diarrea bebe

La diarrea aguda consiste en un aumento de deposiciones (más de tres al día) con disminución de su consistencia.

Las causas pueden ser varias, virus, infecciones intestinales (gastroenteritis), por antibióticos. Puede cursar además con fiebre, dolor abdominal o vómitos.

En los niños debemos prestar especial atención a una consecuencia seria, la deshidratación. Debemos darles líquidos para que recuperen las pérdidas. En caso de diarrea acompañada de vómitos es conveniente usar sueros hiposódicos de venta en farmacias, y descartar sueros caseros (limonada alcalina), infusiones (de té o manzanilla) o zumos de frutas.

Si el niño no tiene vómitos se debe empezar a ofrecer alimentos y líquidos (preferentemente agua) en pequeñas cantidades. La dieta depende de la edad del niño:

  • Bebés alimentados con lactancia materna: seguirá el mismo patrón de alimentación, a demanda.
  • Bebés alimentados con lactancia artificial (leche de fórmula): Seguirá con las mismas tomas, aunque se recomienda que la cantidad de cada biberón sea menor y que las tomas sean más frecuentes. Entre las tomas se debe ofrecer agua.
  • Bebés mayores de 6 meses: Si toman biberones procurar que éstos sean con pequeñas cantidades y más frecuentes. Ofrecer papillas de crema de arroz. En cuanto a frutas solo manzana y plátano (ya sea rallado, en trozos o en papilla). Si toman purés o trozos de comida, darles carnes blancas, arroz, zanahoria, patata. Galletas o yogures también suelen tolerarlo bien.
  • Niños mayores de 2 años: Dieta similar a la expuesta para bebés de 6 meses, pero sin papillas. Ofrecer abundante agua.

Debemos considerar que los niños, sean de la edad que sean, suelen perder el apetito. No forzar a comer, ofrecer frecuentemente. A medida que se vayan recuperando volverán a tener hambre.

La mayoría de las diarreas evolucionan bien sin necesidad de tratamiento farmacológico. En caso de que persistiera durante más de 2 días es conveniente consultar al pediatra. Pero tengamos en cuenta que una diarrea puede durar entre 10 y 14 días y no por ello necesitará tratamiento.

Comparte este artículo!