Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

desarrollo dental

El desarrollo de los dientes primarios comienza mientras el bebé está en el útero. A las cinco semanas de gestación, los primeros brotes de dientes primarios aparecen en las mandíbulas del bebé. Al nacer, el bebé tiene un conjunto completo de 20 dientes primarios (10 en la mandíbula superior, 10 en la mandíbula inferior) escondidos dentro de las encías. Los dientes primarios también se conocen como dientes de leche.

Tipos de dientes

Los nombres de los diferentes tipos de dientes son:

  • Incisivos: los dientes frontales ubicados en las mandíbulas superior e inferior. Cada incisivo tiene un filo fino. Los incisivos superiores e inferiores se juntan como un par de tijeras para cortar la comida.
  • Caninos: los dientes puntiagudos en ambos lados de los incisivos en las mandíbulas superior e inferior; usado para rasgar comida.
  • Premolares - que tienen superficies planas para triturar alimentos.
  • Molares: son más grandes que los premolares, con superficies amplias y planas que muelen los alimentos.

La dentición

"Erupción" se refiere a la ruptura del diente a través de la línea de las encías. En los bebés, la erupción dental también se llama dentición. El momento de la erupción dental difiere de un niño a otro. Por ejemplo, a un niño puede salirle el primer diente cuando solo tiene unos pocos meses de edad, mientras que en otro puede no comenzar la dentición hasta que tenga 12 meses o más.

Mientras que el tiempo puede variar, el orden de la erupción dental es:

  • Los dos dientes frontales (incisivos centrales) en la mandíbula inferior suelen ser los primeros en entrar en erupción. Esto ocurre en algún lugar entre las edades de seis y 10 meses.
  • Los dos dientes frontales (incisivos centrales) en la mandíbula superior brotan entre los ocho y los 13 meses.
  • Los incisivos laterales, que son los dientes a cada lado de los incisivos centrales, brotan en las mandíbulas superiores e inferiores entre las edades de ocho y 16 meses. El conjunto inferior tiende a entrar en erupción antes que el conjunto superior.
  • El primer grupo de molares superiores e inferiores (dientes posteriores de superficie plana) brotan entre los 13 y 19 meses de edad.
  • Los dientes caninos se sitúan al lado de los incisivos laterales y entran en erupción tanto en la mandíbula superior como en la inferior entre los 16 y los 23 meses.
  • El segundo grupo de molares superiores e inferiores estalla entre los 25 y 33 meses de edad.

En general, el niño promedio tiene su conjunto completo de 20 dientes primarios a la edad de tres años.

Gestionando el proceso de dentición

Cuando los bebés tienen alrededor de seis meses, el nivel de anticuerpos transmitidos por su madre comienza a disminuir, lo que cambia su sistema inmunológico. Junto con la tendencia a ponerse las cosas en la boca, esto las hace más propensas a las enfermedades.

Los síntomas de enfermedades comunes de la infancia, como los cambios en el sueño y los patrones de alimentación, la irritación, la erupción cutánea, el babeo, la secreción nasal y la diarrea a menudo se relacionan erróneamente con la dentición. Si su hijo tiene estos síntomas, asegúrese de que no sufra otras causas posibles, como infecciones bacterianas, virales o del oído medio.

La dentición dura aproximadamente ocho días, lo que incluye cuatro días antes y tres días después de que el diente salga por la encía. (Es posible que vea una burbuja gris azulada en la encía donde está a punto de aparecer el diente. Esto se llama quiste de erupción y generalmente desaparece sin tratamiento). Durante este tiempo, puede ser difícil mantener a los niños tranquilos.

Algunos consejos incluyen:

  • Masaje: masajee suavemente la encía con los dedos limpios o con un paño suave y húmedo.
  • Anillos o aros de la dentición enfriados (no congelados): la presión de un objeto frío puede aliviar la incomodidad de la dentición. No esterilice los anillos de dentición de plástico en agua hirviendo o lavaplatos, a menos que lo especifique el fabricante. Asegúrese de verificar la información del producto antes de comprar anillos de dentición. Evite los que usan un suavizante de plástico llamado 'diisononyl phthalate'
  • Medicamentos para aliviar el dolor: el paracetamol es eficaz para los niños. El ibuprofeno también puede ser efectivo, pero causa reacciones adversas más frecuentes en niños.
  • Secar las babas: la piel alrededor de la boca, particularmente el área de la barbilla, puede irritarse. Limpie suavemente con un paño suave durante todo el día.

Algunos tratamientos deben usarse con precaución o no deben usarse en absoluto. Éstos incluyen:

Collares para la dentición: algunas personas creen que el ámbar libera aceite curativo en contacto con la piel caliente. Se cree que el aceite tiene un efecto calmante o analgésico. Aunque las cuerdas o collares de color ámbar están diseñados para usarse alrededor del cuello, la muñeca o el tobillo, se han utilizado incorrectamente para masticar. Se ha hablado mucho últimamente sobre la seguridad de los collares de dientes de ámbar, advirtiendo sobre posibles peligros de asfixia y estrangulación. Se aconsejó a los padres que consideren otros métodos menos riesgosos para aliviar la dentición.

Geles para la dentición: las formulaciones comunes de gel para la dentición contienen entre un 8,7% y un 9% del ingrediente del salicilato de colina. El salicilato está relacionado con la aspirina. No se recomienda el uso de aspirina para niños menores de 16 años porque en algunos niños se sabe que causa el síndrome de Reye, una condición rara pero potencialmente letal que puede causar daño al hígado y al cerebro.

Los geles para la dentición que contienen benzocaína tampoco se recomiendan para uso en niños.

La investigación también sugiere que los geles para la dentición no alivian el dolor, sino que el hecho de masajearlo en la encía es lo que proporciona alivio.

Cuidado de los dientes primarios

Algunos padres pueden sentir que el cuidado de los dientes de leche (primarios) no es tan importante como el cuidado de los dientes permanentes, simplemente porque los dientes de leche están diseñados para caerse de todos modos.

Sin embargo, los dientes de leche son muy importantes. Permiten a los niños masticar alimentos y hablar correctamente, y reservan los espacios en el tejido de las encías para futuros dientes de adultos.

La caries en los dientes es prevenible. Los buenos hábitos de higiene oral y una dieta saludable, establecidos tempranamente, disminuyen significativamente el riesgo de desarrollar caries dentales.

Los consejos para cuidar los dientes de leche y desarrollar buenos hábitos de higiene oral incluyen:

  • Desde el nacimiento: limpie la boca y las encías de su bebé con un paño suave.
  • Primer diente: cepille dos veces al día con un cepillo suave y agua corriente.
  • 12 meses - lleve a su hijo a su primera visita dental.
  • 18 meses: agregue una cantidad pequeña de pasta de dientes para niños al cepillo, y anime a su hijo a escupir la pasta de dientes (y no tragarla ni enjuagar).
  • Dos años y medio: comience a usar hilo dental entre los dientes que toquen.
  • De cuatro a cinco años: empiece a enseñarle a su hijo a lavarse los dientes.
  • Seis años: cambie a la pasta dental para adultos y continúe animando a su hijo a escupirla y no enjuagar. Comience a enseñarle a su hijo a usar hilo dental con sus propios dientes.
  • Ocho años: permita que su hijo se cepille y use el hilo dental sin supervisión. Continuar las revisiones dentales regulares.

Los dientes de leche con caries necesitan un tratamiento dental profesional. Si se descuida, los dientes de leche cariados pueden provocar dolor en la boca, abscesos dentales y problemas con los dientes circundantes. La caries severa en los dientes de leche puede afectar la alimentación y el sueño, lo que puede retardar el crecimiento.

Si un molar del bebé se pierde prematuramente (debido a una grave caries), los dientes de leche que se encuentran al lado del diente faltante pueden caer en la brecha y crear problemas de espaciado para el diente adulto cuando se produce.

Pérdida de dientes primarios

Desde la edad aproximada de seis años, los dientes de leche comienzan a volverse "inestables" y se caen para dar paso a los dientes de adultos. Es perfectamente normal que un niño pierda su primer diente hasta uno o dos años antes o después de los seis años de edad. Las niñas generalmente pierden dientes antes que los niños. El primer diente que se cae se ubica generalmente en la parte frontal de la mandíbula inferior.

Perder los dientes de leche puede ser inquietante y doloroso para los niños pequeños. Las sugerencias para los padres incluyen:

  • Asegúrele a su hijo que la pérdida de los dientes de leche es un proceso natural y en su lugar vendrán nuevos dientes de adulto.
  • Use compresas frías o medicamentos antiinflamatorios o analgésicos de venta libre para ayudar a aliviar el dolor de los dientes flojos. Pídale recomendaciones a su dentista o farmacéutico sobre los medicamentos apropiados para su hijo.
  • Ofrezca tranquilidad: es normal que las encías estén sensibles y sangren un poco, aunque algunos niños experimentan poca o ninguna molestia al perder sus dientes.
  • Hacer uso del ratoncito Pérez o del hada de los dientes. Esta mitología ha durado mucho tiempo por una buena razón. Si la idea de obtener una moneda u otro regalito a cambio de un diente suaviza la idea de pérdida de dientes para su hijo, entonces adelante y úselo.

Erupción de dientes permanentes

Los dientes permanentes también se conocen como dientes adultos o dientes secundarios. Los dientes permanentes comienzan a desarrollarse en las mandíbulas al nacer y continúan después del nacimiento del niño. Alrededor de los 21 años, la persona promedio tiene 32 dientes permanentes, incluidos 16 en la mandíbula superior y 16 en la mandíbula inferior. (En algunos casos, los terceros molares, comúnmente llamados muelas del juicio, no se desarrollan o no entran en erupción. En consecuencia, un conjunto de 28 dientes permanentes también se considera normal).

Aproximadamente a la edad de seis años, los primeros dientes molares permanentes estallan. Estos cuatro molares (dos en cada mandíbula) emergen detrás de los dientes primarios existentes del niño. Otros dientes permanentes, como los incisivos, caninos y premolares, brotan en los huecos en la encía dejados por los dientes primarios desprendidos.

Al igual que los dientes primarios, el momento en que los dientes permanentes atraviesan varía de un niño a otro. En general, el orden de erupción y la línea de tiempo aproximada para cada tipo de diente permanente son:

  • Primeros molares - entre seis y siete años.
  • Incisivos centrales - entre seis y ocho años.
  • Incisivos laterales - entre siete y ocho años.
  • Dientes caninos - entre nueve y 13 años.
  • Premolares - entre nueve y 13 años.
  • Segundos molares - entre 11 y 13 años.
  • Terceros molares (muelas del juicio): entre 17 y 21 años, en todo caso.

Los protectores bucales protegen los dientes de los niños deportitas

Los protectores bucales ayudan a proteger los dientes y minimizan las lesiones dentales, especialmente cuando se juega y entrena para deportes de contacto. Todos los niños que practican deportes de contacto deben usar un protector bucal, incluso los niños en edad escolar primaria. Los protectores bucales profesionalmente ajustados son cómodos, permiten el habla y no restringen la respiración.

Las sugerencias para padres y cuidadores incluyen:

  • Evite los protectores bucales del tipo “hervir y ajustar”, ya que es poco probable que proporcionen una protección efectiva. Consulte al dentista de su hijo para que le proporcione un protector bucal personalizado.
  • Asegúrese de que su hijo use su protector bucal durante el entrenamiento y durante el juego. Puede ser útil hablar con su entrenador al respecto.
  • Actualice el protector bucal de su hijo cada 12 a 18 meses para asegurarse de que aún se ajuste y sea completamente efectivo. Llévelo a su visita dental regular para que lo revisen por desgaste.
  • Mantenga limpio el protector bucal.
  • Cuando no esté en uso, guarde el protector bucal en un recipiente rígido y alejado del calor para asegurarse de que mantiene su forma.

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.