Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

¿Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus? Detrás del título de este artículo se esconde el nombre de uno de los libros de más éxito dentro del ámbito de la autoayuda. Sin embargo, con mucho sentido del humor, detrás de este mensaje, también existe la idea de que entre hombres y mujeres existe una distancia infinita en el modo de entender el mundo y el propio amor. Esta es una de las razones por las que a veces, parece imposible un punto de entendimiento y un punto de acuerdo. Tal vez, valdría la pena empezar a pensar en positivo, es decir, dejando de lado la idea de ser hombre o mujer para centrar la atención en lo esencial: la persona.

hombres marte mujeres venus

Por otra parte, el ser humano se caracteriza por su individualidad. Es decir, cada persona es única e irrepetible, esta es una de las razones por las que existen mujeres constantes, débiles, fuertes, luchadoras, valientes, cobardes… Aunque estamos acostumbrados a movernos al compás de estadísticas, la realidad es que cuando queremos captar de verdad la esencia de lo humano no podemos hacerlo a través de la generalidad porque en ese caso se pierde la riqueza de lo particular.

¿Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus? Aunque así fuera, es decir, aunque de verdad existan grandes diferencias entre hombres y mujeres (de hecho, es así) nada como apostar por el sentido del humor para llegar a un punto de encuentro para tener una cita en el planeta Tierra. Esta metáfora sirve para expresar, simplemente, que siempre que existe fuerza de voluntad y un uso consciente de la razón es posible llegar a pactos para crear una convivencia agradable.  

Por supuesto te invito a leer el libro Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus porque podrás obtener nuevas herramientas prácticas para tu relación de pareja y también, observar las cosas desde otro punto de vista. Un punto de vista más creativo e inteligente. Así, para una mujer será más fácil ponerse en el lugar de su pareja y a la inversa.