro papá por nada del mundo, porque nos protege, nos enseña muchas cosas y porque lo queremos muchísimo.

El papá es uno de los pilares de la familia y su per­sonalidad va a ser determinante en la educación de los hijos.

  1. Padres permisivos, huyen del autori­tarismo y dejan al niño mucha libertad. piensan que castigar a los hijos no es lo más adecuado y ceden el mando a otro. Suelen ser padres muy capaces de ha­cer lo que se les pide, pero no de tomar iniciativas. El peligro está en que el niño crea que en realidad es él quien controla la situación.
  2. Padres ocupados, trabajan mucho y casi no ven a los niños. Son papás poco involucrados en la educación de los hijos y sienten una mínima responsabilidad porque ya se encargan de ellos la madre, los abuelos... La consecuencia pueden ser niños que no se sientan demasiado queridos, con baja autoestima y bajos resultados académicos.
  3. Padres autoritarios son los de toda la vida, los que consideran que los hijos tienen que obedecer sí o sí y hacer lo que ellos dicen. Castigan, incluso gritan y ejercen la autoridad por la fuerza y no a través del diálogo. El problema es que los niños confundan el respeto con el miedo y se les anule su capacidad de tomar decisiones. Ante tal control muchos niños se vuelven mentirosos para evitar castigos y reprimendas.
  4. Padres sobreprotectores, siempre están pendientes de todo, se anticipan a los problemas y quieren poner remedio antes de que aparezcan. Lo hacen todo por sus hijos aun cuando saben que ellos pueden hacerlo por sí mismos. Quieren evitarles cualquier sufrimiento, pero a medida que se van haciendo mayores hay que dejarles volar y darles cierta autonomía según la vayan pidiendo. El problema es que los padres se tomen como una ingratitud que los hijos reclamen esa autonomía.

Enviado por: Cristina Alda - Responsable de Comunicación - Ediciones IDAMPA

También te puede interesar: Láminas de dibujo para colorear día del padre