trastorno estrés postraumatismo

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un conjunto de reacciones que pueden desarrollarse en personas que han experimentado o presenciado un evento traumático que puso su vida o seguridad en peligro (o la de otras personas a su alrededor). Esto podría ser un accidente grave, agresión física o abusos, eventos relacionados con la guerra o tortura, o un desastre natural como incendios forestales o inundaciones.

Otros eventos que cambian la vida, como el divorcio o la muerte de un miembro de la familia son muy angustiantes y pueden causar problemas de salud mental, pero no se consideran eventos traumáticos que pueden causar TEPT.

En los primeros días y semanas después de un evento traumático, las personas a menudo experimentan fuertes sentimientos de miedo, tristeza, culpa, ira o dolor. En general, estos sentimientos se resolverán por sí solos, sin embargo, si la angustia continúa, puede significar que la persona ha desarrollado TEPT u otra afección de salud mental.

Cualquier persona puede desarrollar TEPT después de un evento traumático, pero las personas corren un mayor riesgo si:

  • El evento involucró agresión física o abusos.
  • Han tenido repetidas experiencias traumáticas como abusos o vivir en una zona de guerra.
  • Han sufrido de TEPT en el pasado.

Los síntomas del trastorno de estrés postraumático

Una persona con TEPT tiene cuatro tipos principales de dificultades:

  • Revivir el evento traumático a través de recuerdos no deseados y recurrentes, flashbacks o pesadillas vívidas. Puede haber reacciones emocionales o físicas intensas cuando se recuerda el evento, incluyendo sudoración, palpitaciones o pánico.
  • Evitar recordatorios del evento, como pensamientos, sentimientos, personas, lugares, actividades o situaciones que traen recuerdos del evento.
  • Cambios negativos en los sentimientos y pensamientos, como sentirse enfadado, asustado, culpable, entumecido o desarrollar creencias como "Soy malo" o "El mundo no es seguro" y sentirse aislado de los demás.
  • Estar demasiado alerta, dificultades para dormir, irritabilidad, falta de concentración, asustarse fácilmente y estar constantemente atento a signos de peligro.

Un profesional de la salud puede diagnosticar el trastorno de estrés postraumático si una persona tiene síntomas en cada una de estas cuatro áreas durante un mes o más, lo que genera una angustia o un impacto significativo en su capacidad para trabajar y estudiar, sus relaciones y la vida cotidiana.

Las personas con trastorno de estrés postraumático también pueden tener lo que se denomina "experiencias disociativas", que con frecuencia se describen como:

"Era como si ni siquiera estuviera allí". "El tiempo se detuvo". "Sentí que estaba viendo  suceder las cosas desde arriba".

TEPT en niños y adolescentes

Los niños mayores y los adolescentes experimentan problemas similares a los adultos cuando desarrollan TEPT. Los niños más pequeños pueden expresar angustia de una manera diferente. Por ejemplo, pueden revivir el evento traumático a través del juego repetitivo en lugar de tener recuerdos no deseados del evento durante el día. Muchos niños tienen sueños aterradores sin contenido reconocible en lugar de pesadillas que reproducen el evento traumático. Los niños también pueden perder interés en el juego, volverse socialmente retraídos o tener berrinches extremos.

Alrededor de un tercio de los niños que experimentan un evento traumático desarrollarán TEPT.

Otros problemas que pueden desarrollarse junto con el TEPT incluyen ansiedad o depresión, conducta desafiante, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, y en adolescentes y adultos jóvenes, pensamientos suicidas y uso de alcohol o sustancias.

Impacto del trastorno de estrés postraumático en las relaciones y la vida cotidiana

El TEPT puede afectar la capacidad de una persona para trabajar, realizar actividades cotidianas o relacionarse con su familia y amigos. Una persona con trastorno de estrés postraumático a menudo puede parecer desinteresada o distante mientras intenta no pensar o sentir para bloquear recuerdos dolorosos. Pueden evitar que participen en la vida familiar o ignorar las ofertas de ayuda. Esto puede hacer que los seres queridos se sientan excluidos.

Es importante recordar que estos comportamientos son parte del problema. Las personas con TEPT necesitan el apoyo de familiares y amigos, pero pueden no pensar que necesitan ayuda.

No es inusual que las personas con TEPT experimenten otros problemas de salud mental al mismo tiempo. De hecho, hasta el 80 por ciento de las personas con TEPT de larga data desarrollan problemas adicionales, más comúnmente depresión, ansiedad y abuso de alcohol u otras sustancias. Estos pueden haberse desarrollado directamente en respuesta al evento traumático o haberse desarrollado algún tiempo después del inicio del TEPT.

Uso arriesgado de alcohol y drogas con TEPT

Las personas comúnmente usan alcohol u otras sustancias para mitigar el dolor emocional que están experimentando. Éstos pueden ayudar a bloquear recuerdos dolorosos a corto plazo, pero pueden obstaculizar una recuperación exitosa.

El apoyo es importante para la recuperación

Muchas personas experimentan algunos de los síntomas del TEPT en las primeras dos semanas después de un evento traumático, pero la mayoría se recuperan solas o con la ayuda de familiares y amigos. Por esta razón, el tratamiento formal para el TEPT generalmente no comienza durante al menos dos o más semanas después de una experiencia traumática.

Es importante durante los primeros días y semanas después de un evento traumático obtener la ayuda necesaria. Esto puede incluir el acceso a información, personas y recursos que pueden ayudarlo a recuperarse. El apoyo de familiares y amigos puede ser todo lo que se necesita. De lo contrario, un médico es lo más indicado para comenzar a obtener más ayuda.

Tratamiento para el TEPT

Si aún tiene problemas después de dos semanas, un médico o un profesional de la salud mental pueden analizar el inicio del tratamiento. Tratamientos efectivos están disponibles. La mayoría implica tratamiento psicológico, como asesoramiento, pero los medicamentos también pueden ser útiles. En general, es mejor comenzar con un tratamiento psicológico en lugar de usar medicamentos como la primera y única solución al problema.

La piedra angular del tratamiento para el TEPT implica confrontar la memoria traumática y trabajar a través de los pensamientos y creencias asociados con la experiencia. Los tratamientos centrados en el trauma pueden:

  • Reducir los síntomas de TEPT.
  • Disminuir la ansiedad y la depresión.
  • Mejorar la calidad de vida de una persona.

Puede ser efectivo para personas que han experimentado eventos traumáticos prolongados o repetidos, pero el tratamiento puede ser necesario por un período más largo

Tratamiento para niños y adolescentes con TEPT

Para los niños y adolescentes que luchan por recuperarse después de un evento traumático, el tratamiento recomendado es la terapia cognitivo conductual centrada en el trauma (TCC). Este tratamiento implica:

  • Aprender sobre el tipo de evento traumático experimentado y las reacciones comunes al trauma.
  • Aprender a relajarse y manejar la ansiedad.
  • Ayudar a crear una historia coherente del evento traumático y corregir cualquier creencia inútil sobre el evento, como la autoculpa.
  • Exposición gradual a objetos o situaciones relacionadas con el trauma que se temen o evitan.
  • Ayudar a volver a las actividades cotidianas.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!